Terrorismo en Francia, parte I

El martes me levanté un poco más temprano de lo que normalmente lo hago. Sí, normalmente me levanto porque el perro quiere orinar afuera en el patio, alrededor de las 7:00, pero esta mañana me levanté debido a un fuerte ruido. Más o menos salté de la cama y vi que alguien estaba irrumpiendo en nuestra casa. Agradecidamente vi de inmediato que de hecho era la policía, así que no busqué un medio de defensa, y en lugar de eso nada más levanté mis brazos y esperé a que la policía entrara. “Ah, es sólo la policía”. Mi segundo pensamiento fue “¿Qué demonios están tramando? ¿Están de verdad destrozando toda nuestra entrada sólo por mi blog?” No estaba seguro si de hecho estaban disparando en nuestra sala de estar o tirando granadas de ruido. Después de un total de tres explosiones (que luego resultaron ser disparos de arma) y mucho quebrantamiento de vidrio y marcos de puertas entraron.

Mi embarazada esposa, todavía no consciente de que de hecho era la policía, trató de cubrir a nuestro hijo más joven y — me dijo después — estaba a punto de alcanzar su rifle .22 LR Browning con acción de palanca, cuando entendió a partir de mi reacción que era la policía. Nuestro hijo más joven, quien había estado durmiendo en nuestra cama durante esa noche (porque mi suegra estaba visitando), estaba por lo tanto directamente detrás mío y en frente de los cañones de los rifles de asalto de la policía.

Me disculpo por divagar, pero a veces cuando uno compra ropa interior uno recibe tres calzoncillos en un paquete, y por alguna razón al menos uno de éstos es siempre de un horrible color, y por supuesto yo estaba usando tal par de calzoncillos en una mañana de martes. Un par de intensamente anaranjados calzoncillos. Habiendo sido repetidamente arrastrado hacia la calle o los pasillos de la prisión o algo similar en ropa interior anteriormente, por la policía noruega o guardas de prisión, pensé para mí mismo que esto se iba a repetir de nuevo y yo iba a ser fotografiado con mi pequeña panza, mi escaso cabello, mis quemados brazos en gran contraste con mi pálido cuerpo y — usando horriblemente anaranjados calzoncillos. (Todo mundo creería que yo era de hecho holandés…)

Cuando había terminado mi poco inteligente hilo de pensamientos, sobre calzoncillos anaranjados y todo, la policía había subido por la escalera y —puesto simplemente — me habían arrestado, poniéndome boca abajo en la cama con esposas por detrás. Para mi gran sorpresa también arrestaron y esposaron a mi esposa embarazada, dejando conmocionado a mi hijo más joven allí solo sin la protección de su madre. Un montón de oficiales de policía de la DCRI (Dirección Central de Inteligencia Interior) en ropas de civil llegaron y el aparente jefe dijo “Sí, ese es Vikernes”.

Ahora, por dicha mi suegra estaba allí, para cuidar de nuestros hijos, así que no estaba tan preocupado por esa parte. Los escuché hablar y a ella tratando de calmar a los niños. Se me permitió — para mi gran sorpresa — ponerme algo de ropa, me dijeron que éramos sospechosos de haber cometido o pretendido cometer un acto de terrorismo, y fui retenido en custodia mientras la policía en ropas de civil registraban nuestras cosas en la oficina. En total, a través de nuestra casa, confiscaron libros, munición y 5 revistas de rifles de repuesto, computadoras, memorias USB, discos duros, un rifle .222 Remington CZ 527 de acción de palanca, un rifle .22 LR CZ 457 de acción de palanca, un rifle .22 LR Browning de acción de palanca y una escopeta Baikal de calibre 12, un rifle de aire, dos rifles de airsoft, cuchillos de caza, cuchillos de supervivencia, tres ballestas con flechas, una gladius, una seax y dos lanzas. Registraron la casa entera y también la propiedad con perros, pero — por supuesto — no encontraron cosa alguna. También encontraron todos los recibos para todos los rifles y munición, y el permiso de mi esposa de poseer estas armas de fuego.

No se llevaron la revista de mi esposa sobre caza, ninguno de nuestros libros sobre acampar, nuestro equipo de pesca, nuestros libros de primeros auxilios, nuestras cantimploras, o cualquier otro equipo de cacería, supervivencia o campamento. (…)

Después de eso fui llevado de vuelta a la sala de estar y vi que mi hijo más joven había vomitado en los brazos de su abuela, y entendí que estaba bastante alterado. La acción de la policía fue obviamente un poco muy dramática para un niño de 3.5 años. Ella lo estaba tratando de confortar. Aparentemente, después de todo, las cosas no parecían ir tan bien con los niños. Su madre embarazada fue puesta en frente de los niños en una silla con esposas, sangrando por su nariz.

Afuera habían carros estacionados por todo nuestro jardín frontal y habían policías de la DCRI por doquier. Me pusieron una capucha sobre mi cabeza y fui rápidamente metido dentro de un carro junto con la mitad del equipo SWAT. Mi esposa fue puesta en el carro detrás con la otra mitad del equipo SWAT. Los dos carros dejaron la propiedad y manejaron bastante rápido hacia la carretera, y continuaron en ella a alrededor de 160-170 km por hora, hacia Brive. La policía maniobró profesionalmente el carro a través del tráfico, y llegamos a salvo a Brive. Ambos fuimos puestos en diferentes celdas de retención. Sabía que no tenían razón alguna para acusarnos de “terrorismo”, pero tenía mis malas experiencias con la policía noruega frescas en mi mente. ¿Habría también la policía francesa de fabricar evidencia? ¿Habrían ellos también de mentir? ¿Habrían ellos también de plantar evidencia? ¿Habrían ellos también de mantenerme encerrado por casi un año hasta que me dejaran estar de pie frente a una tribunal político y hacerme pasar por un juicio simulado? Todavía no lo sabía, así que estaba preocupado. Lastimosamente mi esposa también estaba aparentemente involucrada, y mis tres hijos fueron dejados allá esperando nuestro regreso.

Título original: Terrorism in France, part I
Traducido por Gaolus para Thulean Perspective

Anuncios

8 pensamientos en “Terrorismo en Francia, parte I

  1. Pingback: Terrorismo en Francia, parte II | Hermandad Pagana

  2. Pingback: Terrorisme en France : 1ère partie | Thulean Perspective Français

  3. Pingback: Terrorismo en Francia, parte III | Hermandad Pagana

  4. Pingback: Terrorism in France, part I | Thulean Perspective

  5. Pingback: “Me pusieron una capucha sobre mi cabeza y fui rápidamente metido dentro de un carro junto con la mitad del equipo SWAT” Vikernes | Nacionmetal

  6. Pingback: Varg Vikernes habla de su arresto acusado de terrorismo - portALTERNATIVO

  7. Varg, te mando mis saludos y apoyo desde Argentina por este mal momento que estás pasando junto con tu familia. Felicitaciones por tu cuarto hijo.

    • Estanislao, ante nada nos vemos en la obligación de aclarar que no representamos personalmente al señor Vikernes ni mantenemos contacto directo e inmediato con él. Somos sólo un grupo de colaboradores, nos mantenemos en su conocimiento y aceptación y nuestra misión y principal propósito a través de este medio es el de difundir sus ideas y enseñanzas sobre la Conciencia Pagana, la Religión Odalista y el Espíritu Europeo en lengua Española. Desde luego Estanislao, sus buenos deseos son bienvenidos y en ellos nos hacemos eco.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s