Fama póstuma

¿Por qué creéis que hago esto? ¿Por qué escribo entradas en este blog? ¿Por qué escribo libros? ¿Por qué hago videos? ¿Qué sentido tiene? ¿Por qué me expongo a tanto ‘calor’? ¿Qué es lo que busco?

Algo de música antes de seguir:

Todos tenemos distintas prioridades en la vida; algunos sólo quieren vivir tan cómodamente como les sea posible; otros anhelan el ‘éxito’, sea lo que sea que eso signifique por estos días; otros buscan fama y fortuna; yo busco la fama póstuma.

Os preguntaréis: “¿Cuál es el sentido de eso?”, “¿para qué desearía una clase de fama que jamás podré ver o disfrutar de ninguna forma?”.

Pues bien, lo mejor que podemos hacer es, bajo mi punto de vista, basar todo lo que hacemos en el supuesto de que renaceremos dentro de nuestra familia; de que, una vez muertos, volveremos como los hijos de nuestros hijos, o de sus hijos, o de cualquier otra persona con la que estemos emparentados. Si esto en verdad sucede es totalmente irrelevante; lo importante es que creamos que esto es así, o que al menos finjamos creerlo, y basemos todas nuestras acciones en esta creencia.

Si todos creyéramos eso no arruinaríamos nuestro planeta, no destruiríamos lo bueno que hay en él, ni lo convertiríamos en un infierno gobernado por dementes mentirosos, codiciosos y perversos con el que nuestros descendientes tendrán que lidiar; no lo haríamos. Nos preocuparíamos más por el futuro y haríamos todo lo posible por asegurar que la vida de aquellos que vendrán después de nosotros sea buena, justa, recta y sana.

Con lo que hago estoy asegurándome de que, si llego a volver a este mundo en el futuro, lo más importante de lo que sé, de lo que he aprendido en esta vida, sea traspasado a mi yo del futuro, para no tener que aprender todo esto de la manera difícil de nuevo. No tendré que reinterpretar nuestra mitología ni leer todos los libros, aburridos a veces, que tuve que leer para adquirir el conocimiento necesario para escribir. Por decirlo de alguna forma, quiero legarle mi conocimiento a mi futuro yo.

La fama que acumule en esta vida, o la infamia si preferís, hará posible que mi yo del futuro conozca a mi yo actual, y así podré re-aprender las cosas más importantes que aprendí en esta vida. Es por esto que me preocupo más de la fama póstuma que de la fama a secas. La fama no importa un carajo a menos que sea póstuma. Después de todo, sólo regresaré a la vida una vez que haya muerto.

El ‘calor’ que genero en esta vida, por así decirlo, contribuye a mi  fama póstuma. Sí, también hace que mi vida sea mucho más difícil y menos confortable, pero es un precio que estoy dispuesto a pagar, porque sé -o creo o tan sólo finjo creer, si así lo preferís- que mi fama póstuma es mucho más importante, y esta fama se alimenta del ‘calor’.

Cuando muera, mi memoria se quedará con los vivos, y así cuando vuelva a la vida podré volver a mí y continuar mi vida desde donde quedó la última vez. De esta forma no sólo puedo vivir por eternamente, sino que también puedo acumular experiencia y sabiduría, y comenzar cada nueva vida con una base cada vez más sólida. La auténtica grandeza no se alcanza en una sola vida; uno debe ‘almacenar’.

¡HailaR WôðanaR!

Título original: “Posthumous Fame

Traducido por Pablo Lintz para Thulean Perspective

Anuncios

El Hombre Divino

English. Francais. MagyarSerbian.

Primero, un poco de música apropiada.

Un auténtico hombre libre es un hombre capaz de sobrevivir y de proveer a su familia incluso cuando las instituciones sociales colapsan.

Un pueblo debería esta compuesto por este tipo de hombres libres. Esto lo convertiría en un pueblo viable, próspero y feliz. Ningún hombre en un pueblo así sería esclavo de otro hombre. Ningún hombre en un pueblo así necesitaría aceptar ningún tipo de humillación para poder sobrevivir. Ningún hombre en un pueblo así necesitaría arrodillarse delante de otros en algún punto de su vida.

El hombre que no se arrodilla:

caledonian-pict

Las instituciones sociales deberían estar dirigidas, en vez de a esclavizar a los ciudadanos (al hacerles dependientes de esas instituciones para su alimentación, sanidad, transporte, infraestructura, etc. ), a proteger los intereses del pueblo frente a otros pueblos, y a proteger la Justicia. Sin embargo, algo aún más importante: las instituciones de la sociedad deberían estar orientadas a liberar al hombre de su vértigo metafísico al ofrecer ceremonias religiosas públicas y sirviendo a lo Divino.

El Rey debería ser el Sumo Sacerdote; la Reina la Suma Sacerdotisa, y sus únicas responsabilidades frente al pueblo deberían ser el ejército, la ley y el orden y la religión pública. El resto debería dejarse a cada familia para que se ocupase de ello, para que así permanecieran verdaderamente libres.

El Rey y la Reina deberían determinarse no mediante unas elecciones, sino por selección; los hombres capaces deberían competir por la realeza en distintas pruebas anuales, los juegos de Mayo, más conocidos como “Torneos de Caballeros” en los tiempos cristianos o como diferentes desafíos para los protagonistas de los cuentos de hadas, que pretenden demostrar quién es el mejor de todos ellos; el Bragi. La tarea principal del Rey debería ser proteger a la Reina y preservar su inocencia. Las chicas más sanas (es decir, bellas) deberían competir por el reinado en una carrera anual de novias ( una brûðalaup), y deberían ser escogidas en función de sus habilidades, su belleza juvenil y su inocencia.

Reina de Mayo:

the-may-queen

El Rey y la Reina deberían estar casados, pero sólo simbólicamente; la Reina no debería sangrar jamás, y si lo hacía (y cuando lo haga) tendría que ser reemplazada.

Rey de Mayo:

olympia-ancient-greek-olympic-games-the-champion

Nuevos torneos se realizarían cada año, para asegurar que el Rey sea siempre el hombre más fuerte y sabio del reino, el más capaz de proteger la inocencia de la Reina, y de asegurar que la Reina sea siempre la más bella, sana e inocente de todas las chicas del reino.

El ejército debería estar compuesto por el propio pueblo; todos los hombres capaces deberían responder a la llamada cuando fueran convocados a la guerra por el Rey, y todos los hombres deberían ser responsables también de su propio equipo y su propio entrenamiento. Una unidad militar debería estar compuesta por los hombres capaces de una tribu. El ejército debería componerse de estas unidades tribales. Las mujeres deberían tener permitido también unirse a las campañas bélicas, como escuderas, ayudando a los hombres en el campo de batalla, llevando a los hombres cualquier cosa que necesitasen cuando combaten.

La ley y el orden deberían ser responsabilidad de los guardias (profesionales) del Rey y estar basada en el Honor. La inocente Reina debería ser siempre la juez en todos los asuntos legales. El Rey debería ser personalmente responsable del mantenimiento de esa guardia. Ser un Rey no debería ser algo rentable; debería ser una carga llevada únicamente por los más exitosos y capaces.

Los templos estar compuestos por hombres y mujeres jóvenes ansiosos por aprender, y de bardos ansiosos por enseñar. Filosofía, música, poesía, mitología y cualquier otra belleza en general debería ser su prioridad principal; ¡la armonía divina el fin último!. Cada tribu debería construir sus propios templos. Hombres y mujeres jóvenes no deberían servir jamás a los dioses para siempre, sino que deberían casarse tras unos 10 años al servicio de sus dioses, cuando tengan alrededor de 17 años de edad. Cuando fueran viejos podrían volver al templo y servir como bardos.

El Pozo de la Sabiduría:

religious-ceremony-in-ancient-greece-francis-oliver-finch

Cada reino debería ser pequeño. Todos los reinos europeos deberían estar en una confederación europea, que protegiera los intereses de todas las tribus cuando fuera necesario.

Las naciones europeas deberían componerse exclusivamente de individuos que fueran próximos entre sí por parentesco, para que así supieran perfectamente bien al mirar a los demás de la nación que el lazo entre ellos es fuerte. Ninguna confianza auténtica puede ser alcanzada jamás entre individuos que no se parecen mucho entre ellos. Ningún propósito ni significado común puede alcanzarse en una nación en la que sus miembros sean muy diferentes unos de otros. Cuando un hombre moría, él debía saber que sus hijos serían criados por otros que eran exactamente iguales que él; paganos europeos honorables. Sin este conocimiento un hombre es menos propenso a arriesgar su vida por la mejora de la tribu.

El Rey y la Reina de Mayo:

may-king-may-queen

El Honor debería ser la base de todo en la sociedad, y de la propia sociedad. Cada tribu deberia trabajar para conseguir Honor para la tribu. El Honor Individual debería obetenerse meduante actos de heroísmo y autosacrificio y por logros individuales extraordinarios. Sólo los buenos y los honorables deberían ser siempre recordados y cultivados. El mal que hace un hombre debería pasar a las Sombras; jamás debe ser mantenido con vida. ¡Echadlo a un lado, al pantano, y dejad que se hunda en el olvido!.

No importa cómo interpretes la idea de la reencarnación, la idea de que el hombre renacerá dentro de su estirpe debería ser la enseñanza oficial. Todo individuo es egoísta por naturaleza, y si a un hombre se le hace creer que renacerá en su familia, trabajará para asegurarle un buen futuro para sus descendientes, porque él creerá que volverá a este mundo como uno de ellos.

El hombre europeo debería volver a las costumbres de los Antiguos, para que así pudiera hacerse mejor de nuevo, y recomenzar su ascenso por la escalera hacia la divinidad. El hombre europeo debería estudiar la naturaleza de sus dioses, ¡y volverse divino él mismo!.

“Los filósofos dicen que hay Dioses, y que Su Voluntad dirige el Universo… Pero la lección más importante es descubrir la naturaleza de los Dioses. Al descubrir esa naturaleza, un hombre agradará a los Dioses al volver su propia naturaleza como la de los Dioses. Si lo Divino es fiel, él también debe tener fe; si es libre, él también debe ser libre, si es benévolo, él también debe ser benévolo; si es magnánimo, él también debe ser magnánimo. Así, para hacer propia la naturaleza de los Dioses, un hombre debe imitarles en cada pensamiento, palabra y obra” . (Epícteto).

El camino hacia la divinidad está abierto. ¿Por qué íbamos a escoger cualquiera de nosotros voluntariamente cualquier otro camino?.

El camino hacia la divinidad es duro, ¡pero esa dureza, esa lucha, ese dolor, paciencia y perseverancia, es lo que nos hace divinos!. Dejad que las heces de nuestros pueblos tomen ese otro camino, hacia la esclavitud y finalmente hacia el olvido. Ellos se desvanecerán de la faz de la Tierra y del recuerdo de hombre. La Naturaleza lo quiere así; la vida es para aquellos que quieren vivir, no para aquellos que buscan activamente la eliminación de todo lo que les pertenece. No derraméis lágrimas por ellos; ¡regocijáos cuando hayan desaparecido!.

Mirad al mundo en que vivimos hoy no como nuestra maldición, sino como la maldición para las heces de entre nosotros y como una oportunidad para que el bien haga sus obras; ¡para que vosotros actuéis honorablemente cuando el deshonor está a la orden del día!. La miseria de nuestra era es el trabajo hacia una nueva y mejor era, la Edad Dorada, que vendrá porque tiene que venir – como lo ha hecho anteriormente, una y otra vez. Dejad atrás las oscuras y profundas mazmorras, lavad la embarrada agua de pantano de vuestros pies, y entrad en la maravilloso y vasta naturaleza exterior; libre y fértil, plena de nuevas oportunidades. La armonía. Un mundo devuelto a su equilibrio tras dos mil años de invierno y oscuridad total. El Sol se elevará de nuevo en nuestro mundo, como lo hace cada mañana por y para cada uno de nosotros. HailaR Sôwili!.

El Pasado y el Futuro:

pantheon

 

 

Título original “The Divine Man“.

Traducido por Llew para Thulean Perspective.

El Niño Divino Desvelado

English. FrancaisItalianoMagyarСрпски.

El niño divino es un concepto bien conocido de la Antigüedad precristiana. Con el fin de engañar a los europeos para que aceptaran el cristianismo los primeros cristianos adoptaron este concepto también , debido a lo esencial que es este para la concepción europea de la vida.

Para que el niño se haga divino, el padre divino debe morir previamente; el niño viajará entonces al reino de los muertos y pasará algún tiempo con la madre divina dentro de la tumba. Él es iniciado de esa manera, y entonces renace; ¡él se ha hecho divino!. Se ha convertido él mismo en el padre divino.

Esta iniciación se describe en detalle en otra parte de este blog, así que no repetiré eso aquí, y esta es la quintaesencia del Paganismo Europeo; el cultivo del honor y del hombre honorable. No eres un hombre auténtico, no has sido elevado a lo divino, hasta que no hayas sido escogido por los muertos honorables para renacer como uno de ellos.

Así pues, los niños europeos del pasado no tenían nombres”verdaderos”. Se les llamaba a menudo simplemente “Cuervo”, “Oso”, “Zorro”, “Lince”, o como algún otro animal. Tenían que entrar en el reino de los muertos (es decir, en el túmulo funerario o la cueva funeraria) y resolver los acertijos que les imponía la Valkyrja (“seleccionadora de los caídos”). Entonces renacerían con el nombre del muerto honorable escogido por ellos. Con el tiempo el honor no fue lo único usado por los muertos para atraer a los niños; eran enterrados también con todas sus riquezas, con la esperanza de ser escogidos por uno de los niños. Los niños tomarían esos objetos de la tumba y los traerían de vuelta, para que fueran sus propias posesiones (pero se los entregaban primero a [un hombre que representaba a] Heimdallr/Cronos/Saturno para que los guardara en un lugar seguro hasta la noche de Yule). Esto no era visto como robar la tumba: ellos iban a renacer como la persona de la tumba, así que sólo estarían reclamando lo que eran sus propias posesiones.

(Sí, hubo muy pocos “robos de tumbas” en la Antigüedad; la mayoría de las veces ellos usaban estos túmulos funerarios solamente como se pretendía. Por eso no queda nada ahí; aquellos que fueron enterrados allí renacieron…).

El niño renacido era un niño divino, que era ahora parte de una hamingja, y volvían de la tumba en el 25º día de lo que para nosotros sería diciembre, y aquellos que habían tenido éxito con su iniciación recibían sus regalos (es decir, las riquezas de la tumba). Aquellos que fallaban recibían solamente cenizas de la tumba (y Heimdallr devolvería los objetos a la entrada de la tumba, de donde había sido recolectados1).

1 Y por si acaso te preguntas si las pruebas arqueológicas apoyan esta afirmación. Se han encontrado varias tumbas con las riquezas del interior colocadas justo dentro de la entrada.

El dios que les daba esos regalos, Heimdallr, es sabido que vive en el Polo Norte, el reno es un animal sagrado, el pino es su árbol sagrado, y su oído es tan bueno que puede oír la lana crecer en las ovejas, y su vista es tan buena que puede ver al césped crecer. Él es el dios del concepto: “Cosechas aquello que siembras”. Actualmente le conocemos más como “Santa Claus”, pero solía ser llamado simplemente “El Dios Blanco”.

694px-bronsplc3a5t_pressbleck_c3b6land_vendeltid

Con el tiempo, en algún momento del siglo 5º, y sólo tras muchos años de conflictos internos, con varios papas objetando firmemente en contra de ello, los cristianos comenzaron por supuesto a usar también esta parte de la religión europea, y afirmaron que su “salvador” ficticio nació el 25 de diciembre. Heimdallr fue reemplazado por un santo griego, que vivió en lo que hoy es Turquía. San Nicolás.

El niño divino tiene honor, tiene hamingja, por eso tiene vida eterna. Cuando muere renacerá. Cuando renace deja de ser un ser humano, y se convierte en vez de eso en un dios. Su mundo es divino, porque él lo es. Por eso él reside en el “Cielo”. Este es el origen de la “salvación” y de la “vida eterna en el Cielo” ofrecida por el fraudulento Jesús de la biblia.

El cristianismo es una religión penosa, sin sentido y completamente inútil. La única razón por la cual tiene cierto atractivo para muchos en Europa es porque parece contener muchas verdades; lo hace porque ha robado e incorporado buena parte de la religión europea en su interior. Pero no contiene ninguna verdad; el buen simbolismo, los buenos conceptos están todos ellos ahí, pero todos están vacíos y carecen de ningún significado. Se comieron todos ellos, pero fracasaron por completo en digerir lo que se comieron. El cristianismo, queridas damas y caballeros, no es nada más que un timo.

Para aquellos pobres individuos que han sido engañados por la verborrea judía a la que denominan cristianismo, puedo decirles que todo aquello que buscáis, todo lo que estimáis, todo aquello por lo que anheláis y todo aquello que abrazáis, se encuentra en la religión europea. Es una religión hecha por nuestros antepasados, para sí mismos, pero también para nosotros.

Muchos de nosotros somos ellos – hemos renacido con una hamingja – pero el resto de nuestros antepasados aún están aguardando para renacer. Como veis, la mayoría de los hombres no tienen actualmente ninguna compresión profunda de nada. No fueron iniciados jamás, ni por casualidad ni a propósito, así que no tienen rumbo, ni propósito ni significado en la vida. Tan sólo vagan por ahí sin ningún objetivo, sin saber siquiera qué es lo que andan buscando; caen presos fácilmente en las mentiras de nuestros enemigos.

Acude a tus raíces y lo hallarás todo allí. La verdad se encuentra en tu sangre. Esto es, si todavía es europea, por supuesto…

HailaR BalðuR!

Post relacionado aquí.

osiris_isis_horus

 

Título original “Divine Child unveiled“.

Traducido por Llew para Thulean Perspective.

El Regreso del Hombre

English. Francais. Serbian.

El hombre es una criatura estropeada, un hombre domesticado no mejor que el ganado, y la mezcla de especies es lo que ha causado esto – como se explicó aquí, aquí y aquí. Comenzó hace mucho tiempo, y sigue pasando mientras hablamos, y seguirá pasando durante algún tiempo más antes de que desaparezca el hombre moderno.

La humanidad aún tiene calidad, sin embargo, individuos merecedores de la vida, fuertes en mente y corazón, de miembros y huesos. Ellos se espantan ante la domesticación humana, sienten repulsa ante ella y toman pasos para librarse de la jaula en la que viven. Comprenden que nuestro estilo de vida moderno – con la domesticación tanto de animales como de humanos – es destructiva y tratan de encontrar alternativas.

No se aferran a sueños utópicos en los que todos nuestros problemas se resolverán en el futuro mediante un “progreso” tecnológico y científico aún mayor, por algún deus ex machina. El “progreso” está de hecho domesticándonos aún más, acelerando así la caída del hombre (como se puede ver muy bien en los últimos cien años o así). En vez de eso los hombres buenos aceptan la realidad y saben que los dioses deben, digámoslo así, seleccionar de entre la humanidad, y dejar al resto desaparecer en la oscuridad y la muerte. Aquellos pocos escogidos deben ser preservados para lo que tiene que venir tras el gran diluvio – que tiene que llegar y que la Madre Naturaleza traerá por sí misma.

El auténtico “dios de la máquina” es el hombre que se sienta y averigua cómo puede sobrevivir al gran diluvio, y volver al estilo de vida de los más antiguos. También entenderá que toda la tecnología con la que nos rodeamos, la que nos hace la vida tan fácil, solamente está haciéndonos débiles y estúpidos e inútiles, y debe también perderse en el olvido. Y quedarse allí.

Un poco de música antes de seguir:

Cuando un hombre en el nuevo mundo trate de hacer algo más fácilmente no se le permitirá. La vida es para el fuerte y capaz, para el hombre sano (bello) y armonioso, no para los vagos alfeñiques que siempre tratan de buscar los caminos más cortos hacia sus objetivos. El hombre se hará mejor de nuevo, lentamente al principio, y luego rápidamente, hasta que sea fuerte, capaz, bello y armonioso como solía serlo, en las eras olvidadas. Hasta que sea lo que puede ser y lo que debería ser.

HailaR MannR!. HailaR WôðanaR!

 

Título original “The Return of Man“.

Traducido por Llew para Thulean Perspective.

Sobre el diluvio que se avecina

Nuestro mundo está cambiando. Todo parece estar disolviéndose. Hemos entrado en una época de máxima confusión, ignorancia, desesperanza y desconfianza. Se han roto todos los lazos; toda lógica, junto con leyes y reglas han sido desechadas; toda sensatez ha sido sellada en cuartos privados -y mantenida celosamente lejos del alcance de otros. Los pozos más profundos se han convertido en las más altas torres; las más altas torres en los pozos más profundos. La verdad es mentira, y las mentiras son la verdad. Lo correcto es incorrecto, y lo incorrecto es correcto. El suicidio se ha vuelto vida, y la vida ‘odio’. La lujuria es ‘amor’. La decadencia es innovación. La degeneración es creación. La inmundicia es pureza. La perversión es ‘salud’. Las violaciones son ‘enriquecimiento’. Los parásitos son héroes. Los héroes son villanos. Bienvenidos al infierno en la  tierra que el hombre ha creado: ¡nuestro mundo, 2014 A.D.!

Algunos dirán que todo tiene un final, pero yo diría que más bien todo cambia. La naturaleza se encargará de ello.

Primera fase: colapso

La naturaleza acabará con la distopía en que vivimos, por medio de grandes tormentas solares, pandemias, tornados y tormentas; maremotos, terremotos y erupciones volcánicas; meteoritos, y una nueva glaciación. Todo lo que hoy conocemos cambiará; casi todo desaparecerá de la noche a la mañana, y el hombre moderno quedará abandonado a su suerte, con cada vez menos medios modernos en los que apoyarse. Y llegará un punto en que el sistema que mantenía la sociedad artificialmente a flote colapsará por todas las dificultades, y entonces también colapsará la sociedad misma.

Ya estamos en esta fase. Está sucediendo ahora mismo, y sólo aquellos que consigan alejarse de ‘las masas’ tendrán alguna esperanza de sobrevivir. Cuanto más os tardéis en alejaros de las masas, menor será vuestra posibilidad de sobrevivir.

Segunda fase: supervivencia

Cuando la próxima gran tormenta solar alcance la tierra, algunas plantas nucleares se volverán nuevas Chernobyl (aunque también podría suceder antes de esto debido a errores humanos o técnicos, y es posible que se produzca un efecto dominó). Las plantas nucleares tienen  generadores de energía para emergencias, pero estos generadores funcionan con diésel, y sus reservas de este combustible no durarán más de una semana -y no habrá forma de transportar más diésel a las plantas cuando los vehículos hayan dejado de funcionar, cuando ya no se produzca más diésel, y cuando nadie pueda presentarse a trabajar porque es imposible llegar al lugar de trabajo, y justo cuando la gente deberá ocuparse más que nunca del cuidado de sus familias. Algunos ingenieros optarán por llevar a sus familias a un lugar seguro en vez de asistir a sus trabajos. Apagar de manera segura una planta nuclear toma varios meses. Algunos podrán conseguir suficiente diésel para hacerlo de los alrededores. Otros no lo lograrán. El mundo entero -no sólo los países que cuenten con plantas nucleares- sufrirá enormemente a causa de la lluvia radiactiva. Nada será reconstruido, en tanto la humanidad se sofoca rápidamente, siendo abatida por el peso del agua contaminada, el crimen, la violencia, el hambre, las enfermedades que causará el rápido acumulamiento de basura y excremento humano en las calles, pues el sistema de alcantarillado también dejará de funcionar. Y cualquier otro horror que podáis imaginaros caerá sobre nosotros.

f0932724d086841ca98e169cc0380844

Entonces, los únicos que tendrán posibilidades serán quienes mantengan sus propias reservas de ‘azul de Prusia’, algas pardas y rojas (rodofitas y feofitas), yoduro de potasio, ajo, et cetera, para sobrellevar la radiación, y agua limpia y comida fresca suficientes para sobrevivir por sí mismos durante varios años en un mundo radiactivo. Ni siquiera podréis comer lo que cultivéis en vuestro huerto o lo que recolectéis en los alrededores, o beber el agua de la lluvia o de los ríos. Todo será demasiado radiactivo, al menos por un tiempo.

Tercera fase: recuperación

Pasado algún tiempo, podrán identificarse las áreas con menos radiación usando contadores Geiger con baterías almacenadas en hornos microondas y otros lugares protegidos (‘jaulas de Faraday’) durante la(s) tormenta(s) solar(es) (y semanas después), y los sobrevivientes podrán entonces comenzar a cultivar su propio alimento. Sólo quienes posean semillas no transgénicas ni híbridas conseguirán cultivar plantas que produzcan fruta fértil. (En algunos países, estas semillas ya son ilegales, por lo que deberíais conseguir algunas antes que sea demasiado tarde -y ‘actualizar’ vuestras reservas anualmente.)

Habrá tan pocos sobrevivientes que la caza no disminuirá significativamente la población animal, y, tal como en el área de Chernobyl, la flora y fauna salvajes regresarán en gloria y majestad una vez que el hombre se haya ido. Mas aún habrá mucha radiación en la carne, y, otra vez, sólo aquellos que tengan lo necesario para sobrellevarla (a saber, azul de Prusia, algas pardas y rojas, yoduro de potasio, ajo y demás)  serán capaces de sobrevivir. Y aún así no todos lo harán.

Cazando, recolectando y cultivando su propia comida, los pocos sobrevivientes pasarán años y años de grandes dificultades, pero los más inteligentes, los más fuertes, los mejor preparados, y los más afortunados se habrán abierto camino hacia un mundo mejor.

Golden Autumn Desktop Background

Cuarta fase: un nuevo mundo

El nuevo mundo será distinto. Muchas de las especies que hoy conocemos estarán extintas, y también habrán surgido algunas nuevas, tal vez debido a las mutaciones causadas por la radiación, y al mestizaje de especies conocidas que hayan sido desplazadas de sus hábitats naturales y forzadas a aparearse con individuos de otras especies para, parcialmente al menos, sobrevivir (como parece haber sucedido en Norteamérica cuando, en algún momento, los osos polares se vieron forzados a viajar hacia el sur y aparearse con los osos pardos, dando origen a una nueva clase de oso, que conocemos como grizzly).

Eones pasarán, y la humanidad se recuperará. Puede que esta humanidad sea más sabia. Puede que sea mejor, pues habrá superado tormentas de acero, fuego, hielo y sangre. Y puede que también la humanidad haya sufrido cambios debido a mutaciones, mestizaje, y cambios en su estilo de vida.

Todo lo que sé es que quienes más posibilidades tendrán de sobrevivir y conformar la futura humanidad serán aquellos que tengan la sensatez de prepararse para lo que pueda venir. De manera que los ‘paranoicos conspiracionistas’ constituirán el gran núcleo de la humanidad.

IMG_0257

Emergerán nuevas sociedades, nuevas comunidades, y puede que sean muy distintas de las que tenemos hoy. Las principales motivaciones del hombre ya no serán la avaricia y la satisfacción inmediata. Podrán verse una vez más las estrellas, pues habrá desaparecido toda contaminación lumínica. El hombre habrá vuelto a sus inicios.

P.S.: No olvidéis también acumular libros, y aseguraos de mantener vivas nuestras tradiciones europeas. No hay árbol que pueda crecer fuerte y sano sin tener raíces. (Sugerencias de libros: Sorcery and Religion in Ancient Scandinavia y MYFAROG. 😉 ).

Buena suerte.

 

Varg Vikernes

 

Título original: “About the Coming Deluge

Traducido por Pablo Lintz para Thulean Perspective

El culto a la fertilidad, parte II

Lo que tanto académicos como aficionados consideran como ‘cultos a la fertilidad’ por parte de nuestros ancestros no tiene que ver sólo con la fertilidad humana, sino que también con la de los cultivos. Representan a ‘la diosa’ como alguna especie de ser que reparte fertilidad por doquier, garantizando la fertilidad de los campos.

Por otro lado, todos los hechizos escandinavos antiguos (‘canciones mágicas’) que conozco hablan sobre el despertar de los campos (después del invierno; es decir, sobre la siembra de semillas), y la protección (contra los ‘malos espíritus’) de los campos, sin que se diga una sola palabra sobre la fertilidad de los campos. Y, una vez más, basta una simple pregunta para desbaratar la teoría oficial: ¿era entonces la fertilidad de los campos un problema? Y ¿por qué rayos iba a serlo? ¿Acaso la naturaleza estaba bajo algún influjo nocivo en aquella época del que no sepamos hoy? ¿O es que alguien vendía semillas transgénicas o híbridas cuyo producto no producía semillas fértiles, de manera que sólo servían una vez (como sucede hoy)? El único problema que pudo haber entonces en este contexto es la falta y/o exceso de luz solar y lluvia, y por supuesto parásitos, enfermedades de las plantas, que pájaros se comieran las semillas y otros animales la producción, etc., todo lo cual se atribuía a la influencia de ‘malos espíritus’.

Las deidades vistas generalmente como ‘deidades de la fertilidad’ no son tal cosa. Son en realidad deidades del amor, la amistad, la hechicería (‘despertar’ o protección de los campos), y -más comúnmente y tal vez con mayor importancia- de las belleza y salud joviales (lo que en verdad son dos caras de la misma moneda).

Generalmente, la fertilidad no era un asunto de mucha importancia en ningún ámbito, mas si lo era el tener buena salud, y lo era aún más para la mujer que fuera a parir. Lograr la preñez no era en absoluto un problema, pero si la mujer -y su hijo- quería sobrevivir al parto necesitaba tener una buena salud. Y, comúnmente, esto también era de gran importancia para los campos; sólo la buena salud podía protegerlos de los ‘malos espíritus’ antes mencionados. Así que las diosas de la buena salud los bendecían para fortalecer su salud y protegerlos.

Y así llegamos al símbolo (el símbolo) de la buena salud en la Europa pre-cristiana: la copa (o también caldero) de la diosa de la tierra. Hoy este símbolo es mejor conocido por los pervertidos y cristianizados mitos paganos sobre el ‘Santo Grial’, pero, como podréis comprender, la copa era un atributo de la diosa de la buena salud. Dicho de forma más sencilla: quien bebiese de ella se volvería más saludable. El beber de esta copa neutralizaría el efecto de venenos, curaría enfermedades, sanaría heridas, e incrementaría la posibilidad de que las mujeres encinta sobreviviesen al parto.

Si tenemos en cuenta la importancia que tienen para el cultivo la lluvia y la luz del sol, también los atributos del dios del cielo se vuelven más comprensibles. Su cetro (que originalmente era una piedra, y luego un martillo o hacha) creaba el trueno (como piedras chocando una contra otra y produciendo chispas, lo que puede usarse para encender fuego); su espada era el relámpago que esto producía (lo que transfería el poder del cielo -el sol- a la tierra; y su corona (su aureola) era el propio sol, brillando detrás de él.

Juntos, la diosa de la tierra y el dios del cielo controlaban todo lo necesario para que el cultivo prosperase: luz el sol, lluvia y buena salud. El atributo de la diosa de la tierra también era muy provechoso para las mujeres encinta que querían gozar de suficiente salud para sobrevivir al parto. Y el atributo del dios del cielo era muy provechoso para los guerreros, pues, cuando el dios del cielo posaba su espada sobre sus hombros, transfiriéndoles así el poder del sol, éstos se volvían aún más fuertes, ¡o incluso invencibles!

Balder_und_Nanna_by_F_W_Heine_s

Así pues, ¿existió en realidad un culto a la fertilidad en Europa? Bueno, al menos yo no veo rastros de algo así. Y tampoco es que un culto de esa clase hubiera tenido mucho sentido.

Entonces, ¿por qué es que se habla tanto de este ‘culto a la fertilidad’, de la importancia de la fertilidad para el hombre antiguo, etc.? ¿Por qué rayos? Pues mucho puede explicarse con simple ignorancia, y aún más por la predominancia de las ideas feministas, pero gran parte de esto debe ser simplemente una denigración del hombre antiguo. Lo que se intenta es hacernos creer que era un degenerado (‘era tan infértil’), un pervertido (‘toda su religión se basaba en tener tanto sexo como fuese posible’), y despojar a la religión de nuestros ancestros de todo sentido metafísico, lo que por supuesto se hace para que resulte menos atrayente para la gente de hoy.

Si queréis saber más sobre el sentido metafísico de la religión europea, podéis leer los artículos vinculados con esta entrada.

P.S.: He incluido, por cierto, todas estas ‘características’ en la religión y la hechicería de MYFAROG. 🙂

 

Título original: “Fertility Cults II

Traducido por Pablo Lintz para Thulean Perspective

Hacia el mar… ¿y de vuelta?

English. Serbian.

Primero un poco de música apropiada.

El Sol lo es todo para nosotros. No podemos existir sin él. Se levanta en el este cada día y viaja a través del firmamento hacia el oeste, en donde se hunde en el mar.

A lo largo de la costa oeste de Escandinavia solían construir asentamientos en lugares desde los que podían ver al Sol alzarse sobre la cima de una montaña en el este. Esas montañas eran vistas como sagradas y llevaban nombres tales como Solberg, Solbjorg u otros nombres similares que significan “Montaña del Sol”. Esos asentamientos estaban construidos también cerca de ríos o lagos, con nombres conectados a los dioses de la Luna, tales como *Skanþan (Skaði en noruego). *Skanþan era un dios lunar de las montañas y los ríos de montaña, asi que él estaba naturalmente casado con la diosa del mar, *NerþuR. Después de todo, el agua de los ríos fluye hasta el mar. Son uno.

*Sôwili y *Manan, el Sol y la Luna, siempre aparecían juntos, como una pareja natural. Juntos forman las palmas del Dios Celeste, *TîwaR. Juntos forman también los ojos de *WôðanaR, y así le convierten en el aspecto del Dios Celeste conectado tanto con el reino de los vivos como el de los muertos. Él tiene un ojo en el Cielo, y un ojo en el reino de los muertos todo el tiempo. Así pues él conoce las runas (es decir, los secretos), de los muertos y los vivos.

Nuestras mentes miran a nuestro mundo viviente, pero también al reino de la muerte. Recordamos la muerte todos los días, y sufrimos nuestra “pequeña muerte” también cada noche, cuando nos vamos a dormir, y nos preguntamos porqué tiene que terminar todo algún dia. Algunos lo desean. Otros intentan no pensar sobre ello. Algunos lo temen. Otros no.

La muerte no me molesta. Ya he hecho bastante y visto bastante como para morir satisfecho. Temo más el retorno a la vida que la muerte: cuando me una al Sol en el mar del olvido, en el reino de la muerte, y olvide todo lo que ha pasado, ¿qué veré cuando vuelva algún día?. Me arrepentiré de haber vuelto?. ¿Cosecharé todo el sufrimiento y la miseria que sembramos hoy?.

Por eso intento sembrar el bien y lo justo en Europa ahora, lo puro y lo iluminado, lo amable y agradable, lo sano y bello; lo europeo.

Podría no volver jamás, pero eso no importa; pensar con certeza que lo haré ayuda a aquellos que vendrán detrás de mí, porque me hará trabajar por un futuro para ellos, y yo me desvaneceré finalmente sabiendo que hice algo bueno. ¿Qué mas podemos esperar como recompensa a la vida?. ¿Qué más querría alguien?. ¿Qué mejor recompensa podría pedir nadie?.

Creo que tener una mente pagana nos haría bien a todos…

HailaR WôðanaR!

img_6997

“Los grandes árboles crecen de las pequeñas semillas”

Título original “Into the Sea… and Back again?”

Traducido por Llew para Thulean Perspective.

¡Genocidio!

English. ItalianoMagyar.

Es extraño que se suela hablar de los misioneros en términos positivos aquí en Europa, pero creo que todos deberíamos abrir los ojos y ver lo que son realmente esas gentes y lo que hacen en realidad.

Europa fue cristianizada por la fuerza; sobornos, amenazas, engaño, traición, tortura, lavado de cerebro y asesinato. Los cristianos talaron nuestros bosques sagrados y quemaron nuestros templos, y fueron incluso beatificados por ello. Luego construyeron sus propios templos (alias iglesias) sobre los lugares sagrados europeos, en donde solían estar nuestras arboledas sagradas y templos, para asegurarse de que ningún templo pagano fuera construido de nuevo allí, y que ningún trabajo arqueológico se llevara a cabo. (Y luego criminalizaron el tipo de comportamiento que les había permitido cristianizar Europa primeramente).

En Francia uno de los peores de esos maníacos genocidas es celebrado como Carlomagno, “Carlos el Grande”, bien conocido en los círculos paganos por su cobarde masacre de cerca de 4.500 prisioneros sajones desarmados en Verden. La entrada de la Wikipedia describe la nauseabunda masacre de esta forma: “La masacre de Verden (…) fue una matanza de 4.500 prisioneros sajones rebeldes en el 782. Durante las Guerras Sajonas, los sajones se rebelaron contra la invasión de Carlomagno y sus subsiguientes intentos por cristianizarlos de su paganismo germánico nativo”.

Según mi punto de vista los defensores no se “rebelan” contra los ejércitos invasores que intentan destruir su cultura; ellos contraatacan. Resisten. Y con todo el derecho. A eso se le llama guerra.

Oh, pero eso fue en el pasado, ¿verdad?. ¡Los cristianos no son así ahora!. Bueno, puede que no lo sean en Europa; ya han destruido todo lo que podían destruir aquí, así que, ¿por qué iban a serlo?. Pero si miras a otra parte…

Echa un vistazo al Nepal, un país que solía ser hinduista, durante eones. En cierto momento permitieron a los cristianos ir a su tierra, pero prohibieron todo tipo de trabajo misionero. Pero tras algunas presiones, amenazas y sobornos, se les permitió “por fin” a los cristianos difundir su religión entranjera allí también, y por supuesto cuando los nepalíes nativos se les resisten se les llama terroristas. Los cristianos allí acusan a los nepalíes por perseguirles – “solo” porque tratan de destruir todo lo que es suyo, y “sólo” porque son financiados por ricos extranjeros en un país pobre. ¿Qué poder económico crees que tiene el Nepal para defenderse contra esto?. Ellos construyen sus iglesias y escuelas masivamente, para difundir el cristianismo en el Nepal, ¡y aquellos que se les resisten son descritos como atrasados terroristas!.

Así pues,cuando defiendes tu cultura contra el cristianismo eres un terrorista – o un rebelde. Y los cristianos que trabajan para destruir tu cultura, usando cualquier y todos los medios disponibles para conseguirlo, son héroes, santos y sólo están allí para ayudar… para ayudarte a librarte de esa atrasada y despreciable religión gentil.

*escupo*.

La arrogancia de los cristianos es extrema. Su base es que todas las demás religiones son despreciables y deben ser eliminadas de la faz de la Tierra. Todas las demás culturas aparte de su propia cultura hebrea son vistas por ellos no sólo como desdeñables, sino directamente satánicas y malignas, y que ellos están haciendo algo bueno cuando las destruyen. Si, ¡los misioneros son tan ilusos que creen que ayudan a los demás al destruir todo lo que es suyo!.

¡Misioneros cristianos trabajando en Nepal!

clouds

Los cristianos no están en Nepal para ayudar a los nepalíes; están para destruir su cultura, su religión y su herencia – y para reemplazarla con la suya propia.

¿Con qué derecho hacen esto?

¿Por qué no hay nadie clamando en protesta contra este genocidio?. ¿Dónde se encuentran los medios mientras los nepalíes están siendo expustos a este cobarde, despreciable y nauseabundo genocidio?. Ellos seguro que se acuerdan del Holocausto, cuando los judíos eran la víctima principal, pero al parecer no importa nadie más. Sólo los judíos les importan. Y por supuesto que eso tiene sentido: la mayoría de los periodistas y propietarios de periódicos son ellos mismos judíos o cristianos (es decir, judíos artificiales) (simplemente busca en Google). Así pues cuando enseñamos a nuestros hijos acerca de los horrores del Holocausto, una y otra vez, año tras año, para que tales cosas no pasen de nuevo nunca, al mismo tiempo no hacemos nada acerca de un genocidio que está en curso en Nepal en este mismo momento. A nadie le importa. Porque los nepalíes no son judíos. Tan “sólo” son paganos. Porque son víctimas de un genocidio que se lleva a cabo porque los cristianos quieren destruir a todas las religiones, culturas e ideas no judías de este planeta, y reemplazarlas con su propia religión, cultura e ideas hebreas.

Todos los misioneros cristianos (y los musulmanes también, por supuesto) de este planeta deberían ser mandados al tribunal internacional de la Haya, acusados de genocidio o por tener intención de cometer genocidio. Están destruyendo culturas, religiones y finalmente también pueblos enteros. Como lo han hecho en toda Europa. ¡Están destruyendo la escasa diversidad humana que (aún) nos queda en este planeta!.

Europa fue cristianizada, pero el cristianismo es una religión judía, así que no tiene raíces en Europa, o en el hombre europeo (¡o en el Nepal o el pueblo nepalí!). Las únicas cosas que podemos apreciar en el cristianismo son los elementos que en realidad no son cristianos; los elementos paganos incluidos en el cristianismo durante la cristianización de Europa. Un pequeña racha de viento, un poco de aire fresco, mandará al cristianismo volando fuera de Europa, de vuelta a la “tierra santa” de donde vino. Un poco de lluvia y el fuego judío que consume Europa se extinguirá en un instante. Un pequeño golpe con el pie y la religión judía será aplastada por completo en Europa. No tiene ningún vínculo auténtico de ninguna clase con Europa, salvo los elementos paganos, y no necesitamos del cristianismo para mantenerlos.

Y si alguna vez te has preguntado por qué son tan agresivos hacia mí, ese pequeño y perturbador músico noruego que vive en Corrèze, ahora ya lo sabes; abro mi boca y respiro en la dirección “incorrecta”, y temen que su casa de naipes se derrumbe debido a eso. La religión europea está en nuestra naturaleza; ¡conlleva tan poco esfuerzo reencender la llama pagana!. Europa puede despertarse en un instante. Ellos lo saben. Lo temen. Los “enemigos” ven que su poder corre el riesgo de desvanecerse en el aire de la noche a la mañana. A los europeos como yo no nos importan ni la “tierra santa”, ni la “sagrada biblia” ni el “pueblo elegido”. HailaR WôðanaR!

Post relacionado aquí.

La kumari, un importante símbolo budista-hinduista que los cristianos están tratando de cristianizar en el Nepal, ¡justo al igual que cristianizaron nuestras deidades europeas como “santos” cuando cristianizaron Europa!.

Matina Shakya is taken to her temple after being appointed as the new living Goddess or Kumari in Kathmandu

tumblr_lsswhpbspe1qlsr3bo1_400-1

 

 

Título original “Genocide!

Traducido por Llew para Thulean Perspective.

Eternamente Jóvenes

English. MagyarСрпски.

La humanidad no es una entidad estática; la humanidad ha cambiado mucho desde la antigua Edad de Piedra. No sólo porque debido a la evolución, y en verdad ni principalmente por causa de la evolución, sino debido a la hibridación – algo que llamamos más habitualmente “mestizaje”, o incluso “mezcla de especies”.

El hombre europeo moderno es un ser híbrido; es todavía un neandertal, principalmente (un 99’7% de media), pero tiene también algunos genes (un 0’3% de media) africanos (es decir, de homo sapiens). Esta mezcla ocurrió probablemente durante las Glaciaciones, cuando algunos de estos protoeuropeos fueron desplazados hacia el sur por causa del frío extremo en Europa, y allí (en Oriente Medio y en el África nororiental) se encontraron con los protoafricanos, mucho más débiles física e intelectualmente. Lo más probable es que los protoeuropeos mataran a los adultos protoafricanos, pero no a los niños, y de vez en cuando adoptaran a un niño africano superviviente por compasión (un rasgo aún muy fuerte en Europa). En raras ocasiones a esos niños adoptados se les permitió emparejarse, y debido a que eran de especies diferentes sólo la descendencia femenina sería fértil. En raras ocasiones la sangre mestiza sobreviviría durante más de unas pocas generaciones, y cuando lo hizo su ADN africano fue transportado por las tribus de protoeuropeos, y finalmente se distribuyó equitativamente entre ellas.

Cuando estos protoeuropeos mezclados volvieron a Europa – después de unos 120.000 años de Glaciación aproximadamente – ellos se trajeron esos genes consigo, y el ADN africano se distribuyó aún más entre las poblaciones europeas. Cuanto más al norte, menos individuos con genes africanos sobrevivieron, porque esos genes después de todo no eran ninguna ventaja en Europa, y así Europa se quedó con una población más clara, rubia y de ojos azules cuanto más al norte vayas.

Toda la gente de Europa tiene algo de ADN africano, y esto cambió al hombre europeo. Lo más obvio es que se volvió físicamente mucho más débil y su cerebro se encogió – porque el tamaño y la forma del cráneo cambiaron. Él es prácticamente el mismo, pero esos pequeños cambios en el hombre europeo tienen mucho que decir con relación a la mayoría de las cosas.

Algunos ven esos cambios como algo positivo, porque éstos condujeron probablemente a la creación de la civilización, de la alta cultura y la alta tecnología. Otros los ven como negativos, porque desembocaron en una larga lista de problemas de salud e incluso problemas mentales para el hombre europeo moderno. Lo más probable es que casi todos los problemas que tenemos que están relacionados con nuestro sistema nervioso y casi todos los problemas autoinmunes son un resultado directo de esto. La angustia metafísica, y probablemente casi todos los demás problemas mentales que los europeos modernos sufren en particular son un resultado de esto. Si quieres saber más acerca de eso puedes leer los post en atala.fr.

Volveré al tema de la civilización, de la alta cultura y la alta tecnología, sin embargo, y trataré de explicar por qué esto pasó por causa de la mezcla de especies. Ya ves, hay aquí una paradoja aparente: que sepamos, los más inteligentes protoeuropeos no crearon ninguna civilización, ninguna alta cultura ni ninguna alta tecnología (aunque ese podría ser el único problema en este contexto; que simplemente no sepamos de ella en la actualidad. Podría haber existido), pero, los europeos mezclados menos inteligentes lo hicieron. Si los protoeuropeos sin mezcla eran más inteligentes, ¿entonces por qué no lo hicieron ellos?.

Solemos tener en alta estima a la civilización, a la alta cultura y la alta tecnología en nuestros días, y medimos en cierto modo la brillantez de una raza por cuán avanzada sea en relación a esto. He sugerido previamente que quizás eran tan inteligentes que escogieron no crear esas cosas, porque sabían o comprendían los efectos adversos que tenían y cómo las cosas se torcerían si lo hacían. Quizás haya otra explicación a esto sin embargo…

Nacemos como bebés, luego somos niños durante algún tiempo antes de hacernos adolescentes, y finalmente adultos. Cuando éramos protoeuropeos (es decir, neandertales; acuérdate), nuestros cráneos cambiaban cuando nos hacíamos adolescentes. Los niños neandertales tenían exactamente los mismos cráneos que los niños europeos modernos; nuestros antepasados no desarrollaban los bien conocidos rasgos faciales neandertales hasta que se hacían adultos. Hoy día el hombre europeo nunca lo hace; así pues, en cierto sentido éste sigue siendo un adolescente.

Se supone que las mujeres jóvenes tienen que ser atractivas para los hombres, con el fin de poder escoger entre muchos hombres para encontrar aquel que sea el mejor para ella, y entonces cuando lo ha hecho se supone que ella debe crecer y criar a sus hijos y centrarse en su familia a su vez. Las mujeres modernas están obsesionadas con su propia belleza incluso décadas después de haberse casado y haber tenido sus hijos, y siguen intentando ser atractivas para otros hombres, debido a que en realidad ellas jamás han crecido. La mezcla de especies las ha llevado a no desarrollarse como deberían, así que jamás desarrollarán sus cráneos adultos.

Se supone que los hombres jóvenes deben impresionar a las mujeres jóvenes, con sus habilidades, su fuerza, sus artes y su coraje, con el fin de ser escogidos por la mejor mujer, y cuando son elegidos se supone que deben madurar y proveer a sus familias de todo aquello que necesite; comida y seguridad especialmente. El hombre moderno nunca ha dejado de tratar de impresionar a las mujeres, incluso décadas después de haber sido elegidos por una mujer, porque ellos jamás han llegado a madurar en realidad. La mezcla de especies les ha llevado a no desarrollarse como deberían, así que jamás han llegado a desarrollar sus cráneos adultos.

Las consecuencias de esto son muchas, pero enfoquémonos por ahora al menos en cómo esto ha conducido a la creación de la civilización, la alta cultura, y la alta tecnología, y antes de nada en aquellas áreas en las que la hibridación ha sido más amplia; en el sur de Europa, en Oriente Medio y en el África nororiental.

En las áreas menos híbridas de Europa los hombres crecían más y durante más tiempo que en las áreas más híbridas, e incluso hasta tiempos históricos los hombres del norte, este y oeste de Europa se convertían verdaderamente en auténticos adultos, con rasgos faciales y cráneos protoeuropeos auténticos (y por tanto con sus cerebros). Por eso las mujeres en esas áreas eran menos “putillas” – como es relatado por Cornelius Tacitus en su libro Germania – y los hombres menos infantiles.

Moneda gala. Imagen de un hombre con rasgos faciales neandertales.

rrc-448-2-obverse

En las áreas más híbridas de Europa, lo cual hablando genéticamente incluye a los antiguos egipcios, y suponemos que también los sumerios, los hombres seguían compitiendo por el favor de las mujeres durante toda sus vidas. Como los hombres jamás crecían realmente ni se hacían adultos, siempre trataban de impresionar a las mujeres con lo que hacían, incluso aun después de haberse hecho más viejos y sabios; su arte y arquitectura se hacía cada vez más impresionante. Todos querían exhibirse con cualquier cosa que hicieran, para impresionar a las mujeres más atractivas, y si alguien hacía algo grande los demás querían hacerlo incluso mejor que éste – todo con el fin de impresionar a las igualmente inmaduras mujeres, que a su vez seguían haciendo todo lo que podían para ser atractivas para todos los hombres. Para seguir haciéndolo los hombres necesitaban nuevas técnicas y nuevas ideas, y cuando se hacían viejos y sabios eran capaces de crear nuevas técnicas y llegar con esas nuevas ideas, y eso explicaría el nacimiento de la civilización y de la alta cultura en esas regiones.

Con el tiempo el ADN africano se introdujo también en los europeos del norte, el este y el oeste, y los convirtió en también en tales hombres infantilizados y creativos, y finalmente los europeos desarrollaron alta tecnología – y debido a eso nuestro mundo se dirige ahora hacia un desastre medioambiental, con la alta tecnología que permite que la humanidad se vuelva demasiado numerosa y produzca demasiado, que se hace a partir de los limitados recursos que tenemos aquí en nuestro planeta…

Los protoeuropeos desarrollaron también tecnología; lanzas, jabalinas, flautas de hueso y mucho más, pero tuvieron el sentido de no ir demasiado lejos. Sabían cuando parar, y debido a eso vivían en armonía con la naturaleza. La “primitiva” Europa neandertal duró varios cientos de miles de años. ¿Cuánto crees que durará la “avanzada” Europa de la alta tecnología?.

HailaR WôðanaR!

Video relacionado:

 

 

Título original “Forever Young“.

Traducido por Llew para Thulean Perspective.

La esvástica, el martillo y la copa

Las tres cosas más importantes para el hombre prehistórico ‘primitivo’ eran la luz del sol, la lluvia y la buena salud. Este hombre, naturalmente, no veía el mundo como si fuera sólo blanco y negro; vivía más allá del bien y del mal. Esto no quiere decir que fuera inmoral o amoral; quiere decir que sabía que la naturaleza no era ni buena ni mala. Por ejemplo, el sol puede iluminar tu mundo, pero también puede cegarte; puede calentarte, pero también quemarte.

Por lo tanto, para este hombre primitivo, la clave del éxito era el equilibrio. Necesitaba que el sol iluminara y calentara su mundo, pero también necesitaba que dejara de hacerlo en algún momento. Necesitaba que lloviera, pero también necesitaba que parara de llover en algún momento.

Necesitaba un poco de cada uno, y, a través de la hechicería y después también de las oraciones y sacrificios, hacía todo lo posible para influir en este equilibrio. En este contexto, la esvástica (o rueda solar) simbolizaba el sol viajando por el firmamento, y el martillo simbolizaba la capacidad para provocar lluvia (golpeando con él una roca en el cielo, lo que crearía relámpagos y lluvia).

Detalle del barco de Oseberg:

image005OSEBERG

Cuando la lluvia y la luz del sol eran suficientes, este hombre prehistórico podía obtener de la naturaleza todo lo que necesitaba, y así tener también una buena salud. Por lo general, estos productos se recolectaban y se servían en una copa, y es por esto que la copa pasó a ser un símbolo de buena salud.

Recordad esto la próxima vez que leáis algo sobre los atributos de los reyes, o el ‘santo grial’, o el martillo de los jueces, o cualquier otro símbolo que se siga usando, aún después de dos mil años bajo el yugo de un culto foráneo y hostil.

¡Salve WôðanaR!

 

Título original: “The Hooked Cross, the Hammer & the Cup

Traducido por Pablo Lintz para Thulean Perspective