¡Dinero, dinero, dinero!

Mucha gente me ha hecho preguntas sobre cómo funciona el sistema legal francés en realidad, y en muchos casos han quedado pasmados al enterarse de que SOS Racisme y la LICRA estuvieron en la audiencia como terceras partes, con la posibilidad de declarar a favor de mi condena y de pedirle al juez una compensación económica de mi parte hacia ellos si soy declarado culpable.

Esto me parece totalmente absurdo y difícil de comprender, pero los franceses con los he hablado me han aclarado que así es como funcionan estas organizaciones, así se les permite actuar, y su finalidad es no sólo destruir económicamente a cualquiera que se ponga por delante de sus planes, sino que también obligarlo a financiar sus actividades. Y, de acuerdo con lo que me han dicho, el ‘racismo’ de los franceses (o de cualquiera a quien logren demandar) se ha convertido en una fuente de ingresos para estas organizaciones, y lo aprovechan para todo lo que puedan.

Nadie en Francia (ni en ningún otro lado) hizo denuncia alguna en contra del blog Thulean Perspective, sino que el caso en mi contra fue iniciado únicamente por iniciativa de los políticos en París, y fue iniciado después y como resultado del arresto ilegal de mi esposa y yo en julio del año pasado. Y cuando la noticia llegó a oídos de la LICRA y SOS Racisme, se precipitaron ante la oportunidad de asistir a la corte y pedir una compensación de mi parte por, según ellos, haber saboteado su misión de mestizar al pueblo francés.

No, no habéis entendido mal: el abogado representante de la LICRA (“Liga Internacional contra el Racismo y el Antisemitismo”) dijo aquél día tres de junio, tal como yo y otros de los ahí presentes lo entendimos, que la organización a la que él representa trabaja para mestizar totalmente a la población francesa, algo que aspiran a conseguir en cincuenta años, y que yo, gracias a mi, según él, ‘muy efectiva arma’, el blog Thulean Perspective, les he dificultado mucho el trabajo. También afirmó que yo gano dinero difundiendo el ‘racismo’ (cuando la verdad es que mis ingresos actuales, comparados con los de antes de comenzar el blog, son radicalmente menores; y la corte lo sabe). Además, según este abogado, por mi causa se han visto obligados a destinar más dinero y más tiempo para conseguir sus objetivos, por lo que, si se me declara culpable, deberé pagarles cinco mil euros como compensación… y otros cinco mil a SOS Racisme, lo que se suma a los cinco mil que el fiscal pide que pague al estado francés como parte de mi condena.

No hablaré sobre por qué se permite tan sólo la existencia (¡en la misma Francia!) de organizaciones cuya actividad es, según yo lo entiendo, exponer al pueblo francés a lo que la ley internacional define como genocidio (véase más abajo los puntos ‘b’ y ‘d’, pero en especial el punto ‘c’). Tampoco hablaré sobre por qué parece haber un consenso sobre la legalidad de estas actividades. Y tampoco hablaré sobre quiénes están detrás de tales organizaciones, pero os animo a que investiguéis el asunto por vuestra cuenta.

De acuerdo con la Convención para la Prevención y la Sanción del Delito de Genocidio, artículo II, es genocidio:

[…] cualquiera de los actos mencionados a continuación, perpetrados con la intención de destruir, total o parcialmente, a un grupo nacional, étnico, racial, o religioso, como tal:

a) Matanza de miembros del grupo;

b) Lesión grave a la integridad física o mental de los miembros del grupo;

c) Sometimiento intencional del grupo a condiciones de existencia que hayan de acarrear su destrucción física, total o parcial;

d) Medidas destinadas a impedir nacimientos en el seno del grupo;

e) Traslado por fuerza de niños del grupo a otro grupo.

Como se explica aquí, la evidencia usada en mi contra consiste en capturas de pantalla, pero puedo agregar que esta evidencia es, en parte, inventada, pues entradas reales de Thulean Perspective fueron modificadas por personas ‘anónimas’, y presentadas por el fiscal en la corte como auténticas (en forma de impresiones…).

¿Cui bono?

Videos relacionados aquí y aquí.

Artículo relacionado aquí.

 

Título original: “Money, money, money!

Traducido por Pablo Lintz para Thulean Perspective

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s