El Señor de los Elfos.

English. FrancaisItalianoMagyar. RomânăРусский.

El momento en el que comprendí por primera vez lo que realmente representaban vino a mí cuando leía un libro, Fedrekult (“Culto Ancestral”), publicado en Noruega en 1943 por Otto Emil Birkeli. En este libro por lo demás bastante flojo, él afirma que los elfos eran originariamente los espíritus de los muertos.

El propio término significa simplemente “blanco”, tal y como se ve según su etimología; el noruego alv (“elfo”) deriva del nórdico alfr, del joven proto-nórdico *albaR, de un proto-nórdico más antiguo *albaz, de la raíz proto-indoeuropea *alba-.(como en Albania y la ciudad italiana Alba). [N. del T. : o como en castellano “albo”, “alba”].

Los espíritus de los muertos eran llamados blancos posiblemente porque los muertos eran enterrados en ropas blancas, o más probablemente porque eran purificados (por la muerte) y eran por ello (de nuevo) inocentes, esperando cerca del túmulo funerario, tras la valla que separaba el mundo de los vivos (el exterior del cementerio), del mundo de los muertos (el cementerio) – la tierra de los elfos, en donde ningún árbol se cortaba y ningún animal pastaba. Allí esperaban la oportunidad de renacer dentro de la estirpe.

En la tradición escandinava hay sin embargo dos estirpes de elfos; los elfos de luz, y los elfos oscuros. Los elfos de luz residen en la luz, en los valles y los árboles bajo el Sol, y por eso se les llamaba elfos de luz pero, ¿qué ocurre con los elfos oscuros?. ¿Quiénes y qué son?.

El propio nombre es un poco confuso; “oscuro”+”blanco”. Sin embargo, como todos sabemos los cuerpos de los muertos están, bueno; mortalmente pálidos. Y esos cuerpos mortalmente pálidos residen en la oscuridad del túmulo funerario. Así que ellos son los elfos oscuros.

Estos elfos oscuros son también conocidos como ya dije como enanos (Nor. dvergr). Esta palabra es un poco más compleja de traducir, pero si miras su versión femenina, dyrgjâ, todo se aclara; dyrr (“puerta”) y gjâ (“apertura en el suelo”). Como ya sabemos los pálidos cuerpos de los muertos están localizados tras esa puerta que se abre en el túmulo funerario, en el suelo. Así que después de todo, esto tiene sentido. Ellos también son blancos (pálidos), y residen en el túmulo funerario.

Se dice que los enanos producen y poseen también muchas riquezas. Esto también tiene sentido, porque los muertos eran enterrados con todas sus riquezas, y cuando los mitos nos cuentan que tal o cual objeto estaba fabricado por los enanos, lo que querían decir realmente es que el objeto había sido hecho por algún antepasado, y que entonces los habían recogido en el túmulo funerario – cuando la misma persona renacía dentro de la estirpe – para usarlos en lo que sería entonces la “vida venidera” de ese antepasado. Él había renacido, y naturalmente recuperaba lo que era suyo en esencia – del túmulo funerario que albergaba su cuerpo anterior. Por eso estaban fabricados por los enanos; los antepasados muertos. Esto también explica por qué tantos túmulos han sido “desvalijados” de todas sus riquezas. Por supuesto que lo fueron; cuando una persona renacía – o era vista como que de algún modo había renacido – ésta recogía lo que habían sido sus posesiones valiosas de su antigua vida.

Por eso un elfo es o bien el espíritu inmortal de un noble muerto, o bien el cuerpo en descomposición de un noble muerto.

Älvalek, “Juego de Elfos”, por August Malmström (1866).

elfos1

Sin embargo, los elfos también son conocidos por ser excelentes arqueros y muy buenos escondiéndose en el bosque, y algunos creen que también están dotados de alas – aunque en ese caso serían llamados hadas o criaturas feéricas. Esto explicaría por qué a la Aurora Boreal se la denomina en Escandinavia como “la senda de las abejas” o como “el baile de los elfos”. Se decía que los elfos tomaban la forma física de las abejas  – algo bastante lógico, si tenemos en cuenta lo habituales que son en los valles floridos – y esto explicaría su “arquería” (=aguijones de la abejas) y sus excelentes habilidades para esconderse (=el tamaño de las abejas las hace a veces muy difíciles de ver). (NB; Mi mujer elaborará al cabo de un tiempo un artículo propio sobre esto, en donde explicará la importancia de la miel y las abejas en el culto ancestral, y de cómo esto se relaciona lógicamente con el culto del oso).

La Tierra de los Elfos;
elfos2

Incluso cuando estaban muertos, los miembros muertos de la familia eran vistos como parte de la familia . Ellos colocaban efigies de ellos en la casa durante las fiestas importantes, para permitirles participar, y algunas veces también realizaban sacrificios en los túmulos, para complacerles. Con el tiempo – o, más bien, cuando llegó el cristianismo – esto tuvo que hacerse en secreto, y eventualmente en el secreto más absoluto, o de lo contrario los judíos con hábitos de monje y de cura les señalarían con el dedo y les harían ser quemados por brujería. La Iglesia por supuesto quería acabar con esta pagana costumbre, la cual persisitió en Escandinavia hasta bien entrado el siglo XIX, y por tanto predicaron extensamente en contra de ella; los elfos no eran los espíritus de los antepasados, decían, ¡sino demonios y diablos!. Ellos pintaron una imagen de los bellos elfos como unos… ¡sí!; como un kobold, un goblin, un hobgoblin, ¡un demonio!. Ya no fue nunca más un espíritu adorable, inmortal, bello, sabio y noble, un antepasado esperando a renacer dentro de su estirpe, ¡sino un diablillo, feo y cruel, vil y asqueroso, retorcido y torturado, cobarde y sediento de sangre, poco fiable y escandalosamente maligno!. ¡Una criatura satánica!.

Representación judeocristiana de los elfos;
elfos3

Para mí sólo la belleza del paganismo permanece; el kobold y las otras perversiones judeocristianas de nuestros elfos han desaparecido. Han sido expuestas a la luz solar, podemos ver cuál es realmente su aspecto, y así pues ahora se han ido; se han desvanecido en el aire. Únicamente permanece el bello elfo – y el enano. ¡HailaR FraujaR; El Señor de los Elfos!

Título original: The Lord of the Elves.

Traducido por Llew para Thulean Perspective.

Anuncios

3 pensamientos en “El Señor de los Elfos.

  1. Pingback: Per Aspera ad Astra. | Hermandad Pagana

  2. Pingback: La Senda de las Abejas. | Hermandad Pagana

  3. Pingback: La Diosa Virgen | Hermandad Pagana

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s