Entre las ruinas

FrenchMagyarSerbian. English.

En Europa podéis visitar sitios históricos de varios tipos, y ver con vuestros propios ojos lo que une al hombre moderno con el pasado. Podéis ver lo que alguna vez fue y en lo que se ha convertido. Lo que con mayor frecuencia se evidencia es que todo ha sido arruinado por completo o, al menos, parcialmente, debido a la antieuropea oleada de destrucción traída a nuestro continente por los judeocristianos.

Hoy, un amigo y yo llevamos a nuestras familias a un sitio histórico galo-romano. Mi familia, junto con un buen amigo de Île-de-France, ya lo había visitado antes, pero al llegar nos dimos cuenta de que –oh, no- la última vez que habíamos estado ahí no estuvimos realmente ahí… Lo que habíamos visitado podía perfectamente describirse como un montón de escombros a algunos cientos de metros, creo, del verdadero lugar. Esa vez me sentí un tanto mal por haber llevado a mi buen amigo en un largo viaje sólo para ver aquel montón de escombros, pero decidí escribir algo así como una reseña de la visita, esperando que él lo aprecie.

Llevamos, naturalmente, nuestro equipo de acampar y algo de comida, y, mientras cocinábamos y comíamos, conversamos sobre el triste hecho de la llegada a Europa del judeocristianismo y la destrucción que llevó a cabo en todos los lugares sagrados europeos. Los judeocristianos también tomaron piedras de los templos que alguna vez se erguían justo al lado nuestro para construir sus iglesias (pero en otro lugar). Así que los templos no han sido reducidos a nada más que ruinas por el paso del tiempo o por el clima, sino que por la mano del hombre. Habían sido construidos para durar para siempre, pero ahora, debido a la odiosa estupidez y el extremo desprecio por la herencia europea que profesa el hombre judeocristiano, eran simples ruinas.

IMG_2259

Mas no hay cantidad de destrucción judeocristiana que pueda hacer desaparecer la magia de un sitio pagano o la sensación de estar conectado con los antiguos que se tiene al caminar por donde ellos lo hicieron y tocar lo que ellos construyeron, o lo que de ello queda.

Aunque aún nos quedan bastantes de ellos, o, en realidad, nos quedan bastantes ruinas de lo que fueron, la mayoría de dichos lugares fueron profanados por los judeocristianos, quienes destruyeron, a menudo con fuego, todos los templos europeos que pudieron encontrar; derribaron los muros de piedra, destrozaron estatuas, talaron bosques sagrados y asesinaron a sacerdotes y sacerdotisas. Luego construyeron sus propios templos en honor a su ídolo criminal y su “padre divino”, justo sobre los restos de los templos europeos, asegurándose así que nadie los encontrase, que nadie sintiera curiosidad sobre lo que eran, qué función cumplían o a quién estaban dedicados. Sólo se toleraba el judeocristianismo; todo lo demás sobre lo que pusieron sus manos fue destruido.

IMG_2243

Y así pasó el tiempo en toda Europa, y nuestra herencia podría haberse perdido para siempre de no ser por los invasores musulmanes. Sí, los musulmanes hallaron y tradujeron a lengua árabe antiguos textos griegos y latinos, y aprendieron muchísimo; ¡tanto, de hecho, que fueron capaces de superar científica y tecnológicamente a los primitivos judeocristianos! Tuvieron acceso a la ciencia, la filosofía, las matemáticas, et cetera, de la antigua Europa; todo lo que fue rechazado y destruido al primer contacto por los dementes lunáticos judeocristianos.

IMG_2394

Respondiendo a la invasión musulmana, el así llamado “Papa” convocó Cruzadas para oponerse a ellos, y cuando los cruzados europeos derrotaron a los científica y tecnológicamente avanzados musulmanes y conquistaron sus tierras, encontraron los antiguos textos griegos y latinos, o sus traducciones árabes. Habían encontrado un camino de regreso a Europa…

IMG_2395 IMG_2397

¡Regocijad, Europa! Fue entonces, cuando estos textos se propagaron por Europa, que llegó el Renacimiento, que fue, de hecho, lo que resultó de una Europa que se había encontrado a sí misma: la filosofía, las matemáticas, la literatura y la ciencia paganas de la antigüedad, traídas a nosotros de vuelta por los invasores musulmanes. Nos habíamos encontrado de vuelta con todo lo que había sido destruido al instante de ser visto por los judeocristianos aquí en Europa. Aún al terror judeocristiano no le fue posible extinguir la llama que acaba de ser encendidad nuevamente, el renacido espíritu europeo.

IMG_2396

Desde el renacimiento y hasta este mismo instante, Europa ha estado intentando deshacerse del yugo judeocristiano, librarse de las cadenas mentales, espirituales y físicas del culto hebreo de la “cristiandad”. Con marcha lenta pero segura, paso a paso, día tras día rechazamos el judeocristianismo, y hacemos a un lado el autodesprecio, la humildad, el odio hacia nosotros mismos y hacia la vida que se nos ha hecho tragar por la fuerza por el judeocristianismo; con violencia, con tortura, con amenazas, con mentiras, con maldad, con destrucción.

IMG_2399

Europa está despertando y regresando a la vida. Europa abre los ojos y ve la luz por primera vez desde la cristianización. Europa vuelve a ser Europa

Muchos tropiezan en este camino de regreso. Muchos caen. Y también son muchos los que pierden el camino. Y es probable que pase algo de tiempo antes de que Europa haya despertado por completo, pero, con el paso del mismo, lo hará –porque sin importar cuanta mierda se nos vierta encima, siempre seremos europeos, porque europea es nuestra sangre.

IMG_2400

Es por los musulmanes que conocemos muy bien las variantes romanas y griegas de la religión europea, y debido al azar que sabemos tanto de la variante escandinava. También gracias al folclore, la música tradicional y la arqueología moderna posrenacentista, sabemos un poco más sobre esas y otras variantes de la religión europea. Sabemos lo suficiente como para reconstruirla, revivirla, y así revivir a Europa: ¡en sangre y tierra!

Yo os aconsejo, camaradas europeos, que visitéis estos sitios sagrados. Pueden encontrarse a lo largo de toda Europa. Sentid su energía, sentid cuán importantes son para vuestro espíritu. Contemplad lo que los judeocristianos han hecho a los lugares sagrados de vuestros antepasados, y que esta visión neutralice cualquier atracción que podáis cobijar hacia su supuesta religión. ¡Recordad lo que sois! ¡Recordad quiénes sois!

¡Salve, oh Dioses nuestros! ¡Salud y regocijo!

P.S.: algunas fotos en que se pueden ver las ruinas de las casas de quienes construyeron los templos que visitamos hoy:

IMG_2343 IMG_2344 IMG_2345   IMG_2359

IMG_2362 IMG_2360 IMG_2361IMG_2346 IMG_2358 IMG_2347

IMG_2350

Título original: “Amongst the Ruins“

Traducido por Pablo Lintz para Thulean Perspective

Anuncios

2 pensamientos en “Entre las ruinas

  1. Pingback: Amongst the Ruins | Thulean Perspective

  2. Pingback: Parmi les ruines | Thulean Perspective Français

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s