Las Manzanas de la Eterna Juventud

English. ItalianoMagyarРусский.

La diosa Îðunn y su cesta de manzanas son un acertijo no resuelto por ningún estudioso. Su nombre se traduce frecuentemente como “la rejuvenecedora” o la “siempre joven”, y sin embargo esa no es una traducción real de su nombre, sino más bien una interpretación de lo que ella hace. Su nombre noruego Îðunn, del proto-nórdico *Îþunn, del PIE *Eduno, se traduce como “laboriosa”, “industriosa”, “la que quiere trabajar”, y es conocida en otras partes de Europa como Proserpina (Roma), Epona (Galia), Kostroma (Escitia), y Perséfone (Grecia).

Îðunn y Bragi por Blommér:
403px-idunn_and_bragi_by_blommer

Justo al igual que su marido, Baldr, es también llamado bragi en Escandinavia, ella es también denominada como Nanna, lo cual viene a significar casi lo mismo que el nombre Îðunn; del noruego Nanna, del protonórdico *Nanþan, que se traduce como “celo”, “lleno de recursos”, “ansioso por trabajar”, y “prisa”.

Cuando ves esto desde el punto de vista de  cómo seleccionaban a sus Reinas de Mayo, comienzas a entender qué es ella y por qué viene equipada con manzanas de la eterna juventud. Como podemos recordar, las chicas se hacían elegibles para el papel de Reinas de Mayo basándose en, entre otras cosas, su voluntariosidad a la hora de trabajar, sus ganas de trabajar, su eficiencia, y todo eso.

Baldr (“bola”) es conocido como Bragi (“el ganador”, “el mejor”), porque él es el ganador de las competiciones de Mayo. Su esposa es por consiguiente Îðunn/Nanna, la más industriosa de las jóvenes, seleccionada por sorteo o cuando Baldr la entregó una manzana. Como sabemos por el mito sobre Paris ella era también conocida como Freyja/Afrodita, pero no dejes que esto te confunda; son diferentes nombres para la misma diosa.

Ahora bien, Îðunn no es conocida porque se le haya dado una manzana, sino porque es ella la que da las manzanas a todos los otros dioses, y eso es lo que les mantiene eternamente jóvenes. Después de que se le diera una manzana, o de que fuera elegida por sorteo, a ella, la adorable Reina de Mayo, la encarnación de la salud juvenil y la belleza natural, se la encomendaba el escoger nuevos dioses y diosas cada año, cuando un dios o diosa ya no fuera joven, saludable o lo suficientemente bello como para ser un dios o diosa. Los dioses eran seres humanos reales, que habían sido seleccionados para ser una u otra deidad, y el papel para esa o aquella deidad se lo daba la Reina de Mayo, al entregarles una manzana para designarles como “dios” o “diosa”. ¡Es así como sus manzanas podían mantener eternamente jóvenes a las deidades!. Los que ya no eran jóvenes, sanos y bellos como dioses, volvían a ser seres humanos normales, y antiguos seres humanos se convertían en dioses cuando recibían una manzana cada uno de mano de la Reina de Mayo, Îðunn.

En cada sociedad, en cada tribu, había únicamente un Ôðinn, un þôrr, etc., y por supuesto era considerado un gran honor convertirse en tales deidades, y también para cada hombre y mujer casado convertirse en Freyr y Freyja. Sus sacerdotes y sacerdotisas se casaban con los miembros de sus “congregaciones”, en matrimonios sagrados, y pasaban a estar bajo la protección de sus deidades. Cada año organizaban competiciones entre ellos para ver cual de todos ellos sería el mejor para ser el dios o la diosa. Al ganador se le daba una manzana por parte de Îðunn. Las competiciones preferían la juventud, la salud y la belleza, así que aquellos que carecieran de esas cualidades no eran hechos deidades, o no se les permitía continuar como tales. Las deidades eran jóvenes, bellos y saludables para siempre. Siempre eran los mejores de entre ellos.

Los semidioses, los héroes y heroínas descritas en la mitología griega, eran los hombres y mujeres ya casados con una deidad (y por eso eran semidioses), pero tenían que pasar por rigurosas pruebas para permitírseles convertirse en uno ellos mismos (es decir, para tomar el papel de la deidad que tenía otra persona).

El Rey de Mayo era el auténtico Rey de la tribu, y la Reina de Mayo era la auténtica Reina, y originalmente representaban a todos los dioses y diosas. El Rey era el Dios Celeste, la Reina era la Diosa Terrestre. Con el tiempo esto cambió, y diferentes aspectos del único Dios Celeste y de la Diosa Terrestre fueron representados individualmente. El poderoso Dios del Cielo, el noruego Tyr, del antiguo proto-nórdico *TiwaR, del primitivo proto-nórdico *Tiwaz, del PIE *Diwos, es más conocido por nosotros con el antiguo término latino Divus y del latín Deus. O del sánscrito Dëva, del galés Duw, el “Gran Padre” en galo, el Rod/Div escita, el lituano Diévas, el griego Zeus/Uranos, etc. Por consiguiente, aprendemos en Escandinavia que Tyr fue en su día el Rey de los dioses, pero que en la Era Vikinga éste había sido reemplazado por Ôðinn. En realidad no lo había sido; era simplemente que la parte Ôðinnica de él se había convertido en la más importante en la sociedad en esa época turbulenta.

Algunas tribus europeas dividieron los poderes de Tyr en muchos dioses separados, otros únicamente en unos pocos. Lo mismo se aplica a la Diosa de la Tierra; en noruego Jörd, en proto-nórdico Erþo, en griego Demeter/Hera/Kybele, en escita Matushka/Vesna, en europeo occidental Danu-Ana/”La Señora”, en romano Juno, etc. Cuando las diferentes tribus europeas entraron más tarde en contacto entre ellas, las deidades comúnmente idénticas se incorporaban al panteón de ambas tribus porque ellos las llamaban de diferentes nombres, y ambas tribus se encontraban de repente con que tenian, por ejemplo, dos Diosas Luna. Otras veces una deidad podía desaparecer de un panteón. Nada de esto importaba realmente sin embargo; todas las deidades eran simplemente diferentes caras del mismo concepto de una fuerza espiritual positiva presente en nuestro universo que es a la vez masculina y femenina. Las diferentes caras de esta fuerza se encuentran en el Sol y la Luna, en las estrellas y constelaciones, en el reflejo de la luz de los planetas y en todo lo demás de nuestro mundo también.

En .

Una ménade, por John Reinhard Weguelin:
john_reinhard_weguelin_e28093_a_bacchante

Título original: The Apples of Eternal Youth
Traducido por Llew para Thulean Perspective.

Anuncios

4 pensamientos en “Las Manzanas de la Eterna Juventud

  1. Pingback: Hechicero y Dios | Hermandad Pagana

  2. Pingback: Sobre el Voto | Hermandad Pagana

  3. Pingback: Per Aspera ad Astra. | Hermandad Pagana

  4. Pingback: La Diosa Virgen | Hermandad Pagana

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s