Fama póstuma

¿Por qué creéis que hago esto? ¿Por qué escribo entradas en este blog? ¿Por qué escribo libros? ¿Por qué hago videos? ¿Qué sentido tiene? ¿Por qué me expongo a tanto ‘calor’? ¿Qué es lo que busco?

Algo de música antes de seguir:

Todos tenemos distintas prioridades en la vida; algunos sólo quieren vivir tan cómodamente como les sea posible; otros anhelan el ‘éxito’, sea lo que sea que eso signifique por estos días; otros buscan fama y fortuna; yo busco la fama póstuma.

Os preguntaréis: “¿Cuál es el sentido de eso?”, “¿para qué desearía una clase de fama que jamás podré ver o disfrutar de ninguna forma?”.

Pues bien, lo mejor que podemos hacer es, bajo mi punto de vista, basar todo lo que hacemos en el supuesto de que renaceremos dentro de nuestra familia; de que, una vez muertos, volveremos como los hijos de nuestros hijos, o de sus hijos, o de cualquier otra persona con la que estemos emparentados. Si esto en verdad sucede es totalmente irrelevante; lo importante es que creamos que esto es así, o que al menos finjamos creerlo, y basemos todas nuestras acciones en esta creencia.

Si todos creyéramos eso no arruinaríamos nuestro planeta, no destruiríamos lo bueno que hay en él, ni lo convertiríamos en un infierno gobernado por dementes mentirosos, codiciosos y perversos con el que nuestros descendientes tendrán que lidiar; no lo haríamos. Nos preocuparíamos más por el futuro y haríamos todo lo posible por asegurar que la vida de aquellos que vendrán después de nosotros sea buena, justa, recta y sana.

Con lo que hago estoy asegurándome de que, si llego a volver a este mundo en el futuro, lo más importante de lo que sé, de lo que he aprendido en esta vida, sea traspasado a mi yo del futuro, para no tener que aprender todo esto de la manera difícil de nuevo. No tendré que reinterpretar nuestra mitología ni leer todos los libros, aburridos a veces, que tuve que leer para adquirir el conocimiento necesario para escribir. Por decirlo de alguna forma, quiero legarle mi conocimiento a mi futuro yo.

La fama que acumule en esta vida, o la infamia si preferís, hará posible que mi yo del futuro conozca a mi yo actual, y así podré re-aprender las cosas más importantes que aprendí en esta vida. Es por esto que me preocupo más de la fama póstuma que de la fama a secas. La fama no importa un carajo a menos que sea póstuma. Después de todo, sólo regresaré a la vida una vez que haya muerto.

El ‘calor’ que genero en esta vida, por así decirlo, contribuye a mi  fama póstuma. Sí, también hace que mi vida sea mucho más difícil y menos confortable, pero es un precio que estoy dispuesto a pagar, porque sé -o creo o tan sólo finjo creer, si así lo preferís- que mi fama póstuma es mucho más importante, y esta fama se alimenta del ‘calor’.

Cuando muera, mi memoria se quedará con los vivos, y así cuando vuelva a la vida podré volver a mí y continuar mi vida desde donde quedó la última vez. De esta forma no sólo puedo vivir por eternamente, sino que también puedo acumular experiencia y sabiduría, y comenzar cada nueva vida con una base cada vez más sólida. La auténtica grandeza no se alcanza en una sola vida; uno debe ‘almacenar’.

¡HailaR WôðanaR!

Título original: “Posthumous Fame

Traducido por Pablo Lintz para Thulean Perspective

Anuncios

Creo que Yo colgué de ese Árbol ventoso.

English. MagyarРусский.

Uno de los mayores misterios para los estudiosos que investigan la mitología escandinava ha sido siempre las estrofas 138-145 del Hâvamâl, que se refieren a lo que ha sido interpretado como el autosacrificio de Ôðinn, nacimiento o cómo aprendió las runas. Si deseas unirte a mí en un viaje hacia el pasado te daré una visión sobre lo que pasó realmente…

220px-the_sacrifice_of_odin_by_frc3b8lich

138.
Veit ek, at ek hekk
vindga meiði á
nætr allar níu,
geiri undaðr
ok gefinn Óðni,
sjalfr sjalfum mér,
á þeim meiði,
er manngi veit
hvers af rótum renn.

“Creo que colgué
de ese árbol ventoso
nueve días y noches enteras,
acuchillado con una lanza, ofrecido a Ôðinn,
yo entregado a mí mismo,
alto en aquel árbol del cual nadie ha oído,
aquel cuyas raíces se elevan al cielo”.

Lo que estamos viendo realmente aquí es a una persona que se desnuda y cuelga sus ropas en el árbol sacrificial que crece en el túmulo funerario, para hacer que parezca como si se hubiera colgado a sí mismo. Él atraviesa sus ropas con una lanza, con el mismo propósito. Luego entra en el túmulo funerario para encontrar lo que él percibe como su antiguo cuerpo, el cuerpo que tenía en una vida pasada; él finge ser una persona muerta y por tanto es escoltado por Ôðinn hacia la tumba; Ôðinn es el Hermes escandinavo, aquel que escolta a los muertos hacia sus lugares de descanso. Él se ha sacrificado él mismo, para sí mismo.

139.
Við hleifi mik sældu
né við hornigi;
nýsta ek niðr,
nam ek upp rúnar,
æpandi nam,
fell ek aftr þaðan.

“Nadie me dió refrigerios
ni comida ni bebida,
llorando en voz alta
levanté los secretos,
y entonces de nuevo me caí  desde allí”.

Sus ropas estaban simplemente colgadas ahí, durante los nueve días y nueve noches que tarda en convertirse en un iniciado y aprender los secretos. Éstas permanecerán ahí durante todo el proceso, y no serán bajadas ni llevadas de nuevo hasta que todo se haya terminado.

140.
Fimbulljóð níu
nam ek af inum frægja syni
Bölþorns, Bestlu föður,
ok ek drykk of gat
ins dýra mjaðar,
ausinn Óðreri.

“Nueve poderosas canciones
yo aprendí del gran
hijo de Mala-Espina, el padre de Bestla;
bebí una medida
del maravilloso hidromiel,
con las gotas del Agitamentes
fui rociado”.

Él lleva un muérdago (=la mala espina), la llave, el objeto sagrado que necesita para entregárselo a la actriz que le espera dentro, para que ella le enseñe las canciones sagradas. Él no bebe realmente nada, sino que aprende los secretos, las canciones sagradas, las cuales agitan su mente. Él se sienta en silencio y escucha lo que la actriz tiene que decir.

141.
Þá nam ek frævask
ok fróðr vera
ok vaxa ok vel hafask,
orð mér af orði
orðs leitaði,
verk mér af verki
verks leitaði.

“Allí porté fruto mucho tiempo,
y florecí bien completamente,
crecí y medré en sabiduría,
palabra seguida de palabra,
yo me encontré palabras,
obras siguiendo a obras,
yo forjé obras”.

Él aprende las canciones bien, y se hace mejor. Él crece y medra en sabiduría. Él se gana la Hamingja de su antiguo yo, del hombre muerto de la tumba, y se convierte en él; las palabras y las obras de sus vidas pasadas son ahora parte de su vida actual.

142.
Rúnar munt þú finna
ok ráðna stafi,
mjök stóra stafi,
mjök stinna stafi,
er fáði fimbulþulr
ok gerðu ginnregin
ok reist hroftr rögna.

“Ocultos secretos buscarás
e interpretarás signos,
muchos símbolos de fuerza y poder,
por el gran Cantor pintados
por los altos poderes modelados,
grabados por el Pronunciador de los dioses”.

Él se ha convertido en un elegido, un hombre con una Hamingja. Él puede recoger los tesoros con los que el muerto fue enterrado y reclamarlos para que sean suyos; estas poderosas armas, fabricadas por el honorable muerto, son ahora suyas.
143.
Óðinn með ásum,
en fyr alfum Dáinn,
Dvalinn ok dvergum fyrir,
Ásviðr jötnum fyrir,
ek reist sjalfr sumar.

“Para los dioses Ôðinn,
pero grabó para los elfos Daïn,
y Dvalin para los enanos grabó,
Sabelotodo para los jötuns grabó,
yo construí algunos para los hombres”.

Todos los hechos honorables del pasado son recordados, las hazañas grabadas en la Hamingja. Él es ahora un hombre con Hamingja, así que él se asegurará de que sus hazañas honorables sean añadidas a la lista. Él grabará algunas por sí mismo, para sus antepasados.

144.
Veistu, hvé rísta skal?
Veistu, hvé ráða skal?
Veistu, hvé fáa skal?
Veistu, hvé freista skal?
Veistu, hvé biðja skal?
Veistu, hvé blóta skal?
Veistu, hvé senda skal?
Veistu, hvé sóa skal?

“¿Sabes tú, cómo escribirlas?
¿Sabes tú, cómo leerlas?
¿Sabes tú, cómo pintarlas?
¿Sabes tú, cómo probarlas?
¿Sabes tú, cómo preguntarlas?
¿Sabes tú, cómo ofrendarlas?
¿Sabes tú, cómo enviarlas?
¿Sabes tú, cómo gastarlas?”.

Él ha aprendido a escribir los secretos, a leerlos, a pintarlos, a probarlos, a preguntarlos, a ofrendarlos, a enviarlos y a usarlos (gastarlos).

145.
Betra er óbeðit
en sé ofblótit,
ey sér til gildis gjöf;
betra er ósent
en sé ofsóit.
Svá Þundr of reist
fyr þjóða rök,
þar hann upp of reis,
er hann aftr of kom.

“Mejor pedir demasiado poco
que ofrecer demasiado,
como el regalo debería ser el favor;
mejor no enviar
que derrochar.
Así Ôðinn grabó temprano antes del tiempo;
y entonces se alzó desde lo profundo, y regresó de nuevo”.

Él acaba dando a los que vendrán tras él algún consejo, sobre cómo manejar los poderes que le enseñaron en lo profundo, en la tumba, consejo que él mismo dió en una vida pasada hace tiempo, antes de volver de nuevo a este mundo. su mente era la misma, y él se alzó de nuevo a la vida cuando volvió a la tumba, sacrificándose él mismo a sí mismo, para ser él mismo. Otra vez.

Así pues, las estrofas 138-145 del Hâvamâl son en realidad simplemente la misma historia una y otra vez, la única que ya conocemos de aquí y de “Sorcery and Religion in Ancient Scandinavia“. Es una descripción del rito de iniciación europeo más importantes, de cómo una persona sin Hamingja puede covneertirse en una persona con Hamingja. Describe cómo el hombre puede convertirse él mismo en un dios, al conectar con la Hamingja de aquellos que vivieron antes que él, y al continuar añadiendo a ese poder él mismo, a través de hazañas honorables en vida.

Puedes leer mil libros de supuestos eruditos y no aprender nada, o puedes escuchar a tu sangre, a las voces de tus antepasados, a tu intuición y entonces lo entenderás todo en menos de un segundo. HailaR WôðanaR!

Título original: I trow I hung on that windy Tree

Traducido por Llew para Thulean Perspective.