Do et Des

Deutsch. English.

Nuestra forma de percibir el pasado está muy torcida, distorsionada, dañada y arruinada por los Judeo-Cristianos. Éstos tienen su biblia hecha por el hombre, y cualquier cosa que no encajase con el contenido de esta biblia fue quemado, aplastado, prohibido, demonizado, escupido y cubierto de mentiras. Es por esto que, frecuentemente, aun pensamos en nuestros antepasados Neandertales como grotescos brutos, y, aún más importante, de todo lo que precede al Judeo-Cristianismo como salvaje, primitivo, irrelevante, vergonzoso y totalmente sin importancia. Lo que sea que haya existido antes no debería importarnos en absoluto. Es más, ¡debería avergonzarnos! El mundo comenzó en el año cero. El Judío-Jesús fue el inicio de todo, o, en el mejor de los casos, Noé y su rebaño de animales.

Para entender correctamente el pasado, debemos deshacernos del prejuicio que tenemos hacia él. Necesitamos abrir nuestras mentes a formas de pensamiento y de ver el mundo alternativas. Debemos aceptar a nuestros ancestros como iguales (e incluso superiores) en todo aspecto. No ha habido “evolución” alguna de nuestra raza, sólo degeneración; ¡somos más tontos que nunca antes! Es particularmente importante deshacernos de todo prejuicio en lo que respecta a conceptos como el de “dios”. ¿Qué es en realidad un “dios”? O más interesante, ¿qué era un “dios” para nuestros ancestros? ¿Qué pensaban sobre este término? ¿Qué fue lo que pusieron en este término? ¿Qué fue “dios” para ellos? ¡¿Es posible que no hayan pensado en absoluto en los dioses como lo hacemos nosotros?! ¡Tal vez hemos entendido incorrectamente toda la mitología de Europa por haber estado cegados por la manera Judeo-Cristiana de pensar!

Un hombre inteligente puede levantar una civilización maravillosa y tecnológicamente avanzada, y un hombre estúpido no sería capaz, pero un hombre aún más inteligente decidiría no construir forma alguna de civilización, pues también es capaz de ver sus consecuencias negativas. Así que, por lo que sabemos, nuestra civilización tecnológicamente avanzada no es el resultado de la evolución, de que el hombre se haya vuelto más inteligente con el tiempo, sino de la degeneración; es el resultado de que el hombre dejó de ser capaz de ver las consecuencias negativas que ese tipo civilización traería consigo.

Alguien podría decir que la civilización y la tecnología moderna ha traído más bien que mal, pero, ¿es así realmente, si la forma en que hoy usamos la tecnología apunta sobre todo a una compensación de la pérdida de nuestras capacidades intelectuales? ¿Será que en el pasado no inventaron cámaras simplemente porque tenían memoria fotográfica? ¿Será que en el pasado no desarrollaron computadores simplemente porque no los necesitaban en absoluto? Hoy en día estas cosas son necesarias, porque somos demasiado estúpidos para memorizar cualquier cosa. Hoy en día apenas somos capaces de hablar nuestros idiomas nativos como corresponde.

De manera que podemos ver el advenimiento de la religión, el arte, la civilización y la cultura no como el resultado de la evolución, sino como el resultado de haber perdido algo, como el resultado del constante desarrollo de nuevas medidas para no perder nuestro acervo y nuestro espíritu; para no perder nuestra mente.

Entonces pregunto nuevamente: ¿cómo definían nuestros mucho más inteligentes ancestros el término “dios”? ¿Cómo fue que crearon este término y que significado tenía para ellos, y cómo debía ser entendido por su descendencia? ¿Fue acaso sólo un medio de preservar algo para las generaciones venideras? ¿Una especie de código?

Bien, lo que tengo por seguro es que no deberíamos tener con nuestros dioses el tipo de relación que tienen los Judeo-Cristianos con su falso “dios” Hebreo. No somos religiosos de la misma forma que ellos. No tenemos fé; en cambio tenemos sabiduría. No tenemos humildad; en cambio tenemos orgullo. No tenemos pecados; en cambio ¡tenemos honor! Nuestros dioses son ventanas al pasado, portales hacia una época en que el hombre era mejor, abiertos para quienes tengan la sabiduría, la confianza y la valentía para salir de la fosa séptica Judeo-Cristiana y adentrarse en ellos. ¡La belleza está justo enfrente de nuestros ojos! Sólo hace falta que los abramos. ¡Sólo hace falta acoger a los dioses de nuestros ancestros!

Título original: “Do et Des

Traducción de Pablo Lintz para Thulean Perspective

Anuncios

2 pensamientos en “Do et Des

  1. Pingback: Do et des | Thulean Perspective

  2. Pingback: Do et Des | Thulean Perspective Français

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s