De Dónde Venimos y a Dónde Vamos

FrançaisMagyarРусский. English.

La mayoría de nosotros queremos saber de dónde venimos. Leemos sobre los dacios/tracios, ilirios, griegos, íberos, celtas, escandinavos, baltos, y todo lo demás, con gran interés, pero tendemos a caer en una trampa que hasta este día permanece oculta para la mayoría de nosotros; mezclamos nombres tribales, lenguas, expresiones artísticas y culturales y erramos en nuestro entendimiento sobre que aunque, por ejemplo,”ilirios” describe a un pueblo, el término “celtas” no lo hace.  Sí; nunca existió un pueblo “celta” (pero hubo una tribu “celta”). El céltico es hoy día un grupo lingüístico, pero también el nombre de la cultura Hallstatt.

Hallstatt

La difusión de la así llamada cultura celta desde Hallstatt se describe, o al menos así es entendida por la mayoría, como la dispersión de un pueblo; que un pueblo procedente de Hallstatt se dispersó por Europa. Lo siento, pero eso simplemente no es correcto.

La comparación que voy a hacer no es perfecta, pero ilustra mi argumento muy bien; actualmente tenemos Coca Cola, McDonald´s, el inglés y productos de Microsoft prácticamente por todas partes pero, ¿dirías que la presencia del inglés y de todos esos productos por todo el mundo es la prueba de que la tribu estadounidense se dispersara por el mundo, conquistándolo, o dirías que es el resultado del comercio?. Los noruegos también beben Coca Cola, comen en el MacDonald´s, hablan inglés y usan productos Microsoft, al igual que la mayoría de los americanos y, sí, su cultura ha sido alterada por esto, pero, ¿acaso no son todavía étnicamente noruegos?.

Asi que, por qué tendríamos que decir que los “celtas” de, por ejemplo Gran Bretaña y Galia procedían de Hallstatt?. ¿Que Hallstatt es su proto-hogar?. Son los Estados Unidos el “proto-hogar” de los noruegos modernos?. Hallstatt es el origen de una cultura específica, y esta cultura se difundió por Europa, pero eso no es un fenómeno étnico. Tampoco cambió la sociedad dramáticamente, simplemente añadió algunos productos y costumbres a la culturas sobre las cuales hablamos hoy como culturas “celtas”.

Exactamente lo mismo se puede decir sobre la Cultura de la Cerámica Cordada, también llamada Cultura del Hacha de Guerra, la asumida (por algunos) como la cultura indoeuropea original, que se difundió por la mayor parte de Europa. Vale, fabricaron algunas bellas hachas de batalla rituales, auténticos símbolos de poderío del macho para los guerreros, tenían túmulos funerarios realmente geniales (“¡yo también quiero uno!”), y su lenguaje indoeuropeo también se difundió por Europa, pero no; ¡ellos no lo hicieron!. ¡No hubo ningún pueblo guerrero indoeuropeo dispersándose, conquistando y reemplazando a los pueblos de Europa!. Al igual que hoy día los conceptos buenos, bonitos y útiles, las expresiones artísticas y las ideas se difunden como el fuego por la hierba seca. No todos nosotros procedemos de alguna “raza” indoeuropea. Nosotros, (al contrario que nuestros hermanos y hermanas vascos, fineses y magiares) simplemente tenemos algunos antepasados que se vieron enormemente influidos por esta tribu europea. Los vascos, fineses y magiares simplemente se perdieron esa particular tendencia. Sin embargo no son menos europeos por ello.

Vaso Cordado

Y aunque nosotros (excepto vascos, fineses y magiares) hablemos lenguas que están definidas como indoeuropeas, realmente no sólo hablamos indoeuropeo. ¿Sabíais que hasta un 40%(!) de las palabras alemanas tiene un origen no indoeuropeo?. ¡Si, no son indoeuropeas en absoluto!. Son “proto-escandinavas”. Sin embargo, no por eso son menos europeas.

Lo que por supuesto complica mas esto es el hecho de que esas tribus fueran cazadores-recolectores nómadas, así que aunque ellos mismos no se dispersaran por toda Europa y conquistaran y reemplazaran a los otros allá donde fueran, se movieron mucho. Esto hace que nos sea muy difícil identificar de dónde vinieron en Europa, o a dónde fueron antes de que se asentaran definitivamente. Ni tampoco sabemos si ellos – las tribus que crearon las culturas que conocemos actualmente como Hallstatt o de la Cerámica Cordada – eran tribus grandes o pequeñas.

Lo que podemos saber con certeza es que todas las tribus (o pueblos, si lo preferís), que se movieron en la Edad de Piedra y en la Edad del Bronce europea posterior eran de raza europea, y por esta me refiero a la raza neanderthal. Incluso en la Antigüedad, muchas de esas tribus aún se asemejaban a los neanderthales, como así lo atestiguan los arqueólogos en Francia, cuando investigan tumbas francesas del pasado (más sobre esto en Atala). Eran hombres altos y fuertes, rubios y de piel clara, con grandes cabezas y extremidades poderosas.

Parecidos a estos (galos);

galos1 galos2galos3

Y como estos (escandinavos);

escandinavosescandinavos2

Y como estos (dacios);

dacios1 dacios2

Y como este (picto);

picto

Si, pese a que los neanderthales puros tenían cráneos algo diferentes (y algunas otras características diferentes también), aún eran muy similares a los europeos presentes en Galia, Escandinavia y Dacia en la Antigüedad (y como los de Escandinavia incluso hasta la era vikinga). Todavía se parecían mucho a como son los altos, fuertes y rubios (¡y barbados!) europeos de hoy día. Recordad también siempre que no eran menos bellos que los más bellos y blancos de los europeos rubios de hoy. ¡No dejéis que las mentiras judías sobre los neanderthales y su apariencia os engañen!.

Sabemos de dónde venimos; de nuestra especial especie europea (los neanderthales), ¿y a dónde vamos?. ¡Hacia una mayor
fama y gloria! . ¡Al Valhalla!. ¡HailaR WoðanaR!

Título original: From whence we come and wither we go

Traducido por Llew para Thulean Perspective

Anuncios

Sombras

Sombras… de lo que alguna vez fue.

Transcripción:

El europeo moderno no es más que una sombra de lo que fueron sus ancestros:

El europeo promedio de la antigüedad podía correr más rápido que el campeón olímpico moderno de carreras de velocidad.

El europeo promedio de la antigüedad podía memorizar textualmente extensos poemas con tan sólo haberlos oído una vez.

El europeo promedio de la antigüedad podía arrojar una lanza aún más lejos de lo que el campeón olímpico moderno podría arrojar una jabalina.

Era capaz de mover enormes bloques de piedra con pesos cercanos a las mil toneladas.

Podía fabricar lupas a partir del hielo y usarlas para hacer fuego en tan sólo unos segundos. Aunque lo más común era que las fabricase con el cuarzo que hallaba en los Alpes.

Podía surcar los mares valiéndose de ‘piedras solares’, y mapas de las estrellas que almacenaba únicamente en su cabeza.

Lo más común era que tuviera una dentadura perfecta, y aún los ancianos rara vez padecían caries dentaria.

El europeo de la antigüedad jamás habría hecho daño a un hombre que fuera descendiente de quienes habían prestado ayuda a sus propios antepasados.

Si sobrevivía al nacimiento y la niñez, podía esperar una vida tan larga como la que naturalmente podemos alcanzar nosotros en la actualidad.

Podía llevar a cabo cirugías cerebrales (trepanación)… de las que los pacientes salían con vida.

Hay quienes incluso creen que podría haber dominado lo que hoy en día llamaríamos magia.

El europeo de la antigüedad era, en todos los aspectos, mejor que nosotros…

¿Y por qué?

Porque vivía en armonía con la Madre Naturaleza, respetando sus leyes.

Porque, mediante la práctica de lo que hoy llamamos la ‘religión europea’ (alias paganismo europeo), cultivó todo lo divino que hay en el hombre durante cientos de miles de años.

Porque aún no sufría la suerte de ser arrastrado al fango por el judeocristianismo y todos sus vástagos, y aún no había tenido que vivir durante dos mil años en su cloaca espiritual.

El judeocristianismo ha resultado ser desastroso para Europa.

¡Es por su causa que estamos tan sucios y al borde de la extinción!

La desidia, la debilidad y la cobardía son frutos de este culto foráneo, y sólo pueden erradicarse regresando a la religión europea.

¡Actuad, sed fuertes y valientes! Volvamos juntos a la vida y aseguremos un futuro para nuestros niños europeos.

Artículo relacionado: Per aspera ad astra.

P.S.: Recordad que no tengo cuentas en Facebook ni en vKontake ni en nada parecido. Cualquiera que afirme ser yo ahí o en sitios similares es un impostor. No entiendo por qué hay tanta gente haciéndose pasar por mí (según la policía noruega, alcanzan los 350 sólo en Facebook), pero, sean cuales sean sus motivos, están dañando mis intereses. Ayudadme a detener este fraude: avisad a cualquier persona que le interese la verdad que todos ellos son impostores.

 

Título original: “Shadows”

Traducido por Pablo Lintz para Thulean Perspective

La diosa Freyja

Partamos con algo de música:

Sí; los académicos describen a Freyja como una dís, un vanr hembra, una diosa del amor y la fertilidad –quien se acostó con siete enanos sólo para obtener un collar. Os dirán que al concluir la guerra que enfrentó a las dos razas de dioses, ella fue aceptada entre los æsir (“espíritus”), pero que originalmente pertenecía a otra raza de dioses. Algunos también dirán que tal vez los vanir eran los dioses originales de Escandinavia, evidencia de un culto matriarcal que más tarde habría sido reemplazado por el culto y los dioses de los invasores indoeuropeos, la “gente del hacha de batalla”*, que desplazaron a la población europea hace algunos miles de años; o, por lo menos, los habrían asimilado. Según los académicos, claro está…

venus

Permitidme despertaros de este sueño judeocristiano.

Cada primavera, nuestros antepasados organizaban concursos, denominados “juegos del anillo”, con el propósito de elegir a los mejores de entre todos ellos. Para ellos, la mejor mujer era la más hermosa y trabajadora, y el mejor hombre era el más fuerte, sabio, valiente y capaz. Tal y como se explica en The Sacred Marriage y en The Apples of Eternal Youth.

Ninguna guerra se desarrolló entre distintas razas de dioses; lo que sí había era un concurso anual (el concurso de Mayo) para encontrar a “los más hermosos”. En él participaban los ganadores del concurso del año pasado e intentaban mantener su título durante este año también. Únicamente las deidades (es decir, hombres y mujeres que habían pasado por la iniciación) podían participar, y a quienes ganaban se les llamaba vanir (“hermosos”). Así que, en realidad, todos eran æsir, y los ganadores eran, además, vanir.

 Cuando advino en Europa la peste negra del espíritu (alias judeocristianismo), aquéllos concursos cambiaron: el hombre europeo se resistió a abandonar su tradición, aún bajo amenazas de tortura y muerte, así que los Juegos de Mayo se transformaron en concursos anuales para caballeros, en los que la selección de “Freyja” se hacía con la lanza; al inclinar la lanza ante su doncella elegida, ella, en caso de aceptar como su campeón al caballero, ataba su pañuelo a la lanza de éste, quien luego lo ataría a su muñeca para asegurarse de no perderlo (lo que dio origen al proverbio ingles “Carry your Heart on your sleeve”, “llevar su corazón en la manga”).

baby-shower-favours

Podría añadir que estos torneos se siguieron practicando sin interrupción desde la Antigüedad tardía hasta el siglo XIX (o incluso el XX), y me parece que los últimos fueron en Sajonia, Alemania. Y puedo añadir también que en Escandinavia estos juegos se siguen practicando cada mes de mayo –sólo que ya no son más que divertidas competencias para los niños.

Freyja no pertenece a otra raza de dioses. Sólo es la más bella mujer de todo el grupo. No hubo invasión ni conquista alguna en Europa por parte del pueblo indoeuropeo del “hacha de batalla”; tan sólo hubo migración de tribus, idas y vueltas tras las cuales, por efecto del azar, el lenguaje de una de esas tribus, que por entonces eran todas prácticamente iguales, se volvió el más popular y más ampliamente usado –y su hachas se volvieron símbolos de estatus (tal como algunos autos lo son hoy en día). Las lenguas vasca, húngara y finlandesa no son ni más ni menos europeas por esto –por lo demás, el cuarenta por ciento del vocabulario germánico no es indoeuropeo sino protonórdico. Y no es que tenga alguna importancia: tanto la lengua indoeuropea como la protonórdica son lenguas europeas.

Tampoco hubo transformación de los cultos en Europa. Llevamos practicando nuestra religión europea continuamente desde la época prehistórica, y sólo ha habido en ella cambios minúsculos. Freyja siempre fue la misma. Y lo sigue siendo. Su nombre es un título honorífico que se les otorga a las más bellas jóvenes divinas (iniciadas) de entre nosotros, y significa “libre”, “liberar” y “amor”. Es la madre de los elfos de la luz, lo que quiere decir que vuestra inmortalidad queda asegurada gracias al honor: sólo los honorables se transforman en la tumba en elfos de la luz que esperan para renacer.

También os diré lo siguiente: Freyja no es una diosa de la “fertilidad”. Las mujeres de la antigüedad difícilmente tenían problemas para quedar encinta (problemas que muchas tienen hoy debido a nuestro estilo de vida moderno). Como advierte mi esposa, el verdadero problema era el nacimiento: luego de que los nativos europeos (esto es, los neandertales) se mezclasen con el homo sapiens, sobrevivir al nacimiento mismo se volvió un verdadero desafío para las mujeres. Esta mezcla de especies disminuyo el tamaño y el ancho de la pelvis de la mujer, lo que llevó a que los bebés con grandes cabezas europeas con frecuencia causaran la muerte de la madre (y la suya propia) cuando ésta intentaba dar a luz. (Así es. Los recién nacidos europeos poseen las cabezas más grandes en el mundo… y “obviamente” los recién nacidos escandinavos son los mayores en tamaño. A su vez, la mujer europea ostenta el período de preñez más largo, que es, en promedio, una semana más largo que el de la mujer asiática y dos semanas más largo  que el de la africana.). A esto se debe también que veamos las llamadas “figurillas de Venus” (que datan de la edad de piedra), que, como nos lo señala mi esposa, no son en absoluto una idealización de la mujer obesa, sino que obviamente son representaciones de mujeres que acababan de dar a luz; en otras palabras, ¡mujeres que habían sobrevivido a lo más peligroso por lo que podían atravesar!

200px-Venus_von_Willendorf_01

Por último, revisaremos el confuso mito que nos cuenta que Freyja durmió con siete enanos para obtener un collar de fuego, lo que le valió ser llamada mujerzuela y puta por parte de los judeocristianos. Primero, un “enano” es el cuerpo de una persona muerta, descansando bajo tierra con sus posesiones más valiosas. Y segundo, el collar de fuego es la cadena de fogatas que se encienden a lo largo de la costa, encendiendo e iluminando el cielo la noche del solsticio de verano, que es cuando Freyja (re)nace; emerge desnuda desde el agua, con el reflejo de todas las fogatas rodeando su cuello.

Para poder renacer, antes has de morir ¿no? Y si “enanos” es como se les llama a los cuerpos de los muertos, para renacer se debe “dormir con los enanos”.

Es precisamente así como se iniciaban y volvían divinos nuestros ancestros, como lo describo en I Trow I Hung on that Windy Tree. Para lograr convertirse ellas mismas en Freyja, las jóvenes debían entrar a la tumba para renacer, simbólicamente, como diosas. Este rito de iniciación finalizaba cuando las jóvenes se desnudaban para luego surgir desde el mar (lo que explica porqué los griegos la llamaban Afrodita**) en el solsticio de verano, y por último purificarse y mostrar su valor, saltando desnudas sobre el fuego.

ukrainepagans

Dwarf (“enano”)

Del noruego dvergr, cuya forma femenina es dyrgja, compuesto por:

Dyrr: door (“puerta), y

Gjá: “apertura en la tierra”.

De esto se deduce que, al principio, dwarf era el nombre de la entrada al túmulo mortuorio; una puerta que se abre en la tierra, y que lleva al lugar donde se depositaban los cuerpos de los muertos –y por esto comenzaron a ser llamados “enanos”. A los enanos también se les conoce como elfos oscuros, puesto que los cuerpos de los muertos son pálidos o blancos, y eran situados en la oscuridad de la tumba. “Elfo” significa “blanco” (de la raíz protoindoeuropea *alba-)

***

Freyja es una diosa del amor, la libertad, la salud jovial y la belleza (tanto en mente como en cuerpo). Es “sólo” un ser humano: la más bella de las jóvenes iniciadas del grupo, elegida para representar los principios divinos del amor, la libertad, la salud jovial y la belleza. Cualquier “culto” a Freyja debe ser visto bajo esta luz.

Aún hay cosas por decir acerca de Freyja, y podréis encontrar algo de esto en los artículos relacionados con Per aspera ad astra, y en mi libro Sorcery and Religion in Ancient Scandinavia, pero con esto será suficiente por el momento…

Es hora de pensar en Freyja de mejor manera, y también de nuestros ancestros y su capacidad de dar forma a sociedades bellas, saludables y maravillosas, en las que se cultivaba todo lo bueno que hay en el hombre y la naturaleza como en ningún otro lugar. Pensad de mejor manera en todo lo que es europeo… Haced a un lado y libraos del maligno velo de mentiras que los judeocristianos han puesto entre vosotros y vuestro patrimonio.

Yo aclamo a Freyja, y la presento como un ideal muchísimo mejor para niñas y muejeres que cualquiera de las mujeres (o, mejor dicho, hembras…) que la sociedad nos anima a seguir. Estoy seguro de tener de mi lado a todos los hombres cuerdos cuando digo que soñamos con Freyjas y no con “Rihannas” o “Lady Gagas” ni nada parecido.

¡Salve, Freyja!

the-may-queen

Cambios de nombre:

*Prio (“libre”, “libertad”, “amor”)

*Fraujon

Esto deriva en el nórdico Freyja.

Griego: Afrodita (“nacida de la espuma marina”)

Latín: Venus (“hermosa”, de la raíz protoindoeuropea *ven– que encontramos en el vocablo nórdico vanir) y Libera (“libre”, “liberar”…).

Celta: Aine

Eslavo: Shieba

Hindú: Shiva (“que trae felicidad”)

—–

* Cultura de la cerámica cordada.

** Ἀφροδίτη, “nacida de la espuma marina”.

Título original: “The Goddess Freyja”

Traducido por Pablo Lintz para Thulean Perspective

La Tierra Media

La religión europea nos ha sido interpretada por los judeocristianos, y su visión de lo que es nuestra tradción se ha esparcido a lo largo del mundo académico.

Nuestra mitología ha sido reducida a una graciosa curiosidad, un primitivo cuento de hadas, una disparatada interpretación de la realidad. En verdad no es más que eso… ni siquiera cuenta como una religión; es sólo mitología.

Nuestro mundo era visto como un árbol, y si este árbol llegaba a caerse, el cielo se vendría abajo. Y por supuesto, cuando los gloriosos y heroicos sacerdotes de la cristiandad talaron el Irminsûl en Alemania, los paganos, al ver que el cielo no se movió de su sitio, quedaron convencidos de que todo esto era absurdo. Jaja, ¿cómo pudieron ser tan ignorantes y estúpidos?

Nuestros dioses son como personajes de caricatura; surcando los cielos montados en caballos de ocho patas y carros tirados por gatos o cabras. Freyja es la diosa del amor. Óðinn, el de la guerra y la poesía. Þórr el dios del trueno. Et cetera. Todos ellos son solamente seres unidimensionales, tan triviales que hasta el personaje promedio de Dungeons & Dragons parecería inmensamente complejo a su lado.

Así que no hay necesidad de profundizar en ello… No son más que incoherencias. Claro, es entretenido, pero eso es todo. Debemos progresar hacia las religiones monoteístas, que son más avanzadas. Así es: la evolución se ha encargado de que dejemos a un lado las primitivas religiones politeístas para dar paso a las religiones más avanzadas. Religiones con un código moral. Porque, ciertamente, no existe la moral en las religiones primitivas.

Como habréis podido deducir, lo anterior es justamente cómo nuestra sociedad nos presenta la cosmovisión y la religión de nuestros ancestros. Son puros disparates que se han ido para siempre, y gracias a Dios… Jamás volveremos a todo eso más de lo que volveremos a creer que la tierra es plana.

270px-Statue_of_Zeus

Tan sólo que… nuestros antepasados nunca creyeron que el mundo era plano. Esto es un mito moderno. Es sabido que tenían muy claro que el mundo es esférico. Todos los lingüistas concuerdan en esto, y también hay bastante evidencia arqueológica que lo apoya. Como estas estatuas: ¿Habrían representado el mundo como una esfera de haber creído que era plano? ¿Habrían usado alguna vez la palabra “esfera” para referirse a él de haber pensado que era plano? (Buscad “Atlas carrying the World on his shoulders” en Google [“Atlas cargando al mundo sobre sus hombros”] para más imágenes como la de abajo, y podréis notar que esas representaciones de Atlas hechas en la antigüedad también lo muestran cargando una esfera.)

 atlas

Pues no, no creían que el mundo era plano, y cuando os deis cuenta de ello entenderéis también que todas las otras cosas que se nos dice sobre nuestra mitología y nuestros ancestros son falsas.

Partamos por el árbol del mundo de Escandinavia, representado como un árbol que crece en un disco plano (después de todo, ellos pensaban que la Tierra era plana ¿no?…), cuyas raíces se extienden hasta Hel y su copa alcanza el cielo, donde habitan los dioses. Su tronco se encuentra en el mundo de los vivos, la Tierra Media… así que tenemos un mundo para los muertos, uno para los vivos y otro para los dioses.

Lo que yo veo como el problema principal en esto es la separación que hacen entre el hombre y lo divino: el hombre reside en la Tierra y los dioses en el cielo, y sólo a veces los dioses caminan entre nosotros, pobres mortales, aquí en la Tierra. Lo siento mucho, pero eso no es paganismo; es la cosmovisión judeocristiana. En el paganismo el hombre, imitando a la deidad, se vuelve una deidad él mismo en la tierra. Pasa por un proceso de iniciación, mejora, madura, cambia en alguien superior. Se aplica a lo que es divino y de esta forma ¡él mismo se vuelve un dios! Lo divino siempre está presente; en su interior y a su alrededor, alterando el curso de las cosas. Así que el hombre y los dioses viven uno junto al otro, en el mismo mundo. Todos viven en Ásgarðr (“el jardín de los espíritus”), la copa del árbol de la vida.

Sí, claro…

 Yggdrasill-3

Entonces, ¿qué es exactamente Miðgarðr (“la Tierra Media”)? Se ubica justo entre el mundo de la vida (Ásgarðr) y el de la muerte (Hel). Pero ¿qué es? ¿El nacimiento? ¿La muerte? ¿una suerte de mundo de no-muertos? La verdad es que sí…

La Tierra Media es el túmulo mortuorio; un lugar cercado, en que moran los cuerpos de los muertos honorables. Estos muertos honorables no están muertos para siempre; sólo están esperando renacer. Es por esto que no están en Hel (“oculto”), el lugar de la sombra, sino en la Tierra Media, un mundo a medio camino entre la vida y la muerte. Un lugar en el que estás muerto, pero esperando nacer de nuevo.

Ejemplos de lo que es la Tierra Media:

tablemarchand01_580

Viols-le-Fort_dolmen

pa00091139

Ergo: sólo está realmente muerto lo que no es honorable y digno de ser recordado.

La idea es que al momento de mi muerte, mi sombra (esto es, todo lo malo que haya hecho alguna vez) será arrojada dentro de Hel, y ahí permanecerá para siempre (es decir, olvidada). No la necesitamos. Sólo queremos recordar lo bueno que hice. Lo único que queremos llevar con nosotros al futuro es el recuerdo de mis acciones honorables. ¿Para qué querrían las generaciones futuras cultivar mis aspectos malos o mis errores? ¡No es así como se volverán dioses! Esto sólo podrán lograrlo cultivando los aspectos buenos: lo justo, lo fuerte, lo hermoso, lo valiente, etc. Es únicamente a través del recuerdo de lo bueno que hicieron los muertos que podrán volverse mejores. No vaguéis entre las sombras; sólo conseguirás oscurecer tu mente.

Nosotros, damas y caballeros, vivimos en Ásgarðr, codo a codo con los dioses y diosas. Si no sois capaces de verlos se debe únicamente a que una sombra os nubla la vista, un velo de falsedad cubre vuestros ojos, o a que un coro judeocristiano os inocula mentiras a gritos en los oídos, evitando así que escuchéis la canción divina. Es aquí donde está lo divino: en el aire, en los árboles, en el agua, en la tierra y las rocas, y, por sobre todo, ¡en vosotros mismos! En vosotros reposa el potencial para convertiros en dioses o diosas. Tan sólo debéis estiraros y coged todo lo que es bueno, y asiros a ello hasta vuestro último estertor. Aferraos a ello y jamás lo soltéis, sin importar la fuerza con la que la sombra intente jalar y arrebatároslo. ¡Volveos uno con lo divino; volveos divinos vosotros mismos! ¡Aseguraos de que vosotros y lo bueno os volváis inseparables! Al hacerlo, no habrá nada que puedan hacer para haceros algún daño:

Hâvamâl, estrofa 76

Deyr fê

deyja frændr,

deyr sjâlfr it sama;

ek veit einn,

at aldregi deyr:

hveim er sêr gôðan getr.”

(Muere el ganado,

Mueren los amigos,

De la misma forma morís vos;

Pero se de algo que jamás muere:

Una reputación honorable)

No hay muerte que alcance a los honorables. Viven para siempre: vuelven a la vida desde la Tierra Media, el mundo entre el de la vida y el de la muerte, cuando los niños los eligen para renacer –convirtiéndose estos últimos en aquéllos.

La religión europea es un sistema para cultivar lo bueno que hay en el hombre, la vida y las acciones honorables –con el objetivo de transformar a la sociedad en un “paraíso terrenal” (¡pues qué tenemos sino la Tierra!), y a los mejores hombres y mujeres en dioses y diosas. Es, por decirlo de alguna forma, un medio para transmutar al plomo en oro, en un sentido espiritual.

La religión europea es una celebración de la vida en la Tierra, contrastando diametralmente con el culto a la muerte del judeocristianismo, que se dedica a diseminar nada más que desprecio por la vida en la Tierra, abogando por un supuesto “paraíso” ficticio, en el que seguramente los judeocristianos no tendrán que volver a hacer nunca más nada que suponga alguna dificultad (o que signifique honor…). El judeocristianismo no es más que el cultivo de la pereza, el hedonismo y la cobardía.

***

Yo soy pagano, por lo tanto camino por los senderos menos transitados, por entre la espesa vegetación de una vasta selva. A veces camino en la oscuridad, sin saber hacia donde me arrastra el destino. A veces lo hago bajo una lluvia gélida, debiendo luchar para mantenerme con vida. Suelo tropezar con vetustas raíces, y grietas que yacen ocultas en el suelo. Caigo sobre rocas afiladas y troncos de árboles caídos, en torrentes congelados y cuesta abajo por escarpados riscos. Mas, cada vez que lo hago, sonrío y me enorgullezco de mis cortes y magulladuras, para luego levantarme y seguir mi camino. La vida es buena. Y no es buena incluso en la adversidad, sino que particularmente en la adversidad, por cuanto nos presenta una oportunidad de probarnos a nosotros mismos; ¡una oportunidad de obtener honor!

Lo que hará que seáis recordados por vuestros descendientes, y los hará admirarte y volverse mejores por tu causa, es tu honor.

¡Salve, oh Dioses! ¡Salud y regocijo!

Artículo relacionado: “Per aspera ad astra”

111_rd

Título original: “Middle-Earth”

Traducido por Pablo Lintz para Thulean Perspective

Película “ForeBears” completa en YouTube

Entrada original: “ForeBears (Full Film) on YouTube”

Hoy*, a un año de haber lanzado el filme ForeBears, hemos logrado cubrir todos sus costos, por lo que os lo presentamos completo y en alta definición en YouTube. De todas formas, aún nos quedan muchos DVDs, así que si disfrutasteis la película y deseáis apoyarnos o apoyar nuestro trabajo, por favor comprad el DVD en nuestra tienda en línea: http://www.ancestralcult-shop.com/en/

DVD + booklet: 18€

DVD autografiado (para apoyarnos) + booklet: 30€

Es importante que sepáis que el DVD está en formato PAL.

También podeis hacer donaciones aquí: https://www.bankeez.com/pot/4ovu

Para saber más sobre el Culto del Oso del neandertal y su increíble importancia en nuestras mitología y cultura, visitad: http://www.atala.fr/

Vínculos relacionados:

http://www.ancestralcult.com
http://www.burzum.org
http://thuleanperspective.com

http://myfarog.org/

http://thewaysofyore.wordpress.com

En honor de la memoria de nuestros Ancestros es nuestro deber educarnos.

¡No dejéis que seamos despojados del corazón de nuestros Ancestros!

* 25 de febrero de 2014.

Entre las ruinas

FrenchMagyarSerbian. English.

En Europa podéis visitar sitios históricos de varios tipos, y ver con vuestros propios ojos lo que une al hombre moderno con el pasado. Podéis ver lo que alguna vez fue y en lo que se ha convertido. Lo que con mayor frecuencia se evidencia es que todo ha sido arruinado por completo o, al menos, parcialmente, debido a la antieuropea oleada de destrucción traída a nuestro continente por los judeocristianos.

Hoy, un amigo y yo llevamos a nuestras familias a un sitio histórico galo-romano. Mi familia, junto con un buen amigo de Île-de-France, ya lo había visitado antes, pero al llegar nos dimos cuenta de que –oh, no- la última vez que habíamos estado ahí no estuvimos realmente ahí… Lo que habíamos visitado podía perfectamente describirse como un montón de escombros a algunos cientos de metros, creo, del verdadero lugar. Esa vez me sentí un tanto mal por haber llevado a mi buen amigo en un largo viaje sólo para ver aquel montón de escombros, pero decidí escribir algo así como una reseña de la visita, esperando que él lo aprecie.

Llevamos, naturalmente, nuestro equipo de acampar y algo de comida, y, mientras cocinábamos y comíamos, conversamos sobre el triste hecho de la llegada a Europa del judeocristianismo y la destrucción que llevó a cabo en todos los lugares sagrados europeos. Los judeocristianos también tomaron piedras de los templos que alguna vez se erguían justo al lado nuestro para construir sus iglesias (pero en otro lugar). Así que los templos no han sido reducidos a nada más que ruinas por el paso del tiempo o por el clima, sino que por la mano del hombre. Habían sido construidos para durar para siempre, pero ahora, debido a la odiosa estupidez y el extremo desprecio por la herencia europea que profesa el hombre judeocristiano, eran simples ruinas.

IMG_2259

Mas no hay cantidad de destrucción judeocristiana que pueda hacer desaparecer la magia de un sitio pagano o la sensación de estar conectado con los antiguos que se tiene al caminar por donde ellos lo hicieron y tocar lo que ellos construyeron, o lo que de ello queda.

Aunque aún nos quedan bastantes de ellos, o, en realidad, nos quedan bastantes ruinas de lo que fueron, la mayoría de dichos lugares fueron profanados por los judeocristianos, quienes destruyeron, a menudo con fuego, todos los templos europeos que pudieron encontrar; derribaron los muros de piedra, destrozaron estatuas, talaron bosques sagrados y asesinaron a sacerdotes y sacerdotisas. Luego construyeron sus propios templos en honor a su ídolo criminal y su “padre divino”, justo sobre los restos de los templos europeos, asegurándose así que nadie los encontrase, que nadie sintiera curiosidad sobre lo que eran, qué función cumplían o a quién estaban dedicados. Sólo se toleraba el judeocristianismo; todo lo demás sobre lo que pusieron sus manos fue destruido.

IMG_2243

Y así pasó el tiempo en toda Europa, y nuestra herencia podría haberse perdido para siempre de no ser por los invasores musulmanes. Sí, los musulmanes hallaron y tradujeron a lengua árabe antiguos textos griegos y latinos, y aprendieron muchísimo; ¡tanto, de hecho, que fueron capaces de superar científica y tecnológicamente a los primitivos judeocristianos! Tuvieron acceso a la ciencia, la filosofía, las matemáticas, et cetera, de la antigua Europa; todo lo que fue rechazado y destruido al primer contacto por los dementes lunáticos judeocristianos.

IMG_2394

Respondiendo a la invasión musulmana, el así llamado “Papa” convocó Cruzadas para oponerse a ellos, y cuando los cruzados europeos derrotaron a los científica y tecnológicamente avanzados musulmanes y conquistaron sus tierras, encontraron los antiguos textos griegos y latinos, o sus traducciones árabes. Habían encontrado un camino de regreso a Europa…

IMG_2395 IMG_2397

¡Regocijad, Europa! Fue entonces, cuando estos textos se propagaron por Europa, que llegó el Renacimiento, que fue, de hecho, lo que resultó de una Europa que se había encontrado a sí misma: la filosofía, las matemáticas, la literatura y la ciencia paganas de la antigüedad, traídas a nosotros de vuelta por los invasores musulmanes. Nos habíamos encontrado de vuelta con todo lo que había sido destruido al instante de ser visto por los judeocristianos aquí en Europa. Aún al terror judeocristiano no le fue posible extinguir la llama que acaba de ser encendidad nuevamente, el renacido espíritu europeo.

IMG_2396

Desde el renacimiento y hasta este mismo instante, Europa ha estado intentando deshacerse del yugo judeocristiano, librarse de las cadenas mentales, espirituales y físicas del culto hebreo de la “cristiandad”. Con marcha lenta pero segura, paso a paso, día tras día rechazamos el judeocristianismo, y hacemos a un lado el autodesprecio, la humildad, el odio hacia nosotros mismos y hacia la vida que se nos ha hecho tragar por la fuerza por el judeocristianismo; con violencia, con tortura, con amenazas, con mentiras, con maldad, con destrucción.

IMG_2399

Europa está despertando y regresando a la vida. Europa abre los ojos y ve la luz por primera vez desde la cristianización. Europa vuelve a ser Europa

Muchos tropiezan en este camino de regreso. Muchos caen. Y también son muchos los que pierden el camino. Y es probable que pase algo de tiempo antes de que Europa haya despertado por completo, pero, con el paso del mismo, lo hará –porque sin importar cuanta mierda se nos vierta encima, siempre seremos europeos, porque europea es nuestra sangre.

IMG_2400

Es por los musulmanes que conocemos muy bien las variantes romanas y griegas de la religión europea, y debido al azar que sabemos tanto de la variante escandinava. También gracias al folclore, la música tradicional y la arqueología moderna posrenacentista, sabemos un poco más sobre esas y otras variantes de la religión europea. Sabemos lo suficiente como para reconstruirla, revivirla, y así revivir a Europa: ¡en sangre y tierra!

Yo os aconsejo, camaradas europeos, que visitéis estos sitios sagrados. Pueden encontrarse a lo largo de toda Europa. Sentid su energía, sentid cuán importantes son para vuestro espíritu. Contemplad lo que los judeocristianos han hecho a los lugares sagrados de vuestros antepasados, y que esta visión neutralice cualquier atracción que podáis cobijar hacia su supuesta religión. ¡Recordad lo que sois! ¡Recordad quiénes sois!

¡Salve, oh Dioses nuestros! ¡Salud y regocijo!

P.S.: algunas fotos en que se pueden ver las ruinas de las casas de quienes construyeron los templos que visitamos hoy:

IMG_2343 IMG_2344 IMG_2345   IMG_2359

IMG_2362 IMG_2360 IMG_2361IMG_2346 IMG_2358 IMG_2347

IMG_2350

Título original: “Amongst the Ruins“

Traducido por Pablo Lintz para Thulean Perspective