Sobre el cristianismo

El cristianismo ha dejado de ser lo que solía. Se inició como una secta estrictamente judía –una de muchas, yo diría- para luego terminar en un conjunto de religiones muy diferentes de la original. Por ejemplo, Marco Aurelio persiguió a los cristianos primitivos debido a su canibalismo, su asesinato en rituales de niños inocentes e incluso bebés, y el amplio espectro de actividades corruptas en las tomaban parte –tal como otros judíos de esa época-, existiendo evidencia de todo lo anterior.

Al parecer, el cristianismo que tenemos hoy, o cualquiera de las formas en que existe, no tiene mucho en común con el cristianismo de la antigüedad, que era en muchas formas criminal, sin mencionar sus prácticas caníbales y su asesinato de niños. Entonces ¿qué fue lo que pasó? Nada se nos dice hoy acerca de los terribles crímenes cometidos por los cristianos primitivos, y, si se mencionan de alguna forma, es sólo para hacer el intento de justificarlos o hacernos creer que no ocurrió nada parecido.

Jesucristo, de la manera en que es descrito por la pseudo-historia, y en caso de haber existido, claro, era un rebelde, por cuanto rechazaba y luchaba contra la ocupación de Judea por parte del Imperio Romano, y debemos tener esto en mente al momento de tratar sobre los cristianos de aquella época. El cristianismo era una secta, sí, pero era por sobre todo un movimiento de resistencia contra la ocupación romana. Debemos entender todo lo que hacían los cristianos primitivos bajo esta luz. Al principio lograban sus objetivos valiéndose del terror; los romanos se sentían ciertamente atemorizados ante la posibilidad de ser devorados o de ver raptados a sus niños para servir de sacrificio en rituales, et cetera. Eran un tipo de sicarii, al igual que muchos otros grupos judíos de la época.

Todo grupo terrorista que pretenda constituir una real amenaza para sus enemigos necesita tener miembros, así que los cristianos primitivos pusieron en marcha el reclutamiento; En un comienzo sólo entre los mismos judíos, pero, con el tiempo, también se les permitió la entrada a los gentiles. Como primer requisito para ser miembro se debía estar circuncidado, pero también se pedía comer carne humana y matar a alguien inocente –para asegurarse así de que no habría vuelta atrás para alguien que se volviera un miembro de la secta. Tal como suena, su forma de actuar resembla mucho a la de las bandas de moteros criminales o la mafia actuales; por medio del acometimiento de estos graves crímenes se aseguraban de la lealtad de los nuevos miembros, y sólo así se les permitía la entrada. En Europa no hay vuelta atrás para alguien que ha asesinado a un niño o para un caníbal. Se puede considerar que cualquier persona que cometa semejante atrocidad se ha perdido para siempre. Esto explica, naturalmente, el duro trato que se les daba a los cristianos primitivos; cuando se descubrían sus prácticas se les decapitaba o incluso se les arrojaba a los leones. Y con razón. Eran la peor clase de criminales; caníbales y asesinos de niños.

Ahora bien, si querían reclutar gentiles para su secta, debían tener algo que fuera de su interés para ofrecerles. El judaísmo como tal no tenía nada que le interesase a un gentil europeo, al que tampoco le interesaba la resistencia de Judea, por lo que los cristianos de entonces empezaron a utilizar distintas costumbres, ideales y simbología europea –romana. Primero fue la idea de que Jesús era un europeo iniciado, tal como se deduce de su muerte (simbólica) y resurrección: lo que era en realidad el clásico rito de paso europeo en ese tiempo. Luego, la creencia en la divinidad de Jesús, una idea también clásicamente europea. Con el paso del tiempo fueron recogiendo cada vez más elementos de la religión europea, pues debían hacerlo si querían tener éxito al reclutar europeos para su organización. Por la misma razón, se vieron obligados a desistir de su canibalismo y sus asesinatos.

Teniendo miembros europeos, los cristianos podrían infiltrarse en cualquier institución romana, y, como sabemos, consiguieron hacerlo hasta llegar a lo más alto. Su lucha había terminado en victoria cuando lograron clavar a uno de los suyos en el trono del emperador. Desde ese momento, Roma se perdió para siempre, y poco tiempo después terminó de desmoronarse.

Se nos ha dicho que la causa por la que Roma cayó fueron las invasiones de “bárbaros”, pero la causa real es que Roma se pudrió desde dentro, como consecuencia de las actividades de los cristianos, que hicieron todo lo que estaba a su alcance para destruir al imperio romano; y esto lo lograron utilizando el terror, la pornografía y otras degeneraciones, la esclavitud, la usura y demás perversiones. Siempre que había algún negocio sucio o alguna actividad corrupta, ahí estaban los cristianos, involucrados hasta el fondo. Cuando las otras gentes de Europa, que aún no habían sido atacadas por el cristianismo, vieron en lo que Roma se estaba transformando por la acción de los cristianos, sintieron el deber de hacer algo al respecto y defenderse de tal amenaza –lo mismo que hicieron los escandinavos siglos después, en la Era Vikinga, cuando la plaga espiritual cristiana avanzaba en su expansión-, y esto es lo que conocemos como las invasiones “bárbaras”.

A pesar de todo, el cristianismo se expandió –como con razón temían los “bárbaros”- para necrosar desde dentro también al resto de Europa. Trajo la ruina a cada cultura europea, una tras otra, como si fuese una Peste Negra del espíritu. El último bastión del paganismo europeo en caer fue la cultura lituana, en el siglo XIV, o, si prefieren, la cultura Sami, en el siglo XVIII o el XIX.

El cristianismo cambió de manera increíble en el transcurso de los años, pues debía adaptarse a las costumbres de la gente que deseaba destruir; de no hacerlo, no había posibilidad de lograr su propósito. Habría fallado miserablemente si no se hubiese adueñado de la moral, las costumbres, las tradiciones y los ritos paganos. De manera que así lo hicieron, para legarnos hasta hoy un cristianismo compuesto casi en su totalidad por elementos europeos, y sólo un mínimo porcentaje de judaísmo. En vez de ser destruidas por el cristianismo, las costumbres europeas se conservaron en él más de lo deseado. En ese sentido, el cristianismo falló; todavía somos europeos y seguimos celebrando festividades europeas. Navidad. Halloween. Pascua de Resurrección. Lo que se os ocurra. Son todas festividades europeas. El rechazo que sienten los judíos por el cristianismo actual no se debe a su origen, sino que se debe a lo que es hoy. No consiguieron moldearlo según sus deseos después de todo. Fallaron.

Aunque el cristianismo no es lo que los judíos planearon, sigue representando el internacionalismo, y sigue siendo también una gran amenaza para la diversidad en la Tierra. Por causa de lo que fue en sus inicios sigue siendo utilizado como una herramienta para destruir las culturas de los gentiles.

A los judíos y los musulmanes, y a otros también, les es posible volver a casa, pero, en vez de eso, la manera de remover definitivamente de Europa al cristianismo es sencillamente asegurarse de que las generaciones futuras sean criadas como verdaderos europeos. Cuando los cristianos que quedan mueran de viejos, morirá con ellos el cristianismo y su nefasta influencia en Europa. Volveremos a gozar de la libertad. De buena salud. Seremos felices. Como alguna vez fuimos. HailaR WôðanaR!

balder

Nota: han de recordar que no tengo perfil alguno en Facebook, así que cualquiera que se haga pasar por mí es un fraude. Asimismo, cualquier sitio sobre Burzum que no sea burzum.org es falso, hecho por fans o por personas que no me desean precisamente lo mejor.

Título original: “About Christianity”

Traducido por Pablo Lintz para Thulean Perspective

Anuncios

14 pensamientos en “Sobre el cristianismo

  1. Pingback: About Christianity | Thulean Perspective

  2. Pingback: Despre Creştinism | Fierăria Odalistă

  3. Pingback: On Christianity | Taliban Norge

  4. Pingback: Les chrétiens | Thulean Perspective Français

  5. Pingback: Sobre los Apologistas | Hermandad Pagana

  6. Pingback: Per Aspera ad Astra. | Hermandad Pagana

  7. Pingback: Los Ritos Europeos. | Hermandad Pagana

  8. Pingback: Lo que una vez fue | Hermandad Pagana

  9. Pingback: La Diosa Desvelada. | Hermandad Pagana

  10. Pingback: La Diosa Virgen | Hermandad Pagana

  11. Pingback: Despre Creştinism | Lupul Dacic

  12. Pingback: ¡Genocidio! | Hermandad Pagana

  13. Pingback: El Niño Divino Desvelado | Hermandad Pagana

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s