La recolección de flores

Primero algo de música.

Fra lufta 1_700x395

Como vosotros podréis comprender, estoy harto de luchar contra la gran ola de ignorancia. Es una pérdida de tiempo y energía. Quienes son dignos de ser salvados podrán salvarse por sí mismos. Dejemos que lo hagan. Y el resto merece morir. Es inútil intentar salvarlos.

Yo me haré a un lado, subiré a esa montaña y esperaré, mientras, abajo, la ola destruye esta “civilización” y a toda persona a su paso.

800px-Kampf_der_untergehenden_Götter_by_F._W._Heine

Por el momento me concentraré en mi trabajo con MYFAROG y con Burzum, en disfrutar la vida con mis amigos y mi familia, y en prepararme para lo que está por venir.

Tal vez nos volvamos a encontrar algún día, cuando los que de entre nosotros hayamos sobrevivido regresemos de nuestros refugios en las colinas, bosques y montañas. Podremos entonces recoger de la hierba las placas doradas que antaño poseyeron nuestros ancestros y construir un mundo nuevo y mejor, basándonos en el Mundo Antiguo.

Adiós, y buena suerte a todos vosotros. HailaR WôðanaR!

holsoeya_mai_2011

 

Artículo original: “The Gathering of Flowers”

Traducido por Pablo Lintz para Thulean Perspective

Anuncios

Holocausto, parte II

Así que creéis conocer bien la historia, ¿no? ¿Obtuviste una buena calificación en historia en la secundaria? Pues bien, eso sólo quiere significa que conoces bien la parte de la historia en la que convergen los vencedores, y que ellos quieren que conozcáis. Porque el resto…

Haití fue descubierto por los ‘Conquistadores Españoles’ (una mezcla de judíos y moros –árabes y bereberes- y unos cuantos ibéricos) en 1492, y para 1548 la población nativa, los taínos, había sido reducida –por causa de la viruela, la guerra y la cruel esclavitud, todo eso llevado por los españoles- a unas quinientas personas. Su cultura había desaparecido entonces, destruida por los judeocristianos. Claro, probablemente vosotros sepáis ya todo esto: es probable que os lo hayan enseñado en la escuela (donde acusan únicamente a los europeos por esos crímenes), así que prosigo…

En 1789, Haití era una colonia francesa, y siguiendo a la revolución ‘francesa’ hubo una revolución haitiana, que duró de 1789 a 1804 y puso fin a la esclavitud, trayendo la ‘libertad’ a quienes fueran esclavos –casi todos ellos africanos. Bien; gozo y alegría, podéis pensar; lograron su ‘libertad, igualdad y fraternidad’. Así que seguramente vivieron todos felices para siempre, ¿no?

Llegando a este punto, es probable que no os hayan contado nada más sobre Haití en la escuela, pero yo seguiré adelante, y así es como llegamos ‘al grano’ de este artículo. Veréis: lo primero que hicieron los africanos en Haití una vez conseguida la libertad, en 1804, fue una limpieza étnica. Esta limpieza étnica se llevó a cabo contra lo que quedaba de población blanca bajo las órdenes de Jean-Jacques Dessalines, el nuevo líder de Haití. “La masacre, que tuvo lugar en todo el territorio de Haití, se llevó a cabo desde los inicios de febrero de 1804 hasta el 22 de abril del mismo año, y tuvo como resultado la muerte de entre tres mil y cinco mil personas de todas las edades y todos los géneros. Escuadrones de soldados iban de casa en casa matando familias completas. Incluso los blancos que habían tenido una actitud amistosa y solidaria con la población negra fueron encarcelados y luego asesinados. Una segunda ola de matanzas tuvo como objetivo a las mujeres y niños blancos.”

Grabado de Jean-Jacques Dessalines, de 1806. Muestra al general levantando una espada, mientras con su otra mano sostiene la cabeza de una mujer blanca:

 Manuel_Lopez_Lopez_Iodibo_-_Desalines_-_Huyes_del_valor_frances,_pero_matando_blancos

De manera que los africanos asesinaron sistemáticamente a cada hombre, mujer y niño europeo en Haití, sólo por ser europeos… y también asesinaron a quienes habían sido amables con ellos y a quienes los habían apoyado durante la revolución (algo que supongo deberían recordar los “antirracistas” aquí en Europa…). Supongo que la palabra ‘gratitud’ no estaba en su vocabulario. Y puedo añadir que menos del 2% de los europeos en las Américas eran dueños de esclavos (en contraposición a, por ejemplo, el 40% de los hacendados judíos).

Pero ‘claro’, cuando los europeos son masacrados sólo por ser europeos, sólo por su raza… ¿a quién le importa?

Esto nadie lo enseña en las escuelas. Nadie habla sobre esto en televisión. No se habla sobre esto en ningún medio hoy en día. Seguramente no muestran nada sobre esto en ningún “Museo del Holocausto”. Jamás nos hablan sobre las numerosas masacres que han sufrido los europeos a lo largo de los años.

Y me parece que muchos de nosotros sabemos por qué. HailaR WôðanaR!

A la memoria de los Taíno: víctimas del judecristianismo:

 301px-Estatua_de_Agüeybaná_II,_El_Bravo,_en_el_Parque_Monumento_a_Agüeybaná_II,_El_Bravo,_en_Ponce,_Puerto_Rico_(DSC02672C)

A la memoria de los franceses masacrados en Haití en 1804: víctimas del racismo africano instigado por los masones:

 749px-Incendie_de_la_Plaine_du_Cap._-_Massacre_des_Blancs_par_les_Noirs._FRANCE_MILITAIRE._-_Martinet_del._-_Masson_Sculp_-_33

 

Artículo original: “Holocaust II”

Traducido por Pablo Lintz para Thulean Perspective

Holocausto, parte I

En la escuela aprendemos sobre la historia oficial, y sobre toda clase de crímenes perpetrados por los alemanes durante la segunda guerra mundial. En Europa, hoy en día ni siquiera tenemos permitido decir nada positivo sobre esos alemanes. Hacerlo sería, aparentemente, considerado una “apología de crímenes de guerra y crímenes contra la humanidad”. Así que no diré nada sobre ellos.

En cambio, aprovecharé la oportunidad –en tanto siga siendo legal- para hablar sobre los crímenes de los enemigos de aquellos alemanes nacionalsocialistas y sus muchos aliados aquí en Europa; antes, durante y después de la segunda guerra mundial.

En la escuela, jamás oímos nada sobre los crímenes de los enemigos de la Alemania de Hitler. Jamás vemos en televisión ningún documental sobre sus crímenes, o escuchamos algo sobre ellos en la radio. Tampoco vemos que traten sobre esto en nuestras bibliotecas. Al menos no hasta haber hecho muy larga y exhaustiva búsqueda para encontrarlos. No están a la vista, por así decirlo.

Los comunistas (alias “socialistas”) y los apologistas del comunismo ostentan hoy en día la mayoría de los cargos clave en nuestras sociedades, e intentan hacernos olvidar todo lo hecho por los comunistas. Hacen de cuenta que nunca pasó nada, y desvían  nuestra atención hacía los “seis millones”.

Los crímenes de los comunistas están muy bien documentados con toda clase de evidencias, aun siendo crímenes de los vencedores. Permítaseme desviar vuestra atención hacía los “cien millones”, para variar:

¡Jamás olvidéis a las víctimas del comunismo! Y jamás olvidéis que los comunistas volverán a hacer todo lo que hicieron si llegan a tener la oportunidad, cuándo y dónde sea que la tengan. Hoy se llaman a sí mismos “socialistas”, pero no os dejéis engañar. ¡Cuidaos de todo aquel que porte estandartes rojos!

Nuestro futuro bajo el comunismo:

images (11)

¡HailaR WôðanaR!

Título original: “Holocaust I”

Traducido por Pablo Lintz para Thulean Perspective

Niños, parte II

Por supuesto, una infancia más saludable puede lograrse incluso hoy, si vivís lejos de las ciudades, en ambientes más rurales. Incluso podéis educar en casa (o des-educar) a vuestros hijos si así lo deseáis.

Aunque la mayor parte de nosotros no puede permitírselo. Somos esclavos del sistema, atrapados en la gigantesca telaraña. No nos podemos liberar. Ya no somos capaces de sobrevivir por nuestros propios medios.

¿O sí?

¿No será eso lo que nos quieren hacer creer para que ni siquiera lo intentemos?

¿En verdad necesitáis todo lo que compráis hoy en día? ¿En verdad necesitáis todos los servicios por los que pagáis? ¿En verdad necesitáis el nivel de vida que tienes ahora?

No lo creo.

Nosotros –y nuestros cuerpos- nos podemos habituar a muchas cosas; muchas más de las que creemos. Tan sólo tenemos que habituar primero nuestra mente, y lo demás vendrá luego. Hay límites para lo que nos podemos habituar, claro, pero ciertamente podemos.

Algunas de las cosas a las que estamos habituados hoy no sólo nos están volviendo más perezosos y débiles, sino que también nos hacen más tontos e infelices.

Yo paso mucho tiempo frente a mi computadora, y en cierto sentido soy su esclavo. Lucho constantemente para liberarme. Tengo muy claro cuánto mejor sería mi vida si no estuviera atado a esta máquina, si hubiera aprovechado todo este tiempo trabajando el jardín, jugando con los niños, aprendiendo cosas, pensando, corriendo, construyendo cosas, arreglando cosas… En cierto modo, el mundo que me rodea se cae a pedazos porque no estoy ahí para ocuparme de él como debiera.

Si soy un esclavo de este mundo moderno y de todo lo que está en él, y no puedo liberarme, por la razón que sea, una economía o una voluntad pobres, un cambio en, o incluso la caída de la civilización me hará muy bien. ¡HailaR WôðanaR!

 

Título original: “Children II”

Traducido por Pablo Lintz para Thulean Perspective

Niños, parte I

Hubo un tiempo, cuando yo era joven, en que no teníamos computadoras. Pasábamos nuestro tiempo libre jugando en la calle, jugando fútbol, jugando indios y vaqueros, trepando árboles, escalando pequeños riscos, corriendo, montando en bicicleta, jugando a las escondidas, explorando, esquiando, deslizándonos en trineo, patinando, jugando al ‘rey de la colina’, construyendo cabañas de madera, nadando, luchando con otros niños, navegando, pescando, o llevando nuestros botes de roca en roca. En ocasiones jugaba solo, en el bosque, con una espada de madera o con mi rifle de aire comprimido, o hacía armaduras geniales con cajas de cartón vacías. Y cuando estábamos dentro jugábamos con LEGO, coches de juguete, soldaditos, Playmobil, y rara vez jugábamos juegos de tablero.

Yo de niño:

Young VV2Young VV3

Entonces llegó el “progreso”…

Tal cantidad de automóviles hizo que fuera imposible seguir jugando en la calle. Casi todos los árboles fueron talados para abrir paso a más casas y apartamentos. Ya no hubo dónde ir a esquiar o deslizarse en trineo, y el pequeño lago en el que solíamos patinar se volvió un lodazal, pues el valle fue drenado por completo para meter a la fuerza aún más apartamentos. Ya no había niños en las calles ni lugar alguno donde poder construir algo. Pero para entonces yo ya estaba en los últimos años de mi adolescencia. Me parece que puedo pertenecer a la última generación en Bergen que pasó su tiempo libre más o menos como se supone que lo hagan los niños.

Por lo menos hice un buen uso de mi tiempo libre, lo que no puedo decir del tiempo que pasé en el kindergarten o en la escuela. Adiós, niñez. Desearía haber pasado más tiempo contigo, pero no se me permitió. Y hace ya tiempo que a la mayoría de los niños tampoco se les permite. Nos vemos la próxima vez. Espero que el mundo sea diferente para entonces. Au revoir.

 

Título original: “Children I”

Traducido por Pablo Lintz para Thulean Perspective

¡Heill auk Sæll!

(Podría traducirse del nórdico antiguo como “¡salud y regocijo!”, un saludo al modo de “¡salve!”)

Primero, algo de música pagana desde la bella Iliria.

Los cristianos pretenden hacernos creer que existía una religión celta, una escandinava, una eslava, una griega, una báltica, una finesa, una tracia, una vasca, una iliria, una romana, etcétera, y así crear la impresión de que la antigua Europa era un revoltijo de religiones paganas. También, por alguna razón, mezclan intencionalmente términos lingüísticos con términos culturales cuando hablan sobre la antigua Europa, tal como yo he hecho más arriba para mostraros, para crear confusión.

Cuando, por ejemplo, los romanos se referían a las deidades galas o escandinavas con nombres romanos, lo hacían no porque ellas se parecieran a las suyas, sino porque eran deidades idénticas a las suyas, que ellos obviamente conocían con nombres romanos.

Los romanos tampoco “robaron” la religión griega para hacerla suya, como los cristianos sueles hacernos creer; estas dos religiones son tan impresionantemente parecidas porque son la misma. En algún momento, todos los pueblos nativos de Europa tuvieron exactamente la misma religión pagana, y aunque la geografía y las influencias del lenguaje hicieron que estas religiones parecieran diferentes en las diferentes tribus de Europa, eran en realidad la misma a lo largo de Europa.

Las mitologías, en realidad, no eran diferentes unas de otras, pero hoy se nos presentan como si lo fueran debido a que esta única religión europea se ha registrado de manera distinta, en épocas distintas, y también por personas distintas, cada una con motivos distintos para hacerlo –y con un muy distinto nivel de comprensión de la religión y mitología europeas.

El Perkele finlandés es el mismo Perkunas lituano, el Perón ruso, el Zevs griego, el Taranis galo, el Þôrr escandinavo, el Iuppiter italiano, etcétera, y el caso es el mismo con todas las deidades europeas: se encuentran en todo lugar de Europa, y si no, es sólo por las lagunas que tiene nuestro conocimiento sobre ellas, debido a que los cristianos han destruido su recuerdo.

Las tradiciones eran las mismas a lo lago y ancho de Europa; los ritos, los festivales mayores, las costumbres, los hábitos: todo era igual en todo Europa. ¡Hay tan sólo una religión pagana en Europa!

Frigg_als_Ostara

Otro hecho que confunde a muchos es el que haya tantas deidades distintas en cada una de las mitologías europeas. Sin embargo, podemos reducir todo fácilmente a cuatro deidades paganas principales: el dios Cielo, la diosa Tierra, el dios Sol y la diosa Luna; o, si así lo preferís, a un dios Cielo y una diosa Tierra –y entonces todas las demás deidades serían diferentes facetas de estas cuatro o dos deidades: el Sol la mano derecha del dios Cielo, la Luna su mano izquierda, la diosa del Mar un aspecto de la diosa Tierra, el dios del Trueno un aspecto del dios Cielo, la diosa del Amor un aspecto de la diosa Tierra, el dios de la Guerra un aspecto del dios Cielo, la diosa de la Muerte un aspecto de la diosa Tierra, y así.

El Cielo es masculino porque la lluvia que fertiliza la tierra cae del cielo como esperma que entra a una mujer. La Tierra es femenina porque las plantas salen de ella cual niño saliendo del vientre materno.

La Madre Tierra encinta:

 Pregnant Mother Earth

Tampoco existen deidades europeas que sean “buenas” o “malas”. Es sólo que todas ellas actúan durante un tiempo y un propósito determinados. Todas son bienvenidas cuando entran a escena y hacen lo suyo. ¡Incluso la muerte lo es! No existe el bien ni el mal en el paganismo, así como no existe el bien ni el mal en la naturaleza. El sol no está siendo “bueno” cuando ilumina nuestro mundo, ni “malo” cuando nos deja ciegos; no está siendo “bueno” cuando nos calienta, ni malo cuando nos quema. Todo en la naturaleza es bueno; natural, importante y necesario. Y sólo se vuelve destructivo cuando ha actuado por algún tiempo, y aún entonces sigue siendo bueno, pues la destrucción también es parte necesaria de la naturaleza.

El intento de, por ejemplo, hacer ver a Loki como un “diablo” escandinavo no tiene sentido alguno; Loki es el relámpago que golpea desde el cielo, por lo tanto, en la mitología siempre es perseguido por Þôrr, el dios del trueno. ¡Si tenéis alguna duda, podéis ver vosotros mismos si alguna vez al relámpago no lo sigue el trueno!

Todas las deidades europeas cumplen un propósito, y ninguna de ellas es “mala” en sentido alguno. Se desempeñan explicando fenómenos naturales, ideales, procesos del hombre y la naturaleza –y tal vez la mente del hombre en particular. Algunas deidades también representan al hombre, o etapas en la vida del hombre. Una diosa es el ideal de la mujer virgen[1], otra el de la mujer casada, otra la mujer encinta, otra la madre, etcétera, pero son en realidad la misma diosa, sólo que en diferentes etapas de sus existencia. Y ella es una parte de la divina fuerza femenina que definimos simplemente como la diosa Tierra. El nombre que usemos al referirnos a ella no tiene importancia. Freyja, Venus, Afrodita o cualquier otro nombre con el que se conozca esta faceta de ella: ¡todos son nombres hermosos y apropiados!

¡El dios Cielo rebosando de vida!

 Living Sky God

¡Debemos erguirnos unidos bajo el estandarte pagano, contra el engaño, la traición, la cobardía, las mentiras y el deshonor judeocristianos! Europa es una sola, igual que vuestro cuerpo. Yo, un auténtico (esto es, pagano) escandinavo, estoy no sólo deseoso de luchar y sacrificarme también por mis camaradas europeos no escandinavos: espero con ansias esta oportunidad y hago todo lo que puedo para ayudar a todas y cada una de las personas de Europa de la mejor forma que puedo, ¡pues se que somos uno! Vuestra causa es la mía. Mi causa es la vuestra.

¡Cuando, por nuestros esfuerzos, Europa se haya liberado del yugo judeocristiano, podremos pararnos uno junto al otro y alabar a los mismos dioses y diosas, practicar los mismos ritos, apreciar los mismos valores, compartir las mismas tradiciones, y trabajar todos juntos para garantizar un futuro próspero y armonioso para la especie europea y todas nuestras tierras! BalðuR (Belbog, Apollon, etc.) regresará a Europa cuando se lo permitamos. ¡Permitámoselo entonces!

¡Salve Europa! ¡Salve todo europeo verdadero (es decir, pagano)! Salve, dioses europeos! ¡Salud y regocijo!

Tyr,_der_Schwertgott


[1] Unmarried en el texto original, pero me pareció que ‘virgen’ era la traducción más adecuada.

 

Título original: “Heill auk Sæll!”

Traducido por Pablo Lintz para Thulean Perspective