Luz Divina

Húngaro. Rumano. Ruso.

Los árboles y las hierbas también eran vistas como poseedoras de lo divino; también hospedaban a espíritus/dioses. Þôrr residía en el árbol de roble. Ôðinn en el árbol de fresno. Sunna (el Sol) en el manzano, etc. Además, se les creía residir en diferentes tipos de árboles; e.g. Sunna (en MYFAROG llamada por su más antiguo y masculino nombre Sowilus [=Helios, =Sol, =Khors/Porevit, =Brigandu])

De MYFAROG:

El templo [de Sowilus] es construído alrededor o cerca de un árbol sagrado para Sowilus, como la acacia (acacia), el naranjo (citrus sinesis), el abedul (betula), la haya (fagus sylvatica), el roble (quercus), el manzano (malus sylvestris), el avellano (corylus avellana), el árbol de laurel (laurus nobilis), el pino piñonero (pinus pinea), el álamo (populus), el serbal (sorbus aucuparia) o el limonero (citrus limon).

Los espíritus/dioses eran tan importantes para las propiedades de estas plantas que cuando los antiguos hechiceros las cortaban, para uso en pociones, utilizaban únicamente cuchillos especiales, sagrados, o hoces para este propósito; conocidas mejor como las hoces doradas de los druidas, y en Escandinavia por las incisiones rúnicas de la palabra linalaukaz (“pradera de las flores de la ropa de lino blanca”), sugiriendo que las hierbas eran recolectadas (como sabemos que también lo eran por los druidas) de las praderas en vestimentas de lino blanco – para asegurarse de que no fueran despojados de sus poderes hechiceros debido al contacto con la tierra o cualquier otra cosa impura.

Ahora bien, algunos espíritus son débiles, otros son fuertes, pero todos provienen del Sol; ¡toda la vida en la Tierra es “causada” y mantenida por el Sol! Así que a todo lo que se le ha dado vida por el Sol se le ha dado un espíritu de algún tipo, una chispa del Sol. Un pequeño pedacito del Sol en la Tierra. Calor. Luz. Sí: luz

Esto podrá sonar fantástico, pero es de hecho lo que sucede en la vida real: la cálida luz del Sol es la causa directa de toda la vida en la Tierra, pensemos o no en ella como espíritus. Esta luz es entonces cambiada a través del tiempo conforme es continuamente alimentada por más luz del Sol. Inclusive si usted quema la madera, en su hogar en completa oscuridad dentro de una casa de piedra, ésta es todavía luz que proviene del Sol, porque los árboles también tienen su luz del Sol. ¡Así es con todo en este planeta!

Bueno, tal vez no todo, porque estamos ciertamente influenciados en este contexto no sólo por nuestro Sol, sino también por las estrellas (otros Soles) y el reflejo de la Luz Solar/Astral de otros objetos celestes – como Mercurio (Loki), Venus (Freyr), la Luna (Mâni), Marte (Tyr), Júpiter (Þôrr), Saturno (Heimdallr), Urano (Ôðinn), Neptuno (Njörðr) e inclusive Plutón (Hel). Y por supuesto la luz reflejada por nuestro propio planeta Tierra (Jörð).

Los árboles y las demás plantas también son formadas por esta luz. Tal vez ellos sabían o sólo creían que algunos árboles y plantas eran capaces de captar y almacenar la luz (y el calor) de una o más fuentes celestiales de luz de mejor manera que otras. El árbol de roble con el poder de Þôrr (y de Baldr, y de Sunna…), por ejemplo. Debido a esto se convirtieron en las formas de esas deidades o espíritus. Sus atributos.

Las más importantes deidades de nuestros antepasados no eran, como muchos creen hoy en día, Ôðinn o Þôrr, sino el Sol y la Luna. Inclusive durante la Era Vikinga el Sol y la Luna se mantuvieron como las más importantes deidades – aunque a menudo en un segundo plano; como un Rey y Reina contemplando su corte. Eran las más importantes fuentes de luz. El Sol durante el día, y la Luna durante la noche. El culto al Sol estaba relacionado con las montañas y el culto a la Luna a fuentes sagradas – reflejando la luz de la Luna. Los nombres más comunes por mucho en Noruega respaldan esto también, y estos nombres siempre vienen en parejas: el Sol y la Luna. Como Solberg (“Montaña del Sol”) y Skadvin (“Pradera de Skaði”) o Skadvatn (“Lago de Skaði”), siempre ubicados muy cerca del otro. Toda la península escandinava inclusive es llamada así por la diosa lunar Skaði (originalmente un dios llamado Skanþe) de la cacería: Skanþinawio (“La Tierra de Skaði junto al Mar” o “Las Islas de Skaði”).

La luz influencia no sólo nuestros cuerpos físicos, sino también nuestras mentes. El panteón europeo podría entonces ser una lista cuidadosamente investigada y categorizada de divinas influencias (lumínicas) en la mente humana. Nuestro comportamiento y nuestra sangre (=composición genética) nos permite aceptar más o menos luz de diferentes deidades, para fortalecer ésta o aquélla deidad en nosotros en mayor o menor grado.

Así, mi exposición sería entonces que hoy sufrimos por la polución lumínica de las ciudades y el hecho de que vemos menor luz divina desde adentro de nuestras casas de lo que veían en el pasado alrededor de las fogatas bajo el cielo iluminado por las estrellas (sí, dormían dentro de tiendas, pero la mayor parte del tiempo pasaban fuera). Fracasamos en fortalecer las deidades en nosotros simplemente debido a vivir en ciudades o casas. Tal vez el hombre sería mejor, más divino, si viviera como nuestros antepasados lo hicieron. Nuestros espíritus no están siendo alimentados por los dioses, sino por luz eléctrica, luces de neón y hornos eléctricos. Reemplazos artificialmente creados de la Luz Solar. O si usted insiste en que la mayoría de la energía eléctrica proviene al menos indirectamente de la Luz Solar, entonces al menos de muy diferentes fuentes de luz y calor, con efectos desconocidos en nuestros espíritus y mentes. Si la Luz Solar reflejada por un planeta es cambiada tanto como para que se convierta en una deidad diferente, entonces ¿qué deidad sería esa luz eléctrica de neón? Y, ¿qué nos hace, cómo nos cambia?

Será nuestra perdición si no cambiamos esto, porque somos naturales, pero nuestras vidas no lo son. Hail Sowilus! Hail Mano!

Título original: Divine Light
Traducido por Gaolus para Thulean Perspective

(Editado)

Anuncios

5 pensamientos en “Luz Divina

  1. Pingback: Luz Divina II | Hermandad Pagana

  2. Pingback: Dios develado | Hermandad Pagana

  3. Pingback: Las Vibraciones del Universo. | Hermandad Pagana

  4. Pingback: Per Aspera ad Astra. | Hermandad Pagana

  5. Pingback: Divine Light | Thulean Perspective

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s