Lo que una vez fue

English.Français. ItalianoMagyar. RomânăРусскийСрпски.

El hombre europeo era mejor antes; más fuerte, sano, inteligente, inventivo, valiente, también más honesto y más honorable. De hecho, cuanto más atrás en el tiempo vayas, mejores eran nuestros antepasados.

Te podrías preguntar: ¿entonces, por qué vivían en cuevas, llevaban harapos y nunca se lavaban?. Bueno, entiendo tu preocupación, pero lo que te han contado sobre nuestros antepasados simplemente no es verdad. Ellos jamás vivieron en cuevas; sólo usaban las cuevas para ciertas ceremonias religiosas. Tampoco vestían con harapos; las pocas ropas de la Edad de Piedra que conocemos estaban bastante elaboradas y bien hechas. Ni eran sucios; ¿por qué demonios iban a serlo, cuando ni siquiera lo son la mayoría de los animales?. Incluso los perros se lavan por sí mismos. ¿Por qué no iban a hacerlo también nuestros antepasados humanos?.

Ropas europeas de hace más de 5.000 años.

oetzi_bild-2

Así pues, ¿por qué tenemos esta visión tan horriblemente negativa de nuestros propios y superiores antepasados?. Hay por supuesto una respuesta muy sencilla para eso; el cristianismo. Podría decir mucho más sobre eso, y ya lo he hecho, pero en vez de eso volveré rápidamente a algo más interesante; ¿cómo podemos recuperar la grandeza?.

Ya ves, no hay ningún “pecado original” excepto el de mezclar las especies, y ninguna “salvación” salvo aquella que podemos asegurarnos para nosotros mismos, usando nuestro propio poder mental, en la vida y aquí sobre el planeta Tierra. No hay nada por lo que pedir perdón, sólo algo que arreglar. No hay nada por lo que rezar, o a lo que rezarle por bien de eso, sólo algo por hacer.

Lo primero de todo que tienes que comprender realmente es que no hay nada mejor que la vida en la Tierra: no hay cielo, ni un éxtasis de plenitudo en el más allá, ni descanso eterno ni nada por el estilo. No hay ninguna otra inmortalidad que aquella que te aseguras para tí mismo al vivir honorablemente, reproduciéndote y renaciendo en tu propia estirpe. No hay ninguna otra felicidad que aquella que te aseguras para tus hijos y para sus hijos; renacerás en tu estirpe, así que cualquier felicidad que crees aquí en la Tierra te beneficiará a largo plazo.

La segunda cosa que realmente necesitas comprender es que aunque la vida es lo mejor que tenemos, no hay necesidad de temerle a la muerte; lo mejor de ti renacerá dentro de tu estirpe, cuando vuelvas a la vida como uno de tus propios descendientes. Todos tus errores serán olvidados. Sólo lo bueno regresa, porque sólo lo bueno será recordado y devuelto a la vida.

La buena vida no trata sobre la riqueza, el lujo, el placer, la risa, el gozo y el relax. Cualquier dolor que debas soportar en la vida es solamente bueno, porque te hace más fuerte y te permite expresar y mantener tu fuerza – y si sufres la muerte debido a éste, probablemente moriste con honor y volverás a la vida de todos modos. Cualquier “mal” en tu vida es solamente un bien, porque te hacer mejor y te permite expresar y mantener tu bondad – y si sufres la muerte por causa de él probablemente moriste con honor y volverás a la vida de todos modos. La desarmonía se encuentra solamente ahí para recordarte la necesidad de armonía, y para asegurarse de que estés preparado para restaurarla cuando se la necesite, o mueras intentándolo. La buena vida es aquella que te permite expresar y mantener todas tus cualidades, e inspirar a aquellos que te rodean a hacer lo mismo. La buena vida es aquella que asciende en espiral hacia la grandeza y la fuerza, atravesando ventiscas de adversidad; ¡hacia el honor!. La muerte no es el final; la muerte es solo la suma de la vida – todas tus acciones honorables sumadas y enviadas hacia la siguiente vida. Tú mueres, pero tu honor puede vivir para siempre, y también alimentará la grandeza en todos los que te rodean.

La tercera cosa que necesitas comprender en realidad es que la vida es eterna. Eres parte de un mundo siempre cambiante sin principio ni final. No hay “creación” ni “día del juicio”, sólo una existencia dinámica en la eternidad, y justo al igual que las estaciones cambian en la naturaleza, así lo hace el hombre en las etapas de su existencia. El invierno es como el renacer, la primavera el nacimiento, el verano la vida, y el otoño la muerte. La noche es como el renacimiento, la mañana es el nacimiento, el día la vida, y la noche la muerte. El eclipse lunar es como el renacimiento, la luna nueva el nacimiento, la luna llena la vida, y la luna menguante la muerte. Todo gira en círculos. Como es en la naturaleza, así es en el hombre. Así en el cielo como en la Tierra.

Petroglifos escandinavos.

sunwheel11

Haz lo mejor con lo que tengas y sobre lo que puedas hacer algo. No te preocupes por lo inevitable. Disfruta de la armonía del universo, y también de la lucha contra toda la desarmonía. Vive por una vida futura en la Tierra, y no por “Paraísos” ficticios en el Cielo. Vive para hacer a tu estirpe fuerte y honorable, inteligente e inventiva, valiente y honesta, y aún más honorable. Líbrate del yugo extranjero llamado “cristianismo”. HailaR WôðanaR!

Arte europeo de más de 40.000 años de antigüedad.

bisons-in-altiira-cave

 

Título original “What once was“.

Traducido por Llew para Thulean Perspective.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s