Sobre el Voto

English. FrenchMagyar. Russian. Serbian.

Actualmente todas las elecciones políticas son timos y todo el sistema de votaciones no es sino un medio para mantener a las ovejas en su sitio. Sin embargo, votar solía ser otra cosa…

Un poco de música antes de continuar.

Votar en la Europa pagana no se veía como un derecho de los votantes, sino como un deber. No era tanto un privilegio sino más bien una carga. Hoy día, cualquier persona que casualmente haya vivido en vuestro país durante 3 ó más años y que haya sido capaz de llegar a los 18 años de edad tiene permitido votar. Su inteligencia, lealtades, legalidad, voluntad de autosacrificio y conexión con la tierra en la que vive es completamente irrelevante.

Sin embargo, en el pasado solamente los nobles casados tenían permitido votar, y antes de que os pongáis a pensar en ideas equivocadas: la nobleza en la Europa pagana componía aproximadamente el 70-75% de las poblaciones, o incluso más. El resto del 25-30% estaba formado por hombres libres y thralls (no siendo estos últimos esclavos, sino más como siervos) – y por supuesto por unos cuantos delincuentes también.

Para ser un noble tenías que ser un nativo y ser tambíén el propietario de una propiedad Ôðal, es decir, de un alodio: una propiedad que hubiese estado en tu familia durante muchas generaciones, unas 5 generaciones como mínimo por norma general, o incluso durante 250 años o más. Las reglas exactas en este contexto eran diferentes entre cada reino, y también cambiaron a lo largo del tiempo.

Solamente los hombres nobles tenían permitido votar, no porque las mujeres fueran vistas como inferiores, sino porque solamente los hombres nobles casados tenían permitido el voto, y se suponía que habían sido plenamente aconsejados por sus esposas antes de que cualquier votación hubiera tenido lugar. Más aún, éste no sólo tenía que estar casado, ¡sino que tenía que tener hijos también!. Su voto no era su voto, sino el voto de su hogar. Así pues: una familia, un voto.

La idea era la de que solamente a aquellos con raíces profundas en la nación y a aquellos con hijos debería serles permitido inlfuir en la dirección de esas naciones, porque solamente ellos tendrían los intereses de la nación en mente cuando votasen. ¡Solo ellos estarían realmente preocupados con el futuro de la nación!

Así pues, ¿qué era aquello por lo que votaban realmente.?

El Rey y la Reina gobernaban la tierra, es decir, se aseguraban de que el reino, los intereses del pueblo y las tradiciones estuvieran a salvo, pero cualquier decisión importante que tuviera que hacerse, generalmente respecto a si el reino debía o no ir a la guerra, se les pedía a los nobles que votaran a favor o en contra. Sólo el Rey podía pedir ese tipo de votación a favor o en contra de ir a la guerra, y la imparcial Reina era la juez y decidía el resultado del voto.

La mayor parte del tiempo los nobles gobernaban sus propias vidas; cultivaban sus propias tierras e intereses como considerasen apropiado y confiaban en el Rey solamente para el liderazgo militar y religioso, y cuando estaban en conflicto con otros nobles de la región: el Rey era un Dios, y él era también el Dios de la Justicia.

forseti_zu_gericht_sitzend

El Rey era la Cabeza del Reino, pero todos y cada uno de los Nobles eran las cabezas de sus propias propiedades Ôðal, y ni siquiera el Rey podía tocar ese derecho sagrado, y este derecho sagrado de los nobles venía simbolizado por sus Sillones Altos, conocidos como los Öndvegi (“el viaje/camino de los espíritus”) – denominados así porque los nobles derechos y deberes de un noble muerto eran transferidos a su hijo mayor cuando éste se sentaba sobre el sillón de su padre muerto, asumiendo así la dirección de la familia y la propiedad Ôðal.

800px-germanische-ratsversammlung_1-1250x715

Nuestra Europa precristiana era muy diferente de la Europa que conocemos hoy, en la mayoria de los aspectos, y también en lo que se refiere al voto, al derecho a votar y a aquello sobre lo que votar.

Yo voto por una vuelta a una Europa europea y a las tradiciones para cuya protección nuestros antepasados seleccionaban a los mejores hombres y mujeres. Lo único que debería ser diferente en una Europa futura es el nivel de tolerancia hacia las influencias extranjeras destructivas. A ningún hombre debería estarle permitido abrazar las ideas de pueblos extranjeros o dejar que esas ideas crecieran en su propiedad Ôðal.

HailaR BalðuR!

tolerance-2

 

 

Título original: “About Voting“.

Traducido por Llew para Thulean Perspective.

Anuncios

Un pensamiento en “Sobre el Voto

  1. Pingback: About War & Duels | Thulean Perspective

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s