El hombre tecnológico

Vivimos en un mundo de alta tecnología, pero la gran mayoría de la gente no sabe prácticamente nada acerca de cómo funciona esta tecnología, con la que se rodean y disfrutan a diario. No serían capaces de reparar -y ni hablar de construir- ni el uno por ciento de ella; apenas son capaces de cambiar una bombilla o el filtro de aceite de sus coches. Y debe notarse que -y esto es interesante- tampoco son capaces de construir ni reparar muchos objetos de baja tecnología. Generalmente, quienes hoy en día son capaces de hacer cosas, sólo pueden hacer uno de los varios componentes que se necesitan para que cierto objeto funcione.

De manera que este hombre ‘de alta tecnología’ no sólo no es muy de alta tecnología que digamos, sino que ni siquiera es de baja tecnología; lo que realmente sabe es casi nada. Aun los ‘salvajes’ de épocas prehistóricas eran muy superiores al hombre actual a la hora de construir, reparar y mantener cosas.

Esto significa que los ‘salvajes’ de antaño eran hombres libres, eran sus propios amos, y que la gran mayoría de los hombres de hoy son esclavos de la voluntad de unos cuantos amos ‘benévolos’, que son quienes controlan la alta tecnología. Si sus amos les dicen que salten, mejor será que lo hagan si no quieren quedar abandonados a su suerte -para pronto terminar muertos (incluso de aburrimiento). ¿Sin electricidad? ¿Sin agua potable? ¿Sin dinero? O -¡ni dios lo quiera!- ¡¿sin televisión?!

Mas ¿son sus amos verdaderamente benévolos? ¿Cuál es su objetivo? ¿Qué pretenden lograr esclavizando a la humanidad? ¿Acaso lo hacen intencionalmente? ¿Son tan estúpidos como para no ver lo que está ocurriendo? “El camino al infierno está lleno de buenas intenciones”.

Si queréis sobrevivir en el mundo del futuro, lo mejor será que viváis como lo hacían vuestros ancestros; sed vuestro propio amo. ¡Abandonad todo lo que no necesitáis y sed libres! Ceñíos al mundo de la baja tecnología que todo hombre puede conquistar, y a través del cual encontraréis la libertad. Libertad de y libertad para. Verdadera libertad: autosuficiencia.

HailaR WôðanaR!

Título original: “High Tech Man”

Traducido por Pablo Lintz para Thulean Perspective

Anuncios

Sobre la tecnología y las capacidades naturales

Primero algo de música…

Hoy en día necesitamos tecnología para sobrevivir, en parte porque grupos hostiles, con toda la intención de destruirnos, se están equipando con toda la tecnología que les  es posible. Y también debemos aceptar el hecho de que, incluso en un mundo ideal, ciertamente necesitamos al menos algo de tecnología. Me refiero a que incluso una lanza o un cuchillo usados para cazar son una forma de tecnología.

Antes de continuar me gustaría separar la tecnología que es necesaria y no perjudicial, ya sea para el ambiente o para el hombre, y la tecnología innecesaria y perjudicial para el ambiente y para el hombre. Para simplificar, las llamaré ‘buena’ tecnología y ‘mala’ tecnología, respectivamente.

Un serio problema de la mala tecnología es que interfiere con la selección natural positiva, e incluso contribuye al deterioro del hombre. Repentinamente, el hombre que no tiene ninguna habilidad natural recibe una oportunidad no sólo para sobrevivir, sino que para sobrevivir a expensas de quienes son mejores que él.

Por ejemplo, el cazador ya no necesita ser hábil o valiente, porque ahora le basta con disparar a cualquier criatura desde una distancia y una ubicación seguras, incluso a dos kilómetros de distancia con algunos rifles. De hecho, la producción industrial ha hecho que la caza se vuelva obsoleta, y ha retirado de tal manera al hombre de los procesos naturales (incluso del proceso de alimentarse a sí mismo) que éste ha perdido todos los sanos y normales vínculos con la naturaleza -y un hombre carente de dichos vínculos con la naturaleza destruirá rápidamente todo lo natural. Y es lo que hace el hombre moderno con su entorno y consigo mismo.

En el largo plazo, esta mala tecnología arruina a la humanidad, y el hombre que una vez fuera creativo, hábil, valiente, saludable y sensato, se vuelve, lenta pero inexorablemente, una horrible criatura infrahumana, con toda clase de afecciones físicas y mentales. Después de un tiempo la humanidad se habrá degenerado tanto que ni siquiera será capaz de mantener la sociedad tecnológica que ha creado para sí mismo. ¿Y qué pasará entonces? Sí… el hombre habrá caído tan bajo que no sabrá ni cómo cambiar una bombilla.

¿Supervivientes?

XXXXX

La misma mala tecnología, y en el mismo largo plazo, arruina también el ambiente que la humanidad necesita para vivir. Los bosques, antes repletos de hierbas y animales, son convertidos en sembradíos de vegetales transgénicos, todos pertenecientes a una pequeña, corrupta, cruel, codiciosa, deshonesta y siniestra ‘élite’. Océanos y lagos, antes rebosantes de peces, son transformados en enormes vertederos y depósitos de desechos químicos. Lo único que prospera son las ciudades, acelerando aún más la caída del hombre. Y como solución a los problemas creados por la mala tecnología, se propone desarrollar más de esta mala tecnología, y pareciera que la única forma de salir de esto es a través del desastre

Por otro lado, un mundo que depende de la mala tecnología para mantenerse es muy vulnerable ante los caprichos de la naturaleza: tormentas solares, terremotos, erupciones volcánicas, las glaciaciones cíclicas, y hasta el mal clima. Así que, aún si nunca se agotara la energía necesaria para mantener al mundo moderno, y si el hombre no contara con tanto tiempo como para llegar a ser incapaz de mantener el mundo en el que vive, en algún momento este mundo moderno quedará en ruinas.

Entonces surge una pregunta: ¿cómo es posible que una especie inteligente se haya puesto por voluntad propia en una situación en la que será destruida? Que esto suceda es sólo cuestión de tiempo, ¡y son muchas las formas de las que puede suceder!

Hasta el día en que este mundo tecnológico moderno se desmorone, haré uso de la mala tecnología para promover el sueño de una vida más sencilla, una vida en sociedades de ‘buena tecnología’ que cultiven al hombre saludable y una relación saludable entre él y la naturaleza que habita y de la que forma parte. Cuando ese día llegue, yo estaré preparado, y ni mi supervivencia ni la de mi clan dependerán de la mala tecnología, y muchos otros estarán igual de preparados.

Sin embargo, el derrumbe del mundo de la ‘mala tecnología’ no será un desastre para ‘la humanidad’, sino que lo será principalmente para aquéllos que no tuvieron la sensatez de escapar de esta trampa mortal -algo que podrían haber hecho de manera muy fácil retornando a una vida más sencilla. De hecho, la humanidad se beneficiará con este ‘desastre’, pues se habrá librado de todas las ‘células cancerígenas’, purificándose. Con este ‘desastre’, Tanto la Madre Tierra como la humanidad habrán rejuvenecido. La Madre Naturaleza reclamará devuelta todo lo que le fue arrebatado por el hombre ‘civilizado’. La Tierra reverdecerá y volverá a rebosar de vida. El tiempo se encargará de eliminar todo rastro del mundo de la ‘mala tecnología’, y la humanidad entrará en una (¿nueva?) era, en la que la mala tecnología ya no será vista como algo bueno. Tal vez se llegue a formular y seguir reglas universales, para asegurarse de que pase un tiempo muy largo antes de que se vuelva a inventar cualquier clase de mala tecnología; antes de que el hombre entre (¿otra vez?) en una era de decadencia…

¡Supervivientes!

1_7

A veces se dice que “no existe lo nuevo, sólo lo olvidado”, y quizás mucho haya sido olvidado intencionalmente, pues algunos entendieron que se trataba de mala tecnología.

Una vida más sencilla

La oscuridad venidera

Siete ejemplos de buena tecnología:

-Los recipientes de arcilla

-La ropa hecha con pieles y fibras naturales

-Los cristales de aumento hechos con cuarzo (…sí, a que no sabíais que ya se usaban en la edad de piedra. Eran usados para encender fuego rápidamente)

-Las yurtas

-Los instrumentos musicales acústicos

-La herbología

-Las velas de cera

Siete ejemplos de mala tecnología:

-Los automóviles

-Los aviones

-La producción industrial de alimentos (de hecho, la sola producción… el estilo de vida de caza-recolección es superior al de la agricultura en todo aspecto)

-Las armas de fuego

-El pavimento

-La medicina moderna

-La electricidad (de hecho, todo lo que necesita electricidad para funcionar)

 

Título original: “About Tecnology & Natural Abilities

Traducido por Pablo Lintz para Thulean Perspective