Baldur – el Brillante Dios Blanco de la Iluminación

English.

Primero un poco de música apropiada: Ricochet por Tangerine Dream

Hace unos 29 años tuve una experiencia que me cambió. Iba esquiando muy rápido por la ladera de una colina, cuando de repente vi un salto de esquí hecho de nieve justo en frente mio: Alguien lo había construido sin que yo lo supiera, y yo estaba esquiando tan rápido que no tuve oportunidad de evitarlo. En lugar de ser lanzado al aire por el salto simplemente fui a través de él -, pero para mi sorpresa, mi cuerpo fue arrojado al aire. Sí, salí de mi cuerpo. Entré en un mundo totalmente silencioso y confortable. Vi mi propio cuerpo volando por el aire, girando alrededor y alrededor, en un movimiento muy lento, y luego volé hacia arriba hacia una luz que eventualmente me rodeaba por completo. Era brillante, pero no cegadora.
No era ni fría ni caliente, sólo perfectamente confortable. No sé cuánto tiempo estuve allí, porque estuve en un reino sin tiempo, o mejor dicho, más allá del tiempo. Sé que esto sonará un poco tonto, pero así es como me sentía; me sentía como si la luz me sonriera y me abrazara. Estaba totalmente seguro, no tenía preocupaciones y estaba simplemente feliz. Pero también comprendí que no podía quedarme allí para siempre, y luego me caí. De repente yo estaba sentado en la parte superior de mi cuerpo, por la cabeza, y me di cuenta de que mi cuerpo se había levantado de la nieve y dió unos pasos antes de caerme de rodillas otra vez. Todo pasó entonces en cámara lenta, pero el tiempo se aceleró y podía oír los gritos de dolor en la distancia. Mi cuerpo estaba gritando ahí abajo. Entonces mi cuerpo se quitó el casco y lo sonidos se hicieron más claros y el tiempo volvió a la velocidad normal y todo se volvió rojo – por la sangre. Yo estaba de vuelta en mi cuerpo y vi a mi hermano allí de pie, a mi lado. Hablé brevemente con él, «No dejes que mamá me vea así», porque sabía que estaba hecho un desastre y que ella se asustaría si me viera en ese estado. Me había aplastado la articulación derecha de la mandíbula, pero la mayoría de la sangre provenía de una herida causada por un bastón de esquí que me había perforado la cara (de tal forma que yo podía meter mi lengua a través de un gran agujero en la cara). Todo transcurrió sin que sintiera ningún dolor físico.

Naturalmente me he preguntado lo que esta experiencia significó realmente para mi y he leído algunos libros sobre experiencias similares, por una parte estaba satisfecho con la explicación más científica, mi cerebro me había protegido de esta dolorosa experiencia moviendo mi conciencia a una parte del cerebro donde no sentiría ningún dolor, y sólo ví lo que esencialmente fué una ilusión – o más bien una alucinación. Yo nunca salí de mi cuerpo. Nunca vi nada en realidad. Era sólo un mecanismo de defensa activado para protegerme del dolor.

Lo que me más me intriga, es el testimonio de aquellos que han tenido experiencias similares, y que han visto realmente lo que sus cuerpos no han sido capaces de ver, o incluso cosas oídas dichas desde otra habitación en las inmediaciones. ¿Cómo podría cualquier cerebro ser capaz de hacer eso? Otra cosa intrigante es el hecho de que a través de todas las épocas los hombres han contado si no exactamente lo mismo por lo menos una historia muy similar; ellos dejan sus cuerpos, ven una confortable luz blanca desde fuera de sus cuerpos, y vuelven a la vida cambiados para siempre. Por lo general, ya no temen a la muerte.

Si nos fijamos en el rito de paso, el antiguo ritual de iniciación Europea, descrito aquí y aquí y aquí también se puede comparar fácilmente con estas experiencias. El cuerpo (es decir, la ropa) se mata simbólicamente (es decir, queda colgado en un árbol) o por lo menos herido por una lanza y la persona que lo hace deja su «cuerpo» y entra en un mundo espiritual en el reino de la muerte. En éste reino se entera de algo sagrado e importante através de una mujer y es entonces “renacido” como un hombre nuevo y mejor.

Entonces la pregunta es naturalmente, ¿que tal si nuestros antepacados basaban este ritual en estas después de todo generalmente comunes experiencias cercanas a la muerte, que ellos también habrían experimentado en  modo semejante? ¿Y si el efecto simbólico del ritual produce los mismos efectos en una persona como la experiencia “real” cercana a la muerte? La experiencia de éste ritual podría muy bien sentirse como algo sagrado e importante tanto como una experiencia cercana a la muerte real, y entonces, naturalmente, ¡también tener el mismo efecto!

Ahora, ¿cuál es el efecto? ¿Qué podría posiblemente hacer ésta experiencia a una persona? Tal vez nada, claro, pero ¿por qué entonces es tan importante para nuestros antepasados ​​hacer pasar a la gente a través de este ritual? ¿Tal vez esta experiencia les conectaría con el mundo espiritual? Puede ésta experiencia activar una habilidad o una sensación que está latente en todos los Europeos – un sentido que todos solíamos tener cuando éramos neandertales puros, que ahora tenemos que reactivar, por así decirlo? ¿Quizás convertir la intuición en un sexto sentido? ¿Tal vez sólo remover el miedo a la muerte? ¿Quizás habilitar al hombre Europeo moderno para convertirse en lo que se supone que debe ser?  Sea lo que fuera al menos me siento iluminado por mi propia experiencia, y ciertamente no le temo a la muerte – mía o la de otros. Me siento bendecido, acompañado, ayudado,apoyado y guiado por …algo bueno. Por una fuerza divina. Por las deidades. ¡Por los dioses!

Por lo tanto, y sin otro particular, ahora sabes por qué (en Burzum) me he centrado mucho en el viaje hacia el reino de la muerte, a la muerte de Baldr, sobre Baldr (= Bragi) e Idunn (= Nanna). Siento como si Baldr («cuerpo blanco brillante», «bola») fuera aquella luz blanca que rodeaba a ese chico de 11 años de edad, y le causó una gran impresión! Hailar Baldur! Hailar Îþund! Hailar WôðanaR!

Título original: BalðuR – the Shining White God of Enlightenment

Traducido por Celta para Thulean Perspective

Anuncios

5 pensamientos en “Baldur – el Brillante Dios Blanco de la Iluminación

  1. Pingback: BalðuR – the Shining White God of Enlightenment | Thulean Perspective

  2. Pingback: BalðuR – le dieu blanc brillant de l’éclaircissement | Thulean Perspective Français

  3. Pingback: Per Aspera ad Astra. | Hermandad Pagana

  4. Pingback: El Niño Divino Desvelado | Hermandad Pagana

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s