La Tierra Media

La religión europea nos ha sido interpretada por los judeocristianos, y su visión de lo que es nuestra tradción se ha esparcido a lo largo del mundo académico.

Nuestra mitología ha sido reducida a una graciosa curiosidad, un primitivo cuento de hadas, una disparatada interpretación de la realidad. En verdad no es más que eso… ni siquiera cuenta como una religión; es sólo mitología.

Nuestro mundo era visto como un árbol, y si este árbol llegaba a caerse, el cielo se vendría abajo. Y por supuesto, cuando los gloriosos y heroicos sacerdotes de la cristiandad talaron el Irminsûl en Alemania, los paganos, al ver que el cielo no se movió de su sitio, quedaron convencidos de que todo esto era absurdo. Jaja, ¿cómo pudieron ser tan ignorantes y estúpidos?

Nuestros dioses son como personajes de caricatura; surcando los cielos montados en caballos de ocho patas y carros tirados por gatos o cabras. Freyja es la diosa del amor. Óðinn, el de la guerra y la poesía. Þórr el dios del trueno. Et cetera. Todos ellos son solamente seres unidimensionales, tan triviales que hasta el personaje promedio de Dungeons & Dragons parecería inmensamente complejo a su lado.

Así que no hay necesidad de profundizar en ello… No son más que incoherencias. Claro, es entretenido, pero eso es todo. Debemos progresar hacia las religiones monoteístas, que son más avanzadas. Así es: la evolución se ha encargado de que dejemos a un lado las primitivas religiones politeístas para dar paso a las religiones más avanzadas. Religiones con un código moral. Porque, ciertamente, no existe la moral en las religiones primitivas.

Como habréis podido deducir, lo anterior es justamente cómo nuestra sociedad nos presenta la cosmovisión y la religión de nuestros ancestros. Son puros disparates que se han ido para siempre, y gracias a Dios… Jamás volveremos a todo eso más de lo que volveremos a creer que la tierra es plana.

270px-Statue_of_Zeus

Tan sólo que… nuestros antepasados nunca creyeron que el mundo era plano. Esto es un mito moderno. Es sabido que tenían muy claro que el mundo es esférico. Todos los lingüistas concuerdan en esto, y también hay bastante evidencia arqueológica que lo apoya. Como estas estatuas: ¿Habrían representado el mundo como una esfera de haber creído que era plano? ¿Habrían usado alguna vez la palabra “esfera” para referirse a él de haber pensado que era plano? (Buscad “Atlas carrying the World on his shoulders” en Google [“Atlas cargando al mundo sobre sus hombros”] para más imágenes como la de abajo, y podréis notar que esas representaciones de Atlas hechas en la antigüedad también lo muestran cargando una esfera.)

 atlas

Pues no, no creían que el mundo era plano, y cuando os deis cuenta de ello entenderéis también que todas las otras cosas que se nos dice sobre nuestra mitología y nuestros ancestros son falsas.

Partamos por el árbol del mundo de Escandinavia, representado como un árbol que crece en un disco plano (después de todo, ellos pensaban que la Tierra era plana ¿no?…), cuyas raíces se extienden hasta Hel y su copa alcanza el cielo, donde habitan los dioses. Su tronco se encuentra en el mundo de los vivos, la Tierra Media… así que tenemos un mundo para los muertos, uno para los vivos y otro para los dioses.

Lo que yo veo como el problema principal en esto es la separación que hacen entre el hombre y lo divino: el hombre reside en la Tierra y los dioses en el cielo, y sólo a veces los dioses caminan entre nosotros, pobres mortales, aquí en la Tierra. Lo siento mucho, pero eso no es paganismo; es la cosmovisión judeocristiana. En el paganismo el hombre, imitando a la deidad, se vuelve una deidad él mismo en la tierra. Pasa por un proceso de iniciación, mejora, madura, cambia en alguien superior. Se aplica a lo que es divino y de esta forma ¡él mismo se vuelve un dios! Lo divino siempre está presente; en su interior y a su alrededor, alterando el curso de las cosas. Así que el hombre y los dioses viven uno junto al otro, en el mismo mundo. Todos viven en Ásgarðr (“el jardín de los espíritus”), la copa del árbol de la vida.

Sí, claro…

 Yggdrasill-3

Entonces, ¿qué es exactamente Miðgarðr (“la Tierra Media”)? Se ubica justo entre el mundo de la vida (Ásgarðr) y el de la muerte (Hel). Pero ¿qué es? ¿El nacimiento? ¿La muerte? ¿una suerte de mundo de no-muertos? La verdad es que sí…

La Tierra Media es el túmulo mortuorio; un lugar cercado, en que moran los cuerpos de los muertos honorables. Estos muertos honorables no están muertos para siempre; sólo están esperando renacer. Es por esto que no están en Hel (“oculto”), el lugar de la sombra, sino en la Tierra Media, un mundo a medio camino entre la vida y la muerte. Un lugar en el que estás muerto, pero esperando nacer de nuevo.

Ejemplos de lo que es la Tierra Media:

tablemarchand01_580

Viols-le-Fort_dolmen

pa00091139

Ergo: sólo está realmente muerto lo que no es honorable y digno de ser recordado.

La idea es que al momento de mi muerte, mi sombra (esto es, todo lo malo que haya hecho alguna vez) será arrojada dentro de Hel, y ahí permanecerá para siempre (es decir, olvidada). No la necesitamos. Sólo queremos recordar lo bueno que hice. Lo único que queremos llevar con nosotros al futuro es el recuerdo de mis acciones honorables. ¿Para qué querrían las generaciones futuras cultivar mis aspectos malos o mis errores? ¡No es así como se volverán dioses! Esto sólo podrán lograrlo cultivando los aspectos buenos: lo justo, lo fuerte, lo hermoso, lo valiente, etc. Es únicamente a través del recuerdo de lo bueno que hicieron los muertos que podrán volverse mejores. No vaguéis entre las sombras; sólo conseguirás oscurecer tu mente.

Nosotros, damas y caballeros, vivimos en Ásgarðr, codo a codo con los dioses y diosas. Si no sois capaces de verlos se debe únicamente a que una sombra os nubla la vista, un velo de falsedad cubre vuestros ojos, o a que un coro judeocristiano os inocula mentiras a gritos en los oídos, evitando así que escuchéis la canción divina. Es aquí donde está lo divino: en el aire, en los árboles, en el agua, en la tierra y las rocas, y, por sobre todo, ¡en vosotros mismos! En vosotros reposa el potencial para convertiros en dioses o diosas. Tan sólo debéis estiraros y coged todo lo que es bueno, y asiros a ello hasta vuestro último estertor. Aferraos a ello y jamás lo soltéis, sin importar la fuerza con la que la sombra intente jalar y arrebatároslo. ¡Volveos uno con lo divino; volveos divinos vosotros mismos! ¡Aseguraos de que vosotros y lo bueno os volváis inseparables! Al hacerlo, no habrá nada que puedan hacer para haceros algún daño:

Hâvamâl, estrofa 76

Deyr fê

deyja frændr,

deyr sjâlfr it sama;

ek veit einn,

at aldregi deyr:

hveim er sêr gôðan getr.”

(Muere el ganado,

Mueren los amigos,

De la misma forma morís vos;

Pero se de algo que jamás muere:

Una reputación honorable)

No hay muerte que alcance a los honorables. Viven para siempre: vuelven a la vida desde la Tierra Media, el mundo entre el de la vida y el de la muerte, cuando los niños los eligen para renacer –convirtiéndose estos últimos en aquéllos.

La religión europea es un sistema para cultivar lo bueno que hay en el hombre, la vida y las acciones honorables –con el objetivo de transformar a la sociedad en un “paraíso terrenal” (¡pues qué tenemos sino la Tierra!), y a los mejores hombres y mujeres en dioses y diosas. Es, por decirlo de alguna forma, un medio para transmutar al plomo en oro, en un sentido espiritual.

La religión europea es una celebración de la vida en la Tierra, contrastando diametralmente con el culto a la muerte del judeocristianismo, que se dedica a diseminar nada más que desprecio por la vida en la Tierra, abogando por un supuesto “paraíso” ficticio, en el que seguramente los judeocristianos no tendrán que volver a hacer nunca más nada que suponga alguna dificultad (o que signifique honor…). El judeocristianismo no es más que el cultivo de la pereza, el hedonismo y la cobardía.

***

Yo soy pagano, por lo tanto camino por los senderos menos transitados, por entre la espesa vegetación de una vasta selva. A veces camino en la oscuridad, sin saber hacia donde me arrastra el destino. A veces lo hago bajo una lluvia gélida, debiendo luchar para mantenerme con vida. Suelo tropezar con vetustas raíces, y grietas que yacen ocultas en el suelo. Caigo sobre rocas afiladas y troncos de árboles caídos, en torrentes congelados y cuesta abajo por escarpados riscos. Mas, cada vez que lo hago, sonrío y me enorgullezco de mis cortes y magulladuras, para luego levantarme y seguir mi camino. La vida es buena. Y no es buena incluso en la adversidad, sino que particularmente en la adversidad, por cuanto nos presenta una oportunidad de probarnos a nosotros mismos; ¡una oportunidad de obtener honor!

Lo que hará que seáis recordados por vuestros descendientes, y los hará admirarte y volverse mejores por tu causa, es tu honor.

¡Salve, oh Dioses! ¡Salud y regocijo!

Artículo relacionado: “Per aspera ad astra”

111_rd

Título original: “Middle-Earth”

Traducido por Pablo Lintz para Thulean Perspective

Anuncios

8 pensamientos en “La Tierra Media

  1. Pingback: Middle Earth | Thulean Perspective

    • Vaya, lo siento :/ Siempre que estoy trabajando en una traducción dejo un borrador con el título justamente para evitar que pase esto. De todas formas podrías enviármela, tal vez podemos fusionarlas. De seguro hay algo en la tuya que es mejor que en la mía 😉

  2. Pingback: La Terre du Milieu | Thulean Perspective Français

  3. Pingback: Metempsicosis | Hermandad Pagana

  4. La verdad es que no entiendo este blog, quien lo escribe, pablo lintz, varg viernes?… quien? Todo es confuso… lo que me produce desconfianza.
    La cuestión es que en este articulo se habla de adversidades no? de que las adversidades son buenas para los retos.
    No son los judíos nuestros adversarios ahora? como hace 300.000 años lo fue el hielo de las glaciaciones?
    Pues eso… siempre os quejáis por todo.

    • No me extraña que sea confuso para alguien que no es capaz de leer hasta el final, donde pone “TRADUCIDO POR” y se vincula con el ARTÍCULO ORIGINAL. Y nadie se está quejando.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s