El ritmo del universo

Generalmente, nosotros pensamos en los cambios dentro de la naturaleza como cambios, pero, por ejemplo, cuando las estaciones cambian en realidad no lo hacen, pues luego de algún tiempo cambian otra vez para volver a donde estaban en el comienzo. Ergo, podemos decir que en realidad que el cambio ha sido muy pequeño, o incluso que no ha habido cambio (significativo) después de todo. Más que hablar de cambio, deberíamos hablar de ritmo. En cierto sentido, no hay cambio alguno en el universo, sólo ritmos.

Las Glaciaciones van y vienen también; duran alrededor de 100.000, o tal vez 120.000 años. En el largo plazo, tampoco vemos ahí algún cambio, sólo un ritmo. Actualmente vivimos el final de un período cálido, y por supuesto los científicos se lo atribuyen a la actividad humana, pero se equivocan. Estamos entrando en una nueva Glaciación, que cubrirá a Europa del Norte con glaciares, y los cambios climáticos que estamos experimentando son el preludio a esta Era Glacial. El hombre no tiene ninguna influencia en el clima.

También los bosques van y vienen; los glaciares que cubrirán Europa del Norte dejarán el terreno limpio, y al retirarse dejarán todo convertido en llanuras, de las que luego surgirán nuevos bosques. Luego los mismos bosques cambian; por ejemplo, los bosques de abedul se volverán en robles, y finalmente en pinos. Entonces vuelve la Era Glacial, y vemos que todo este proceso vuelve a empezar. Sin que algo haya cambiado realmente. Todo regresa a su estado y forma originales. En verdad, nada ha sufrido cambios durante millones de años… Estamos de cierta forma atrapados en un bucle infinito, del que no podemos liberarnos.

Por lo tanto, el cambio que hay en nuestro universo es en realidad sólo un ritmo. Sin embargo, hay una sola excepción para esta regla; la vida. Las diferentes formas de vida sí cambian, debido a la micro-evolución, o cambian como resultado de la mezcla con otras especies, como postula mi mujer, dando lugar así a nuevas especies. Nuevas formas de vida. Mas nunca lo hacen producto de “mutaciones”, como afirma la falaz teoría de la macro-evolución.

La humanidad es una entidad viviente, que se constituye de tres especies diferentes (la Africana [Homo Sapiens], la Asiática [Denisova] y la Europea [Homo Neanderthalensis]), cada una formada a su vez por muchas sub-especies (conocidas como razas), y cada una de ellas mezclada en mayor o menor grado con las dos especies restantes. La forma más precisa de describir a las razas y especies humanas actuales es como errores de la naturaleza, pues su nacimiento resultó de la degradación del hombre original. Lo más probable es que en un principio sólo existiera una especie humana, pero por alguna razón algunos individuos de esta especie se mezclaron con otras criaturas, dando origen a criaturas horribles y grotescas, como chimpancés, gorilas, y similares, y luego con seres humanos mezclados nuevamente con estas criaturas, creando criaturas mucho más horribles, como Negros y Aborígenes Australianos; criaturas crueles, caníbales, siniestras, estúpidas y destructivas, sin ningún valor para el universo. Errores. Fenómenos.

“El Pecado Original” que podemos ver en la biblia, si alguna vez tenemos la ocurrencia de perder nuestro tiempo haciéndolo, es muy probablemente una referencia a la mezcla de especies, al mezclarse el hombre divino con criaturas terrenales, originándose así el hombre moderno; una criatura defectuosa, incapaz de limpiar este pecado original, pues lo lleva en la sangre. Este “defecto” es heredado de generación en generación. Naturalmente, no hay “redentor” o “Dios” que pueda salvarnos de esto; sólo nosotros podemos; a través de la eugenesia y el Odalismo, una religión que apunta a cultivar sólo lo divino de lo que tenemos en nuestro interior, y una supeditación de lo que tenemos de básico.

¿Tal vez estás en contra del término “religión” y preferirías ostentar una solución científica? Bien, pues permítaseme decir que la ciencia de hoy en día no es más que una religión más, con conceptos en extremo religiosos como “El Big Bang”, basado en suposiciones y locas especulaciones, y sin respaldo científico en absoluto, y en la que todo es “demasiado difícil de entender usando nuestra lógica”, lo que significa que no nos queda más opción que confiar en que los magnánimos y poderosos “científicos” (alias sacerdotes) lo hagan por nosotros (casi todos ellos Judíos, como era de esperar). Cuando no son capaces de lograr lo dicho anteriormente, sólo tienen que idear nuevos términos y entes, como los son “materia oscura” o “energía oscura”, que nadie es verdaderamente capaz de ver o incluso percibir en modo alguno (tal cual “Dios”), y usarlos para llenar los vacios de sus propias teorías e hipótesis taradas y completamente religiosas. No existe algo como la “ciencia” en este ámbito; todo es religión. Todo se basa en creencias, entes inconcebibles y en las esperanzas y deseos del hombre –o más frecuentemente, de Judíos.

No; me aferraré el enfoque más honesto y me referiré a “mi” solución como una religión. Sí, en realidad esta no es mi solución; no hay nada nuevo en lo que digo, sino que sólo es lo que se dijo alguna vez –no menos en la antigua Grecia- pero se ha olvidado. No soy el pintor de una imagen bella y magnífica pintura; sólo soy uno de los muchos seres humanos recolectando y uniendo las piezas que fueron diseminadas forzosamente (por una fuerza siniestra) hace muchísimo tiempo; Mi trabajo es restaurar una pintura maravillosa, que fue pintada tiempo atrás por otras gentes. Por Europeos divinos en una época olvidada hace mucho. Por nuestros Antepasados.

Nosotros mismos somos las magnificentes estatuas de antaño, pero estamos sucios, fisurados y descoloridos, y necesitamos purificación, reparación y una vida nueva; necesitamos ser restaurados a nuestra forma original. El Odalismo es la única herramienta capaz e repararnos. Tú y yo. Nosotros no nos arrodillamos ni le rogamos a otros por ayuda, no le rezamos a dioses ficticios que permanecen clavadas de pies y manos a un artilugio de ejecución Romano, no nos arrastramos con la esperanza de que la muerte nos traiga la redención; por el contrario, ¡nos ayudamos a nosotros mismos, encontramos en nosotros la fuerza necesaria y vemos la muerte sólo como un entreacto en nuestra búsqueda para restablecer al Europeo Divino sobre la faz del planeta Tierra!

HailaR BalduR! HailaR WôðanaR!

Venus, en una necesidad desesperada de restauración; ha perdido sus bellos colores y sus dos brazos:

venus

Título original: “The Rhytm of the Universe

Traducción de Pablo Lintz para Thulean Perspective

Anuncios

3 pensamientos en “El ritmo del universo

  1. Pingback: The Rhythm of the Universe | Thulean Perspective

  2. Poco a poco el movimiento va creciendo cada vez mas y mas rapido, Europa esta abriendo los ojos poco a poco para que de esta forma pueda salir de las profundidades de la oscuridad en la que el veneno judío los a sumergido. El mundo debe abrir los ojos también para unirse en esta noble cruzada y combatir ferozmente este veneno!

    SIEG UND KRIEG!

  3. Pingback: Per Aspera ad Astra. | Hermandad Pagana

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s